Los knishes de masa casera rellena de cebollas y papas, uno de los platos de la carta de “bocados” de Hola Jacoba
Los knishes de masa casera rellena de cebollas y papas, uno de los platos de la carta de “bocados” de Hola Jacoba

Ya comenzaron las festividades de Rosh Hashaná a nivel mundial -comienza con la puesta del sol del domingo de 9 de septiembre y culmina al anochecer del martes 11-, y en la Ciudad Buenos Aires, la comunidad judía ya se prepara. La cocina tradicional poco a poco se está instalando en los rincones porteños como una nueva experiencia para ir a conocer un poco más sobre los platos típicos.

En los barrios de Palermo y Once, son varios los restaurantes que ofrecen esta cocina, con especialidades diferentes y sugerencias de los propios dueños para que los comensales no dejen de conocer las variedades gastronómicas que ofrece cada uno de sus restós.

Infobae propone una guía de restaurantes para probar los mejores sabores de la cocina tradicional judía:

Hola Jacoba

Varenikes: pasta casera rellena de papa y cebollas con salsa de cebollas casamelizadas.
Varenikes: pasta casera rellena de papa y cebollas con salsa de cebollas casamelizadas.

Hola Jacoba nació hace cuatro años en Palermo siendo el primer restó de comida judía en el barrio. "Queríamos que sea una etnia más dentro de un barrio donde hay otros tipos de comida: mexicana, americana, peruana", explica Andrea, una de sus dueñas.

Cuenta que las recetas que se hacen en su restaurante son las tradicionales de las abuelas, que dos veces por semana asisten al restó para supervisar que todo esté en orden. Todo es casero, desde las masas de los bocados hasta las paneras.

Picada “Hola Jacoba”, una de las más pedidas para probar todos los sabores de la cocina judía (Fotos: Hola Jacoba)
Picada “Hola Jacoba”, una de las más pedidas para probar todos los sabores de la cocina judía (Fotos: Hola Jacoba)

Para ello armaron dos picadas "Hola Jacoba" para compartir, que incluyen todos las delicias más tradicionales de la comida judía. La veggie contiene hummus, tabuleh, pasta de berenjenas, latkes de papa, falafel, knishes, sambuzak y bohios. La tradicional incluye: hummus, tabuleh, pasta de berenjenas, kippes, lahmayin, knishes, sambuzak y bohios.

¿Dónde? Thames 1801, Palermo.

Benaim 

Es un gastropub de cocina callejera judía. En él pueden degustarse contundentes versiones de platos como pastrón, kebab, kippe, falafel, ensalada israelí, la musaka, shawarma de pollo, entre otros. Desde uno de sus patios, su drink truck estacionado ofrece cocktails, cerveza artesanal y jugos.

Kippe, uno de los platos sugeridos para probar comida judía callejera
Kippe, uno de los platos sugeridos para probar comida judía callejera

El ambiente es distendido, tienen mesas comunitarias en sus patios y, en el interior, mesas comunitarias y tradicionales. La decoración presenta macetas con vegetación, guirnaldas de luces, collages, sténcils y graffitis y una paleta cromática de tonos cálidos y ocres que aluden a paisajes del Medio Oriente. Su fachada está compuesta por un gran mural realizado por el conocido artista Cabaio Spirito.

¿Dónde? Gorriti 4015, Palermo.

Mishiguene

El hummus de remolacha, uno de los elegidos por la casa como plato destacado
El hummus de remolacha, uno de los elegidos por la casa como plato destacado

Este restó porteño ubicado en el barrio de Palermo fue elegido entre los 50 mejores restaurantes de cocina judía de América Latina. "Nos propusimos traer a la actualidad esas recetas olvidadas, esas que nuestras abuelas hacían cuando éramos niños y también las recetas que jamás prepararon. Quisimos que Mishiguene sea una fiesta, como un casamiento judío, pero sin el novio y la novia", se presentan.

Un clásico sandwich de lengua encurtida, coleslow, mostaza de Dijón, gribenes, huevo y pepinos encurtidos (Fotos: Mishiguene)
Un clásico sandwich de lengua encurtida, coleslow, mostaza de Dijón, gribenes, huevo y pepinos encurtidos (Fotos: Mishiguene)

Para las entradas, el plato sugerido por la casa son los Varenikes, unos ravioles de papa servidos con cebolla confitada y Schmaltz mit Gribenes (chicharrones de piel de pollo en su manteca con cebolla frita). Para seguir probando las delicias, el hummus de remolachas, verduras ahumadas, falafel, garbanzos fritos, espuma de labneh y huevo encurtido en vinagre de remolacha. Y para terminar la comida, de postre baklava de pistachos,una crema de labneh tahina y miel, crema pastelera de miel, nube de nuez y crocante de miel.

¿Dónde?  Lafinur 3368, Palermo.

Yafo

Hace siete años que este lugar de comida kosher israelí y sefaradi (turca) al paso se encuentra en el barrio de Once. "Nuestras especialidades son el shawarma y el falafel, (israelí) y el lajmayin y la kipe (turco). Estos últimos dos son como empanaditas árabes muy típicas en la comunidad sefardí del barrio", explicó Leonel, uno de los dueños.

Tanto sus shawarmas como los falafel y el pan -lafa- los preparan ellos, al igual que todos los aderezos para condimentar y acompañar la tradicional comida. Entre los dips ofrecen hummus, tabouleh, bazargán, babba ganoush, coleslaw y tahina. "Además, aunque no seamos una panadería, los viernes preparamos jalot -panes trenzados- para seguir con la tradición judía", agregó.

¿Dónde?  Paso 747, Once.

Cantina Eretz

Se trata de una auténtica cantina israelí en pleno barrio de Palermo que propone trasladarse por un rato a los sabores de la cocina judía. Un salón rústico con muebles reciclados espera a sus comensales para nutrirse de la mejor comida.

Para comenzar, sugieren las salchichas Merguez, de elaboración artesanal, de carne de cordero y ternera combinada, especiada al estilo marroquí y con harissa picante casera, servidas con salsa tahina verde sobre colchón de tomates asados, y ligeramente picante. Como plato principal, Shakshuka, una tradicional cazuela de salsa de tomates frescos especiados, con huevos guisados, coronada con tiernas láminas de berenjenas fritas y salsa tahina verde. Con guarnición de ensalada fatoush de pequeños dados de tomate, pepino y cebolla, con lechuga y perejil fresco, condimentada con jugo natural de limón, aceite de oliva extra virgen y menta seca.

Y para el momento del postre, sugieren dos: malabi, cremoso de leche fresca aromatizada con agua de azahar, servido con coco rallado, nueces y syrup de rosas rojas casero; y el kanafeh, un pastel de finos hilos de kadaif mantecoso, relleno de suave queso cremoso, cocinado a fuego lento, servido con syrup de almíbar casero y pistachos.

¿Dónde? Malabia 1583, Palermo.

Ajim

Los hermanos Guido e Ignacio Aizenberg son cocineros profesionales y apasionados por la gastronomía de alto nivel. Ofrecen en su restó platos creados por ellos mismos, basados en su experiencia internacional con los fuegos.

Dentro de los platos que sugieren para que sus comensales prueben se encuentran como entradas, el lajmayin -empanada turca rellena de carne-, Kipe relleno de carne, Hummus -pasta de garbanzo- o Babaganush -pasta de berenjena-. Como principales, un hot pastrami -pastrón casero ahumado, el shawarma de carne o falafel. Y para el postre, el tradicional apple crumble.

¿Dónde? Tucumán 2620, Once.

¡Bonus track! Rosh Hashaná Urbano

Música klezmer fusionada con tango, la alegría de la tradición jasídica y una orquesta infantil y juvenil que sostiene un proyecto social serán algunas de las atracciones que subirán al escenario principal del Rosh Hashaná Urbano, el festival de entrada libre y gratuita que se realizará el próximo domingo 2 de septiembre, en Palermo, para recibir el año nuevo judío. Rosh Hashaná Urbano es impulsado por Limud BA, una organización que busca promover las tradiciones, la historia, los valores y la cultura judía, a través de diversos eventos.

En Palermo, habrá esta feria gastronómica con puestos de comida, y talleres interactivos
En Palermo, habrá esta feria gastronómica con puestos de comida, y talleres interactivos

En la plaza República Oriental del Uruguay, en Av del Libertador y Austria, desde las 11 hasta las 18, se podrá disfrutar de comidas típicas de la cocina judía en más de 40 puestos que venderán knishes, budín de miel, falafel, entre otras delicias. habrá un rincón destinado a la lectura compartida de textos judaicos y otro, a las danzas circulares de rikudim. Durante toda la jornada, se desarrollarán actividades lúdicas para jóvenes, niñas y niños y talleres para toda la comunidad, entre los que se destaca el de amasado de jalá sin gluten, un pan redondo símbolo de esta festividad que remite al ciclo de comienzo de un nuevo año.
Al ser un evento al aire libre, en caso de lluvia, se pasará al domingo 23 de septiembre.

SEGUÍ LEYENDO: