Seis mujeres, a la cabeza de cinco cuentas de Instagram con miles de seguidores, comparten con Infobae en el Día de la Madre sus historias como emprendedoras, con proyectos en los que lograron unir trabajo y maternidad. Son mujeres movilizadas, con sed de trabajar, que encontraron en las redes sociales un motor para potenciar sus habilidades y generar comunidades.

Melisa Pereyra (@Gineconline): “La maternidad para mí fue un desafío, tanto a nivel personal como profesional”

(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

Melisa Pereyra es una médica egresada de la Universidad de Buenos Aires, especializada en tocoginecología. Tiene una nena de cuatro años y un varón de dos. Fue cuando nació este último que decidió darle un volantazo a su vida. “Después del nacimiento de mi segundo hijo, cuando estaba de licencia, estaba mirando Instagram y se me ocurrió crear un espacio donde hablar sobre salud femenina, salud ginecológica”, contó Melisa durante una entrevista en el estudio de TV de Infobae.

“Estaba también con sed de trabajar, de aportar un poquito más de lo que es mi profesión pero también estaba con las tareas de una madre con un bebé recién nacido”. Así, aprovechó esta plataforma que hasta hace poco sólo usaba a nivel personal: abrió una cuenta paralela y creó @Gineconline. La abrió para hablar de temas básicos y simples que, por experiencias personales en la residencia y en la actividad hospitalaria, se daba cuenta de que no eran conocidos por todas.

(IG: @gineconline)
(IG: @gineconline)

“Había muchas necesidades, mucha falta de información y mucha desinformación acerca de métodos anticonceptivos, de lo que es el cuidado personal, de la higiene, de la planificación familiar, de la búsqueda o no de embarazo y de la prevención de enfermedades. A nivel ginecológico hay muchas enfermedades que hoy existen en nuestro país y que podrían prevenirse, y a veces con la falta de información aparecen. La idea es esa, generar conciencia, autoconocimiento y prevención”.

Pero a pesar de que este proyecto nació durante el puerperio como una manera de mantenerse activa profesionalmente mientras cuidaba a su bebé recién nacido, no todo fue fácil. “La maternidad para mí fue un desafío, tanto a nivel personal como profesional. Fue tratar de dividirse en dos grandes momentos importantes, como es la profesión, querer superarme día a día, y poder estar presente, poder ofrecer a mis hijos lo mejor, poder ofrecerles una mamá contenta, con ellos y con lo que hace”.

(IG: @gineconline)
(IG: @gineconline)

“A veces es muy difícil porque después del trabajo querés descansar, y uno lo que menos hace es descansar cuando llega a casa. Seguimos trabajando. Pero yo soy una convencida de que si hacemos lo que nos hace felices y lo que nos gusta, tanto crecer profesionalmente como estar con nuestros hijos, para mí, esa es la vida. A veces ser mamá pone bastantes trabas a nivel profesional, pero hay que demostrar que se puede”, remarcó.

Unir el trabajo y la maternidad es un sacrificio, sin dudas, pero Melisa insta a que otras mamás hagan la prueba. “Vale la pena. Continúen siempre adelante. A veces, quizás al principio, cuesta o hay comentarios de gente que les dice ‘¿estás segura? Mirá que no se puede ser buena profesional y buena mamá, no es compatible’. Yo les puedo decir que sí es compatible. Para mí no hay barreras para una mujer que hace lo que se propone y lo hace con amor, con felicidad. Busquen el apoyo de los que los hagan crecer”.

Rocío Alaú (@wonderplaytoys): “Emprender está buenísimo porque te da esa libertad de estar con tus hijos en cualquier momento”

(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

Rocío tiene un hijo que se llama Vicente. A ella le gusta cocinar y él, con el ejemplo, también se enganchó. Él tenía entre dos y tres años cuando su mamá fue a una juguetería a buscar una cocinita de juguete para comprarle, pero el panorama fue desilusionante: “Me encontré con un mercado que no satisfacía esa necesidad porque eran todas cocinitas rosas o eran de plástico y nada apuntado a un público más libre de género”. Entonces se decidió a hacerle una.

Así, comenzó a construir juguetes que fueran inclusivos: una línea de cocina y electrodomésticos de madera y artesanales para todos los géneros. “La verdad es que la gente era un poco reticente con el tema de una cocinita para un varón”, reconoció en diálogo con Infobae. “Pero hoy está la movida de los cocineros que son medios rockstars. Entonces ese aluvión, más el cambio también en el contexto social, con la igualdad, empujó mucho mi proyecto. Y la verdad es que ahora es espectacular porque muchas madres y padres se animan a comprarles cocinitas a varones y romper con ese prejuicio a través del juego”.

(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

“Los que condicionamos el juego para los niños somos los adultos. Los niños son libres y muchas veces veo que entran niños y van directo a jugar con la cocinita porque se ve que en sus casas no está totalmente permitido y me parece que está muy bueno darles herramientas. A mí me gusta mucho que mi hija pueda jugar con lo que quiera y que mi hijo también. Eso no los condiciona en nada, sino que les da muchas más opciones en el futuro. Somos los adultos los que tenemos que sacarnos ese prejuicio. Los niños son hojas en blanco y está en nosotros darles todas las opciones que existen”.

(IG: @wonderplaytoys)
(IG: @wonderplaytoys)

Y en el emprendedurismo encontró la libertad de estar con sus hijos en cualquier momento. “Yo me tomo el trabajo muy en serio entonces al principio fue difícil ser mi propio jefe y ponerme mis horarios pero a partir de que pude ir ordenándolo mejor, la verdad es que me genera una libertad de poder llevarlos a la plaza cuando quiero o hacer ese programa que cuando uno tiene un trabajo en relación de dependencia no puede”, aseguró.

“Ahora con este tema de las redes está muy bueno ver que surgen muchos proyectos de mamás que ven que el mercado no les da lo que ellas necesitan para sus hijos, entonces se lanzan para hacerlo. Emprender y ser mamá tiene sus pros y sus contras. Por un lado ser tu propio jefe es un arma de doble filo porque estás las 24 horas disponible para tu proyecto y es difícil regularlo. Mi consejo para las mamás emprendedoras es que se lancen. Está buenísimo y no hace falta hacerlo de una forma muy all in, como dicen, poner todo en eso, sino que uno puede también ir probando. Existen herramientas como Instagram que te dan muchas opciones, porque, por ejemplo, vos podés hacer tres muestras y con eso hacerte una cuenta, probarlo, ver cuál es el feedback de la gente. Ésa es la ventaja de tener hoy esas herramientas”.

Luti Antelo (@veveyblog @tiendavevey): “Muchas veces se idealiza la maternidad o se exige a la madre que se muestra en las redes que sea de una manera o de otra. La realidad es que somos todas diferentes”

(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

Lucía Antelo, más conocida como “Luti” en las redes, es abogada y trabajaba en relación de dependencia en un juzgado penal juvenil donde no disfrutaba lo que hacía. No era feliz. “Todo comenzó en Instagram. Creé primero @veveyblog -una cuenta de decoración, lifestyle y maternidad- con una amiga. Había dejado mi antiguo trabajo. Cuando nació mi hija me agarró uno de estos dilemas -que nos agarra a tantas madres- porque me costaba dejarla tanto tiempo por algo que tampoco me hacía vibrar”.

“Soy una persona muy inquieta, y la verdad es que esto de Instagram me empezó a atraer como para empezar a hacer algo propio. Pero, como con todo, quise que después eso sea profesional. Trini -su hija- cumplía un año y ya no me alcanzaba con hacer un par de fotos en casa, sino que quería que se incorpore más a mi día a día, que sea una rutina. Yo soy una persona estructurada, rutinaria, me gusta trabajar. Y la verdad es que poco a poco me empecé a copar mucho con esto del blog”.

(IG: @veveyblog)
(IG: @veveyblog)

El proyecto comenzó de la mano de una amiga que después se fue a vivir a otro país. Continuó sola pero al año y medio del blog, Luti sentía que necesitaba más: “Sentía que mi hija iba creciendo, y quería volcar todo eso que me fue despertando al dejar el Derecho y esta nueva actividad muchísimo más creativa en algo que sea mi trabajo de todos los días. Así que decidí hacer lo que es hoy @tiendavevey, que es ropa de diseño para chicos”.

“Fue muy a pulmón. Muy poco a poco, logré lo que quería, que era diseñar ropa. Me asocié con otra amiga de Uruguay, yo aportando mucho más lo que es el marketing digital, y ella más con la confección, porque trabajaba hace mucho tiempo con ropa. Entonces hicimos una fusión espectacular. Con mucho esfuerzo, laburo y un objetivo claro de mi parte, logré con Instagram como plataforma armar un negocio que hoy en día es mi trabajo a tiempo completo, además de Trini, que obviamente es mi prioridad. Logré que eso, que siempre soñé al principio como un pasatiempo, fuera mi trabajo de tiempo completo. Lleva mucho tiempo pero es apasionante”.

Pero, como en todo, siempre hay obstáculos. “En las redes se baja línea de muchas cosas y hay muchos estereotipos de cómo tiene que ser una mamá. Yo desde el lado de una mamá de Instagram te puedo decir que a veces me siento cuestionada, no mal, pero te preguntan ‘¿cómo hacés para estar bien vestida y que la casa esté ordenada y limpia?’, ‘¿pero tu hija no juega y se mancha?’ Sí, soy una mamá normal como cualquier otra. Sí considero que ser mamá no es igual a un mundo caótico, para nada. Tener un hijo y tratar de tener un negocio propio es un mega desafío; les puedo asegurar que antes de ser mamá no lo veía así. Los tiempos se te acortan: compaginar la maternidad, darle bola a tu hijo, estar en todo lo del colegio, querer hacer tu proyecto, querer tener tiempo para tu pareja, para vos”, explicó.

“Hoy hay un montón de formas de ser mamá. De hecho desde el lado de Instagram muchas veces se idealiza la maternidad o se exige a la madre que se muestra a través de las redes ser de una manera o de otra. La realidad es que somos todas diferentes. Tengo una sola hija y hago lo que me gusta. Eso no quiere decir que no haya momentos de caos o esté súper estresada y tironeada”.

“A las madres se les exige mucho”, continuó. “Por un lado se les exige y por el otro se baja línea de ‘la madre no tiene que poder con todo’. En las redes uno consume muchos instagramers y cada uno habla de algo. Entonces tenés la que habla de alimentación, y si vos la lees y no sos muy estricta con la comida te sentís pésimo; la que da consejos más pedagógicos; la que te muestra ropa... Entonces yo creo que con todo eso se arma una idealización. Uno tiene que ser honesto con uno mismo y decidir en qué subirse y en qué no, porque claramente no existe una maternidad perfecta”.

Y recomienda: “Si alguien cree que quiere emprender, se tiene que cuestionar si es un camino que realmente quiere tomar, porque es lindísimo y te puede dar muchísima satisfacción pero tampoco es fácil. Es algo de todos los días. No hay que idealizar. Hay mucho trabajo, mucha perseverancia, mucho de chocarse con las frustraciones y volverse a levantar. Hay días que no son tan buenos. Pero sí lo que les puedo decir desde mi experiencia es que no hay una personalidad emprendedora y otra que no. Se puede crear. Hay que focalizar y trabajar para eso. No hay atajos”.

Bernardita Siuti (@MamiAlbañil): “Mi emprendimiento surgió un poco en chiste, no teniéndole ni un poco de fe”

(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

“Cómo hacerlo vos misma”. Los tutoriales en las redes abundan, pero Bernardita Siuti pegó en el clavo. Más conocida en redes como @MamiAlbañil, creó una cuenta de Instagram orientada a mujeres en la que explica cómo hacer arreglos del hogar. Y su éxito es innegable.

Madre de tres hijas, empezó su cuenta hace dos años subiendo tutoriales de albañilería, construcción y pequeños arreglos del hogar. “Surgió un poco en chiste, no teniéndole ni un poco de fe”, aseguró durante una charla con este medio. “Unos amigos en un asado me cargaban diciéndome que me hacía el albañil y yo les dije que la iba a romper y hoy somos más o menos 280 mil personas”.

(IG: @mami.albanil)
(IG: @mami.albanil)

“La albañilería siempre fue un hobby. Desde que soy chica me coparon siempre las manualidades y después me fui con el rubro hogar. Una pared descascarada es como mi terapia y al principio la gente se maravillaba y decía ‘mirá esta mina lo que está haciendo’. Al principio cuando abrí la cuenta el halago era hacia mí y de golpe en vez de tirarme a mí flores, las minas me empezaron a decir ‘vi tu tutorial de cómo arreglabas la pared y mirame a mí’. Pasaron de admirarme a animarse ellas y a copiarme un poco. Eso me encanta”, dijo entre risas.

“Para mí ante todo siempre van a estar mis hijas. Yo siempre fui muy Pinky y Cerebro. Tenía un trabajo en Cine y Publicidad que no era que no me gustaba, pero lo hacía porque me daba plata y me pagaba las cosas y tenía la suerte de poder hacer home office y poder dedicarles mucho tiempo a mis hijas. A la par de eso inventaba emprendimientos que eran una porquería y perdía un montón de plata. Con este proyecto tengo toda esa libertad económica y de mis tiempos y además me copa y la paso bien”.

(IG: @mami.albanil)
(IG: @mami.albanil)

¿La clave? Según Bernardita es ponerle todas las fichas a lo que a uno lo movilice. “Puse el foco en lo que era mi pasión y lo que me gustaba hacer. En los emprendimientos en los que me fue mal había focalizado en lo económico y me fue muy mal, perdí un montón de plata. Acá me tiré a la pileta y lo económico decantó solo”.

En cuanto a la maternidad, en su Instagram no da consejos, pero sí cuenta experiencias propias y comparte cómo ella trata de educar a sus hijas. “No me gustan esos blogs que son muy ‘de libro’. Yo trato de cuidarlas libres y con el trabajo que yo tengo, pretendo que ellas hagan los mismo. Que si el día de mañana quieren ser abogadas, que lo sean, y que si quieren ser albañiles también”, sentenció.

Delfi Roldan y Loli Barski (@mamas_sos): “La maternidad acompañada es muchísimo más fácil”

(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

Delfi Roldan y Loli Barski vienen de backgrounds diferentes. Delfi es maestra jardinera y Loli, PR. Pero el par de amigas estaba decidido a emprender un proyecto en conjunto. Así nació @mamas_sos, donde ambas madres brindan consejos y capacitaciones sobre maternidad, con tips y consejos básicos sobre la vida cotidiana.

“Hace ya cuatro años arrancamos”, compartió Loli. “La idea era plantear nuestras experiencias desde la maternidad. Yo estaba embarazada, Delfi tenía ya dos hijos, así que durante todos estos años lo que fuimos haciendo es compartir nuestras experiencias del día a día y ayudar a nuestras seguidoras, que muchas se encuentran en la misma que nosotras y quizás no tienen con quién compartirlo, o simplemente se encuentran cómodas con el contenido que nosotras mostramos en nuestros posteos”.

“La maternidad tiene esto de que estás con una persona nueva y es un mundo nuevo, pero por otro lado estás muy sola y la maternidad acompañada es muchísimo más fácil”, aseguró Delfi. “Cuando te das cuenta de que alguien está viviendo lo mismo que vos es un alivio enorme. A veces te encontrás con alguien en la calle que te saluda como una amiga, entonces está buenísimo. Conocen a tus hijos, conocen tu día a día. Se ponen contentos por los logros y las cosas que uno va haciendo”.

(IG: @mamas_sos)
(IG: @mamas_sos)

“Nosotras damos tips y consejos que a nosotras nos parecieron piolas, siempre desde lo que nosotras sabemos”, advirtió Loli. “Nunca nos vamos a meter en un tema médico o algo en lo que no estemos habilitadas para hablar. A lo largo de los años vamos compartiendo todo lo que a nosotras nos va pasando”.

Buscan mostrar sus realidades, que a veces son buenísimas y a veces no. “Yo conté mi experiencia con la lactancia, que fue re complicada y hubo mucha gente que dijo que le gustó. Porque si bien a la gente le gusta ver una foto linda, ver que las cosas funcionan bien y que la maternidad es divina, también hoy en día las madres se sienten mucho más acompañadas cuando ven que lo que les estás contando es real porque a ellas también les pasa", comentó Delfi.

“La maternidad tiene que ver con ese amor incondicional que todo el mundo te explica pero que hasta que no lo vivís, no lo tenés a tu bebé ahí, no entendés. La maternidad me la tomo como vivir el día a día. Y la realidad es saber que hay días que van a estar buenísimos y hay días que van a ser complicados y que no todo es tan lindo y tan perfecto”.

(IG: @mamas_sos)
(IG: @mamas_sos)

Coincide Loli: “No me imaginaba cómo iba a ser como mamá y aprendí que es algo que te sale natural y a tu manera; es cuestión de instinto. Hay momentos en los que es difícil, te frustrás, creés que no tenés la paciencia, pero siempre en algún momento o desde algún lugar salís para adelante, porque al fin y al cabo das todo por ellos. Creo que te encontrás con cosas que no sabías que podías hacer o no te imaginabas cómo las ibas a hacer. Un ejemplo pavo, pero yo veo sangre y me horrorizo. Pero tu hijo se cortó y vas y lo solucionás”.

Como el resto de las emprendedoras, el consejo de estas madres es tirarse a la pileta y, si tenés suerte, encontrar agua. “Pero si no das el primer paso es imposible”, dijo Loli, a la vez que Delfi agregó: “Si todos tuviéramos asegurado que nos iría bien, todos emprenderíamos. Yo creo que la maternidad está muy asociada con emprender porque hay muchas madres que trabajan en una oficina todo el día y de golpe dicen ‘yo tengo ganas de dedicarme a ser mamá’. Entonces lo que yo digo es que se animen. Siempre está bueno buscar algo novedoso, investigar un poco qué hay en el mercado, en qué me diferencio”. Y Loli concluyó: “Es intentar, es intuición, es ir viendo, es buscar, ver qué es lo que hace otra cuenta que te gusta. Porque también es inspiración, y hay un montón”.

SEGUÍ LEYENDO: