Valparaíso y sus casas de colores son un rasgo distintivo de la ciudad.
Valparaíso y sus casas de colores son un rasgo distintivo de la ciudad.

El 'fenómeno Chile' no es nada nuevo. De hecho, las cifras brindadas por el Servicio Nacional de Turismo de Chile muestran que en el 2016, el país tuvo 5.640.700 de turistas, de los cuales 3.016.124 fueron argentinos.

Sin dudas, el país vecino se consolidó como destino de compras de los argentinos -ya que los precios son más accesibles tanto en artículos electrónicos como en ropa y otras categorías-.

Pero no todo se limita al 'shopping', sino que muchos deciden cruzar la frontera para tomarse unas buenas vacaciones o disfrutar de una breve escapada.

Chile – el país más largo del mundo con 4329 km y solo 180 km de ancho – tiene una variedad de climas y lugares, con playas y ciudades de las más australes del planeta, actividades culturales, pueblos mineros y actividades aventura.

Región metropolitana

Esta zona es la más conocida ya que incluye a la capital, Santiago de Chile. Se caracteriza por ser una de las ciudades más cosmopolitas de Latinoamérica, y bien se ve reflejado en su gastronomía con diversidad de platos y la multiplicidad de personas de distintas nacionalidades.

Santiago brinda la posibilidad de disfrutar de una variada gastronomía gracias a ser una ciudad cosmopolita.
Santiago brinda la posibilidad de disfrutar de una variada gastronomía gracias a ser una ciudad cosmopolita.

El centro histórico incluye la Plaza de Armas, que es considerada el corazón de capital de Chile, marcando el hito conocido como Kilómetro Cero, desde el cual se comienza a medir la distancia entre las diferentes ciudades del país.

Otro de los recorridos dentro de esta región es el Palacio de la Moneda, sede del Gobierno de Chile. Por otra parte, la famosa Catedral de Santiago es una visita casi obligada ya que es sumamente conocida por ser uno de los símbolos más importantes de la presencia del catolicismo en Chile.

Otra alternativa es visitar el teleférico que lleva a la cumbre del cerro San Cristóbal, el pulmón verde de la capital

A su vez, el Cajón del Maipo es ideal para los que ya conocen la ciudad. Desde Santiago se ofrecen tours para conocer los pintorescos pueblos de la pre cordillera de Los Andes, como San José del Maipo y otros. Desde hacer un tour caminando hasta realizar trekking al volcán San José o practicar rafting por el río son opciones disponibles para disfrutar de un día diferente.

Recargado de historia

Yendo un poco más al norte se encuentran Atacama y Coquimbo, dos lugares no tan famosos para los turistas pero con mucho para ofrecer. Una de las actividades para hacer es recorrer la Mina San José. Para los que no les suena este nombre en la cabeza, este es el lugar donde se vivió uno de los episodios más impresionantes de la historia minera cuando 33 mineros quedaron atrapados bajo tierra por 70 días.

Se puede visitar la mina donde los guías turísticos contarán cómo sucedieron los hechos y además se podrá conversar con uno de los mineros que fue parte de esta catástrofe

Para los fanáticos de la adrenalina, hacer Jeep por las dunas es una de las actividades que se puede hacer en la región de Atacama. Este lugar es ideal para andar con los Jeep, ya que forma parte de la ruta Dakar.

Coquimbo ofrece la gran experiencia de hacer astroturismo.
Coquimbo ofrece la gran experiencia de hacer astroturismo.

A la hora de relajarse, Playa La Vírgen, Bahía Inglesa y Caldera se caracterizan por tener un mar con color turquesa y arena blanca. Ideales para descansar o, por qué no, para practicar deportes acuáticos.

Valparaíso

Esta es otra de las ciudades que integran el país con la particularidad de que fue declarada Patrimonio Cultural. Para los más fanáticos de los espacios verdes, el Cerro Alegre y el Cerro Concepción tienen vistas panorámicas al océano Pacífico.

A su vez, esta ciudad tiene mucho para recorrer ya que se destacan sus coloridas casas, los jardines de flores. También, durante la caminata se encuentran cafeterías, heladerías y restaurantes para todos los gustos.

Si se baja al puerto de Valparaíso, se puede navegar la bahía y tener una vista a los cerros desde el mar

Dentro de la región de Valparaíso, se destaca Viña del Mar, una de las ciudades más turísticas de Chile. Con kilómetros de playas, grandes áreas verdes e intensa oferta cultural y recreativa, el lugar tiene opciones tanto para el día como para la noche.

La región de Valparaíso se encuentra en la costa, ideal para disfrutar de los kilómetros de playa, como también realizar actividades acuáticas.
La región de Valparaíso se encuentra en la costa, ideal para disfrutar de los kilómetros de playa, como también realizar actividades acuáticas.

El Castillo Wulff es una edificación ubicada en el borde costero de la ciudad y se trata de una casa de dos pisos que data desde principios del siglo XX y la particularidad es que se adentra en el mar a través de un puente.

Otra de las alternativas es hacer una caminata por la parte costera, hacer playa, recorrer el centro de la ciudad y visitar el famoso Jardín Botánico. Para los que deseen, a la noche, después de la cena se puede hacer una escapada al Casino para ver si la suerte está a favor.

Yendo mas al sur del país, se encuentra Biobío, Temuco, Los Ríos y Los Lagos. La región de Biobío se caracteriza por sus paisajes cordilleranos y sus plantaciones de pino. Aquí se encontrarán desde lagunas andinas hasta bosques nativos cargados de vegetación.

Tirolesa y otras actividades aventura se pueden practicar al sur de Chile.
Tirolesa y otras actividades aventura se pueden practicar al sur de Chile.

Por otro lado, en el Lago Budi se encuentran grandes comunidades mapuche que esperan a los turistas para ofrecerles experiencias gastronómicas donde se puede cocinar y aprender sobre sus tradiciones culturales. Desde Pucón también se puede visitar a comunidad de Quelhue y podrás ver sus rukas, y conversar sobre la historia mapuche.

Así, Chile se presenta como una región con multiplicidad de actividades para todos los gustos. Desde los que prefieren recorrer las ciudades sin ningún tipo de apuro, los que se divierten con las actividades que involucran adrenalina, hasta los que prefieren conocer lugares que marcaron historia.