La mañana de la primera jornada de la Semana de la Moda de Milán inició con el desfile del diseñador italiano Alberto Zambelli. El blanco y el metalizado -tendencia que es furor esta temporada- fueron los colores estrella de esta colección que, con un aire futurista, genera una combinación entre lo deportivo y el day-to-day wear con un guiño a la androginia y al avant-garde.

Highlights del desfile: calzado de aire oriental y maquillaje flúo.

El siguiente show fue el de Byblos, un exponente del street style que apostó por el neón, el metalizado y los géneros diversos. Desde conjuntos ochentosos de neón, a prendas de estilo fabril, pasando por detalles -como los flecos- que remiten al estilo cowboy y los famosos ugly sneakers, Byblos lo abarcó todo.

Estilo ochentoso en el desfile de Byblos
Estilo ochentoso en el desfile de Byblos

Highlights del desfile: la modelo Winnie Harlow con un conjunto metalizado.

La colección de Jil Sander fue fiel al estilo de la marca: sobria y con una paleta neutra. Con líneas andróginas, aires asiáticos y maquillaje neutro, el desfile de la casa alemana fue una oda a la pureza y a la sofisticación. Además, el uso de distintos géneros, desde el lino a los técnicos, le dio versatilidad a la colección sumándose a la casualización por la que está pasando la moda.

Highlight del desfile: sandalias de estilo japonés, bolsos de todos los tamaños y conjuntos estampados.

View this post on Instagram

#JILSANDER Spring/Summer 19 Collection

A post shared by JIL SANDER (@jilsander) on

El desfile de Annakiki estuvo plagado de excesos: neón y géneros metalizados, brillos y cuerina. De estilo muy informal y deportivo, la colección fue un tributo a los 80 que resurgieron en estas temporadas. Ricostru, por su parte, futurista y andrógina, revivió los 90 en una colección con sutiles guiños al Gucci de Tom Ford.

El futurismo es protagonista en el desfile de Ricostru
El futurismo es protagonista en el desfile de Ricostru

El show de Alberta Ferretti fue el evento de la jornada: Gigi y Bella Hadid y Kaia Garber entre las modelos son ejemplo suficiente. Las vibras de safari y los pasteles lavados se combinaron con blusas, vestidos y camperas de inspiración vintage en una mitad del desfile. Luego, con una paleta oscura, Ferretti presentó una serie de conjuntos con bordados y transparencias que fueron furor en las redes.

Highlight del desfile: el vestido negro de Gigi Hadid.

La casa milanesa Nº21 presentó una colección con looks monocromáticos -salvo por el ocasional estampado: el batik está de vuelta- concentrándose en el material. Cuerina, satén, transparencias y plumas, las texturas fueron protagonistas en el desfile de una de las grandes promesas de la moda italiana.

Highlight del desfile: el conjunto de sastrería oversize y los vestidos engomados.

El cierre de la jornada fue el evento de Moncler que, en un gran complejo de concreto, realizó una serie de instalaciones y desfiles audiovisuales. Con música techno y proyectores, la marca crea un ambiente futurista y experimental. Al final del recorrido, un gran after party para finalizar este primer día de Milan Fashion Week.

Instalaciones audiovisuales en el evento de Moncler al cierre de la jornada.
Instalaciones audiovisuales en el evento de Moncler al cierre de la jornada.

SEGUÍ LEYENDO: