La tumba de Immanuel Kant, en Kaliningrado, Rusia (Getty)
La tumba de Immanuel Kant, en Kaliningrado, Rusia (Getty)

¿El fútbol puede alimentar el alma? Para los apasionados por el fútbol y la filosofía, la tumba de Immanuel Kant en Kaliningrado se ha convertido durante el Mundial 2018 en un ágora para todo tipo de disertaciones, entre el estilo de juego ideal a las derivas del fútbol como negocio.

Es lo que le ocurre a una pareja de Krasnodar, de visita por primera vez en el enclave ruso en el Báltico entre Polonia y Lituania, o a dos estudiantes surcoreanas hinchas de España, que se sacan una selfie delante de la austera tumba donde descansan los restos del célebre pensador, en una ciudad que fue escenario de cuatro de los partidos del Mundial.

"Sé únicamente que es un filósofo", admite la esposa de la pareja de Krasnodar. "De nacionalidad alemana", apunta su marido. ¿Y cómo resumir su pensamiento? "Es difícil de entender", admite entre risas Yuri Kim, surcoreana de 19 años, que estudia Física.

Para muchos puede sorprender que uno de los mayores pensadores del Siglo de las Luces terminara enterrado en Rusia.

Kant (1724-1804) pasó toda su vida en Königsberg, la que fuera ciudad prusiana fundada en 1255, que fue anexionada 700 años más tarde por la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial y rebautizada como Kaliningrado en honor a un peso pesado del régimen soviético.

"No sabía que (Kant) había vivido aquí, así que decidí seguir sus huellas. Si vienes aquí únicamente por el fútbol, eso no es muy interesante. El objetivo es disfrutar de la belleza cultural del país. He hecho fotos para decir que en Kaliningrado hay fútbol y filosofía", afirma Sofiane, de 33 años, aficionado de Marruecos.

El filósofo Immanuel Kant
El filósofo Immanuel Kant

El mauseoleo de Kant se erige cerca de la Catedral de Königsberg. Fue construido por el arquitecto Friedrich Lahrs y la obra finalizó en 1924, a tiempo para el bicentenario del nacimiento del filósofo.

Originalmente, Kant había sido enterrado en la catedral, pero en 1880 sus restos fueron trasladados a una capilla, que más tarde fue demolida para hacerle lugar al actual mausoleo, erigido en el mismo sitio. La tumba y este mausoleo son dos de los pocos lugares que permanecen desde antes de que los soviéticos conquistaran la ciudad.

#immanuelkant #Kaliningrad

A post shared by 🐱 (@waterskop) on

Hoy, muchas personas se acercan a rendirle honor al filósofo, y los hinchas de fútbol que pasaron por esta ciudad para disfrutar de los partidos del Mundial se acercaron para filosofar sobre fútbol, hacer predicciones y debatir en grupo.

Con información de AFP

SEGUÍ LEYENDO