Transnistria, la curiosa historia de un país no reconocido por la ONU

No figura en el mapa, ni es conocido por la mayoría de los habitantes del mundo. Se trata de una nación que se quedó en el tiempo y que sigue rindiéndole tributo a Lenin. Cómo se vive en esta república desconocida

Calles vacías, un pueblo que remite a tiempos antiguos (Anton Polyakov)
Calles vacías, un pueblo que remite a tiempos antiguos (Anton Polyakov)

La historia de Transnistria es un tanto extraña, curiosa, si se quiere. La república separatista de Transnistria no es reconocida por ningún país miembro de las Naciones Unidas, a pesar de haberse declarado soberana en 1990.

No es tenida en cuenta por ningún gobierno y es desconocida por la mayoría de los humanos del planeta. La pequeña república de 555.000 habitantes se abre paso sin que nadie le dé órdenes, tiene más de 25 años de historia, orquestados entre excentricidades y naufragios, sumergidos en una gran burbuja que los mantiene alejados del mundo.

La actividad rural es lo que más se destaca en esta nación inexistente (Anton Polyakov)
La actividad rural es lo que más se destaca en esta nación inexistente (Anton Polyakov)

En su mayor parte, es una zona rural y no recibe muchos turistas ya que llegar al territorio es una odisea. Solo se puede acceder por tierra mediante sus dos fronteras, la de Moldavia o Ucrania.

Una vez en sus límites, no existen sellos de esta nación para el pasaporte, solo se brindará un comprobante y diez horas para permanecer en el lugar. En caso de querer pasar la noche en la nación inexistente, deberán saber de antemano el nombre del alojamiento y la dirección.

Lenin still soars over the Houses of Parliament in #tiraspol #transnistria #instatravel #wanderlust #travel #statue #art #lenin

A post shared by Geoffrey Orens (@gentlemanexplorer) on

La mayoría de los turistas que visitaron Tiráspol, su capital, explicaron que es un destino al que no le pasó el tiempo y que lejos está de pertenecer al mundo, ya que sus habitantes no parecen molestarse por lo que sucede en el exterior.

La única empresa que se encarga de proveer alimentos, películas e incluso de armar los torneos de fútbol se llama Jeff y así es que la ciudad tiene al menos un supermercado con algunos productos de afuera.

La moneda oficial de Transnistria es el rublo transnistrio, de plástico y sin ningún tipo de valor fuera del territorio, ya que tampoco se reconoce el dinero fuera de las fronteras.

A pesar de ser una no nación, los habitantes reconocen a su país y viven en su mundo, mediante una única empresa que brinda las provisiones y el entretenimiento
A pesar de ser una no nación, los habitantes reconocen a su país y viven en su mundo, mediante una única empresa que brinda las provisiones y el entretenimiento

La vida rural, los concursos de belleza y los juegos deportivos parecen ser lo único que le da vida y realismo a esta nación que se encuentra en un conflicto legendario con Moldavia por no querer pertenecer a ella.

Transnistria es uno de los tres países no reconocidos por el mundo, a pesar de tener una bandera, habitantes, moneda propia y frontera. Esto no es suficiente para que salga de la zona de conflicto con Rusia y lejos está de ser considerado por Naciones Unidas.

LEA MÁS: