Por qué la autocrítica tiene efectos destructivos, y cómo hacer para evitarla

El cerebro es el único órgano que puede verse a sí mismo y puede ver su actividad en el mismo momento en el que la está teniendo. Podemos ver lo que estamos pensando en este momento y a la vez observar nuestra conducta.

Gracias a esto cuando cometemos un error podemos darnos cuenta y rectificarlo. "De esa manera, la autocrítica nos permite saber cuándo nos hemos desviado de nuestros objetivos y de nuestras expectativas, ya sea comer en exceso, no terminar los trabajos pendientes o dejar de ir a ver al doctor", explicó la escritora y psicóloga Celia Antonini.

"En ese aspecto la función de la autocrítica es positiva porque nos muestra lo bueno y lo malo y de esa forma tenemos la posibilidad de modificarlo y generar experiencia sobre el error cometido".

La autocrítica puede tener efectos destructivos (Shutterstock)
La autocrítica puede tener efectos destructivos (Shutterstock)

Pero cuando les asignamos un valor negativo a nuestros errores, comienzan los reproches sobre nuestras acciones, la culpa, la necesidad de castigo, los pensamientos repetitivos, el menosprecio hacia nosotros y la continua repetición mental de error.

"Este tipo de autocrítica tiene efectos destructivos y devastadores para nosotros, podemos sufrir ansiedad, angustia, ira, baja autoestima, abuso de sustancias, depresión y sentimientos de fracaso", aseguró Antonini. "Son emociones que a su vez impactan negativamente en la productividad y en la motivación para realizar nuestras tareas".

En la Universidad de Texas, la doctora Kristin Neff estudió el tema y concluyó que la solución a la autocrítica negativa es la autocompasión, entendida como la práctica de ser amables y comprensivos con nosotros cuando nos enfrentamos a una falla personal. "Pero no nos resulta fácil hacerlo porque creemos que la autocompasión nos lleva a ser más complacientes y más permisivos y a perder la ventaja competitiva", advirtió la experta.

No hay que ser tan duro con uno mismo ni autocastigarse (Shutterstock)
No hay que ser tan duro con uno mismo ni autocastigarse (Shutterstock)

El estudio a cargo de la doctora Neff comprobó que no solo no es cierto, sino  todo lo contrario, es decir que la autocompasión nos puede llevar a tener mejores logros que la autocrítica y que conduce a una mejoría personal, en parte por la mayor aceptación que tenemos de nosotros y de nuestros errores.

"La autocompasión, a su vez, nos ayuda a la motivación y genera un cambio positivo. Nos alienta a continuar y a tomar del error cometido lo justo y necesario para no volver a repetirlo", explicó la psicóloga.

"No hay que ser tan duro con uno mismo ni autocastigarse. Hay que ejercitar la autocompasión, y creerle a la ciencia y a los estudios que demuestran que tratarnos bien cuando cometemos un error no afecta negativamente a nuestros resultados", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO:

La meditación y la respiración, dos claves esenciales para combatir la angustia

Cuáles son las cuatro grandes técnicas para reducir el miedo

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos