La ausencia de los dueños, una razón para deprimirse (istock)
La ausencia de los dueños, una razón para deprimirse (istock)

Cada vez que surge un viaje, sean vacaciones, trabajo o un fin de semana largo, las personas deben estar atentas a que no nos falte nada. Armar las valijas, llevar la documentación necesaria, reservar hoteles y excursiones. Pero todo cambia para aquellos que comparten su casa con una mascota.

Tener un perro o un gato es una gran responsabilidad y dejarlos solos durante el periodo de vacaciones puede generar consecuencias y cambios de comportamiento. Hay varias opciones: llevarlos de viaje, dejarlos en una guardería y/o al cuidado de algún amigo o familiar.

En ambos casos hay que tener en cuenta la ansiedad del animal y sus miedos. Si se elige llevarlo de vacaciones, hay que evaluar posibles trastornos por el movimiento del traslado.

La ansiedad por separación se puede manifestar con alteraciones orgánicas como trastornos digestivos, anorexia y conductas compulsivas
La ansiedad por separación se puede manifestar con alteraciones orgánicas como trastornos digestivos, anorexia y conductas compulsivas

María Virginia Ragau, veterinaria y especialista en Etología Clínica, explica que muchos animales sufren el movimiento, las aceleraciones, giros, movimientos rápidos y pueden tener trastornos como hipersalivación, vómitos, diarrea. Los síntomas de miedo más leves pueden ser bostezos, lamido de labios, temblores. Los más graves se manifiestan a través del pánico, hiperactividad, agitación, pérdida del control de esfínteres, intentos de esconderse o escapar.

"Las causas de esta conducta se originan en las primeras etapas de la vida, por falta de socialización adecuada y de habituación a viajes o que haya pasado por situaciones traumáticas o experiencias negativas asociadas con viaje en auto o avión. En general, los animales jóvenes son más propensos y más los perros que los gatos".

Los gatos territoriales y sufren más los cambios en el ambiente
Los gatos territoriales y sufren más los cambios en el ambiente

Los comportamientos más comunes cuando pasan un período de tiempo sin sus dueños se manifiestan a través de un síndrome conocido como "ansiedad por separación". La misma presenta un aumento de actividad con destructividad, ensuciamiento dentro de la vivienda, falta de apetito, conductas compulsivas como lamido repetitivo, ladridos, aullidos y gemidos en exceso.

"Todo esto se va a ir aumentando si además hay falta de espacio, insuficiente ejercicio, escasez de juego o juguetes insuficientes. Estos son signos indican una carencia en el bienestar del animal y sufrimiento por parte de este", señaló Ragau.

¿Qué hacer cuando la mascota se queda sola en casa?

El perro es un animal social y estar solo le genera ansiedad
El perro es un animal social y estar solo le genera ansiedad

Acostumbrar al animal a quedar solo en forma gradual desde cachorro

– No reforzar la dependencia del animal al dueño

– En caso que el animal ya sufra de ansiedad por separación, hacer un tratamiento guiado por el veterinario etólogo quien le dará las indicaciones para una terapia cognitivo conductual

– Antes de la partida evitar las señales previas como tomar las llaves y/o cartera, ponerse un abrigo. Estas actitudes pueden disparar la ansiedad del animal.

– Realizar paseos, en especial antes de quedar solo

– Dejar juguetes para que esté ocupado

– Acostumbrar al cachorro a viajar en auto comenzando con paseos cortos

LEA MÁS: