La Policía Federal de Brasil incautó 448 kilos de cocaína que habían sido escondidos dentro de un bloque de hormigón usado en la construcción de casas prefabricadas.

La carga era transportada en un camión que fue detenido por las autoridades en una carretera del sur del país, a la altura de la ciudad de Santiago, a unos 400 kilómetros de Porto Alegre y próxima a la frontera entre Brasil y Argentina.

El camión interceptado transportaba sólo un bloque de hormigón gigante (Reuters)
El camión interceptado transportaba sólo un bloque de hormigón gigante (Reuters)

Al parecer, según informaron algunos medios locales, la Policía Federal había recibido información sobre el cargamento e interceptó al vehículo y arrestó al conductor, que era su único ocupante y cuya identidad no ha sido revelada.

La operación, realizada el sábado, supuso el segundo gran golpe al tráfico de cocaína dado por las autoridades brasileñas en el sur del país esta misma semana.

El pasado viernes, la Policía de Carreteras incautó 899 kilos de cocaína que estaban ocultos en el fondo falso de una camioneta y embalados en bultos que, en algunos casos, tenían una foto del fallecido capo colombiano Pablo Escobar.

Los paquetes con cocaína estaban marcados con fotografías de una pelota de fútbol prendida fuego (Reuters)
Los paquetes con cocaína estaban marcados con fotografías de una pelota de fútbol prendida fuego (Reuters)

Esa aprehensión fue realizada durante una revisión rutinaria de vehículos en el sureño estado de Paraná, en las cercanías de Sao José dos Pinhais, municipio vecino a Curitiba, la capital regional.

Algunos de los bultos en que estaba empaquetada la cocaína tenían estampado el nombre de Pablo Escobar y una foto del narcotraficante colombiano muerto en un enfrentamiento con la policía en 1993.

De acuerdo a las autoridades, la droga había salido de Sao Paulo y debía ser entregada en la ciudad de Paranaguá, en el mismo estado de Paraná.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: