El exceso de información puede atentar contra las buenas decisiones alimenticias (Getty)
El exceso de información puede atentar contra las buenas decisiones alimenticias (Getty)

Hoy vivimos en un mundo abrumado por el exceso de información, y si hablamos específicamente de comunicación sobre alimentación, los destinatarios muchas veces no logran comprender qué deben hacer. Así es como adhieren a discursos que carecen de rigor científico.

Así, a la hora de pensar en alimentación saludable, es tanta la información disponible que los argentinos consultan tanto médicos clínicos como a celebrities de referencia.

En el marco del Congreso Internacional de Nutrición, especialistas presentaron una encuesta desarrollada por KANTAR/TNS que muestra que el 50% de los encuestados considera a los médicos nutricionistas como fuente de información, el 42% a sitios web y revistas, y un 31% a celebrities.

Los médicos nutricionistas, los sitios de internet y los influencers son consultados casi de manera equitativa por los argentinos que buscan alimentarse de manera saludable

"Infoxicados: atrapados en la comunicación" fue el nombre del simposio en el que participaron referentes en nutrición y medios, quienes buscaron exponer un interés común: mejorar la comunicación sobre alimentación y compartir posibles soluciones ante el exceso de información sin rigurosidad científica.

Existen muchos mitos y datos contradictorios en torno a la alimentación sana (Getty)
Existen muchos mitos y datos contradictorios en torno a la alimentación sana (Getty)

Una de las encuestas presentadas en el simposio por el licenciado Marcelo Siano, gerente general de Consumo Masivo de Argentina y Filiales de Grupo Arcor fue desarrollada por KANTAR/TNS e indica el valor que las personas le otorgan a su salud y a la alimentación. El 50% de los encuestados considera a los médicos nutricionistas como fuente de información, mientras que el 42 % toman como referencia sitios web y revistas. Otro dato a destacar es que sucede lo mismo entre las referencias a médicos clínicos 37% y celebrities con un 31%, especialmente en mujeres menores de 35 años.

A pesar de que la OMS definió en 1948 que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, todavía se asocia espontáneamente con la ausencia de enfermedades; mientras que la adopción de hábitos saludables como "tener una alimentación balanceada y realizar alguna actividad física" registra pocas menciones en la encuesta.

La educación e información responsables son centrales para que las personas se alimenten de manera equilibrada

También se destacan distintas creencias instaladas en los consumidores como: "La dieta saludable es más cara", "el pan engorda", "el alcohol fija las grasas", "para estar bien alimentado hay que comer mucha carne", entre otras.

Por otro lado, datos de un relevamiento realizado por la agencia de auditoría de medios, Ejes de Comunicación, muestran que de un total de 1033 notas relevadas en el último año, el 47% de estas repercusiones no poseen validación científica ni referencias académicas.

Por otra parte, el 58% son de información general sobre alimentación, el 42% exponen distintas versiones sobre dietas; un 23% de dietas restrictivas y un 19% de dietas balanceadas.

El acompañamiento profesional es clave en el éxito de toda dieta (Getty)
El acompañamiento profesional es clave en el éxito de toda dieta (Getty)

Al respecto, la médica especialista en nutrición Mónica Katz remarcó que "los datos contradictorios y la crisis de confianza en el destinatario genera una demonización en el campo de la alimentación". Asimismo, agregó que "hoy en día la educación e información responsables son centrales para que las personas se alimenten de manera equilibrada. Es imprescindible diseñar entornos en los que las decisiones saludables puedan expresarse sin demasiada demanda de control".

Por su parte, el doctor Alberto Cormillot brindó posibles soluciones respecto a la Infoxicación. "Para poder tratar este tema es necesario trabajar sobre seis pilares fundamentales -postuló-. La información como fuente concientización, la educación saludable, el empoderamiento de las familias como cuidadoras de alimentación saludable, el marketing social, la alimentación como política de estado y asociado a ello, tener una legislación vigente".

LEA MÁS: