Los churros de La Churretería
Los churros de La Churretería

Por Silvina Reusmann

Todo aquel que haya pisado alguna vez la costa argentina sabe que el grito del churrero en la playa era uno de los sonidos más hermosos de las vacaciones. Pero por algún motivo desconocido, los mejores solo se conseguían ahí, en el resto del país, los churros nunca estuvieron a la altura de los costeños. Hasta ahora.

Este año, los churros entraron en las cartas de los grandes restaurantes, abrieron churrerías y deliverys que le hacen honor a este gran producto con el cual los españoles hicieron leyenda.

Juan Pedro Caballero

Este pequeño y pintoresco local de Palermo presenta un variado menú de churros clásicos y otros inspirados en conocidos postres. "Queríamos poner en valor un producto que forma parte de los argentinos, que aunque está arraigado en la cultura porteña se estaba perdiendo", contó Pedro Peña, uno de los dueños de Juan Pedro Caballero. "Nosotros ofrecemos los churros como se deben hacer, hechos en el momento, eso hace la diferencia". Aunque los rellenos de dulce de leche y pastelera son los favoritos, muchos se animan al de Lemon Pie, al Banana Split o al de Chocolate amargo y peperonccino, tres bombas deliciosas y contundentes.

¿Dónde? Thames 1719, CABA.

Chuck Bs As

Al poco tiempo de aparecer en Instagram, sin una dirección pero con fotos muy tentadoras y la promesa de un rápido delivery, Chuck BsAs explotó. Catalina Quintera, una de sus creadoras, no esperaba un éxito tan contundente. "El feedback fue impresionante, hay semanas que no damos abasto, en especial cuando está feo o llueve, esos días todos se quedan en casa y ¡quieren churros para comer!", contó. Aficionada a la pastelería, no encontraba un lugar donde vendieran churros ricos y bien hechos como los clásicos madrileños y se decidió hacer los suyos. Hoy, tienen más de 12500 seguidores en las redes y, el año próximo, planean abrir un local por Palermo. Por ahora, se consiguen por mail o mensaje directo.

¿Dónde? Pedidos por mensaje directo de Instagram @chuckbsas

La Churretería

En un barrio tan clásico como San Telmo no podía faltar un local que hiciera honor a este noble producto y este año abrió La Churretería, donde además de los infaltable rellenos de dulce de leche y pastelera, bañados o no en chocolate, también hay churros salados. Finitos y largos, sabrosos y frescos, como deben ser servidos. Marcelo Pardal, uno de sus dueños, tampoco podía creer la enorme y rápida aceptación que tuvieron los churros y cuenta que uno de los lugares donde más se venden sus churros, es en Puerto Madero.

¿Dónde? En el Mercado de San Telmo, Carlos Calvo 495, CABA.

Fábrica de Churros Olleros

Ubicado a una cuadra de la estación Lacroze, la Fábrica de Churros es una institución del barrio. Por la mañana, ya desde la esquina se percibe el aroma de los churros que esperan ser devorados por los ávidos comensales que bajan del tren y, antes de subirse al subte, se llevan un par, a veces acompañados por alguna bola de fraile. Un desayuno contundente y que sirve para toda la mañana.

¿Dónde? Olleros 4167, CABA.

Hell's

Los churros no son solo furor en Buenos Aires. Desde hace un tiempo también suelen aparecer en las cartas de los restaurantes de moda, en especial en Estados Unidos. Y subidos a esta tendencia, en la pizzería Hell's decidieron acompañar esta idea y sumaron a su menú los minichurros con dulce de leche, uno de los postres favoritos del lugar.

¿Dónde? Humboldt 1654, CABA.

Mengano

En este bodegón moderno de Palermo, decidieron subir un poco la apuesta y en vez de los clásicos churros dulces optaron por presentar una propuesta más jugada: se trata de un matambre de wagyu relleno con un churro de batata, romesco y jugo de hinojos asados. Sabores jugados en una bella presentación que pinta para quedarse en carta por mucho tiempo.

¿Dónde? José A. Cabrera 5172, CABA.

El Topo

Uno de los clásicos de la costa son los churros de El Topo, cuyos vendedores, infatigables, aún hoy caminan la playa al grito de "¡churros!". Y ciertamente son de los mejores que se pueden conseguir por la zona, aunque más de uno, llegue con un toque de arena. Nada importa. Gracias a los hijos de los socios, los locales fueron multiplicándose hasta llegar al barrio de Belgrano, en Buenos Aires, donde aseguran ser fieles a la receta original.

¿Dónde? Virrey del Pino 2617, CABA.

El Burladero

Alejo Waissman, chef propietario de El Burladero, no dudó nunca que tenerlos en su carta. Tan fáciles de hacer como ricos, los churros ya son un emblema del lugar. La mezcla se prepara todos los días y se fríen en el momento. "La calidad de toda la materia prima es importante. Para que salgan ricos es fundamental usar aceite que no haya sido usado con otro alimento para que no transmita sabores indeseables y para lograr una textura crocante es necesario tener el aceite a 180° y cocinarlos el tiempo necesario de acuerdo a su tamaño", aseguró.

¿Dónde? Uriburu 1488, CABA.

SEGUÍ LEYENDO: