El ex presidente brasileño Lula da Silva (AFP)
El ex presidente brasileño Lula da Silva (AFP)

La mayor nación de Latinoamérica se preparó para algo inimaginable hace apenas unos años: la detención del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El juez federal Sergio Moro, considerado por muchos brasileños un cruzado contra la corrupción por su labor al frente de la "Operación Lava Jato", dio de plazo a Lula hasta las 17:00 horas de la tarde del viernes para entregarse y comenzar a cumplir la pena de 12 años y un mes de prisión por un caso de corrupción.

La orden de Moro fue girada horas después de que el Supremo Tribunal Federal denegó por votación de 6-5 una solicitud de Lula de no ir a la cárcel mientras apela una sentencia que, según él, es sólo una maniobra para impedir que su nombre aparezca en las boletas de las elecciones de octubre.

El juez Sergio Moro (AFP)
El juez Sergio Moro (AFP)

En una nota, el magistrado dijo que le dio la oportunidad de entregarse voluntariamente porque fue presidente del país.

El año pasado, Moro halló a Lula culpable de hacer favores a una constructora a cambio de la promesa de un apartamento en primera línea de playa. El fallo fue ratificado en enero por un tribunal de apelaciones.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La velocidad con la que el juez emitió la orden de arresto sorprendió a muchos, ya que según algunos expertos en derecho, hay cuestiones técnicas de la apelación de Lula que no prosperó que no serán solucionadas hasta la semana próxima. Estos detalles son "simplemente una patología que debería ser eliminada del mundo judicial", afirmó Moro en su declaración.

Miles de personas se congregaron el jueves en la noche en el exterior de la sede de un sindicato metalúrgico en Sao Bernardo do Campo, un suburbio de Sao Paulo, donde el ex mandatario inició su carrera política. Aunque Lula estuvo presente en el acto, no intervino.

El ex mandatario quedó refugiado en la sede del sindicato metalúrgico durante toda la noche y salió solo para hacer una breve comparecencia ante un reducido grupo de seguidores.

"¿Por qué tienen tanta prisa por arrestarlo?", dijo la ex presidenta Dilma Rousseff, que sucedió a Silva y fue destituida del cargo en 2016. "Temen que Lula pueda obtener una decisión favorable en un tribunal (superior). Esto forma parte del golpe de Estado que me sacó de la presidencia".

La ex presidente de Brasil Dilma Rousseff durante el acto en Sao Bernardo do Campo, (AP /Nelson Antoine)
La ex presidente de Brasil Dilma Rousseff durante el acto en Sao Bernardo do Campo, (AP /Nelson Antoine)

No estuvo claro de inmediato si Lula se presentará ante las autoridades en la ciudad de Curitiba, como pide la orden de Moro, o si la policía tendrá que proceder a su detención.

"No veo por qué debería entregarse solo porque el juez Moro tuvo una crisis de ansiedad", dijo el senador Lindbergh Farias. "Creo que deberían tener que pasar por la vergüenza de venir aquí y llevárselo delante de toda esta gente".

"Esas imágenes se verían en todo el mundo y sería algo histórico", agregó.

Sin embargo, según medios brasileños, sus abogados le recomendarían entregarse.

Pase lo que pase, el arresto de Lula supondrá una caída colosal para el hombre que encabezó al país más poblado de Latinoamérica entre 2003 y 2010 y que dejó el puesto con un índice de aprobación superior al 80%.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: