El château de la Mothe-Chandeniers fue construido en el siglo XIII y tuvo una historia tumultuosa que lo dejó en ruinas
El château de la Mothe-Chandeniers fue construido en el siglo XIII y tuvo una historia tumultuosa que lo dejó en ruinas

Las historias que contarían los muros del château de la Mothe-Chandeniers si pudieran hablar serían interminables. Sus recovecos esconden un pasado fascinante y tumultuoso que atraviesa el mismo hilo conductor que la historia de Francia. Pero el paso del tiempo no fue dócil con este maravilloso castillo, que terminó en el abandono. pero ahora, una iniciativa global logró salvarlo antes de que sea demasiado tarde.

El château de la Mothe-Chandeniers es una residencia señorial ubicada en el pueblo de Les Trois-Moutiers en la región francesa de Poitou-Charentes. Tuvo su época de esplendor durante el siglo XIII, cuando la influyente familia Barclay lo habitaba y se realizaban allí grandes banquetes y bailes. Si bien los Barclay no tenían sangre azul, sí tuvieron relaciones con varias generaciones de reyes.

Se trata de una residencia señorial ubicada en el pueblo de Les Trois-Moutiers en la región francesa de Poitou-Charentes
Se trata de una residencia señorial ubicada en el pueblo de Les Trois-Moutiers en la región francesa de Poitou-Charentes

Esta residencia construida en el siglo XIII fue tomada dos veces por los británicos durante la Edad Media, y fue casi destruido durante la Revolución Francesa. Luego llegarían décadas de abandono y pasaría por diferentes dueños que intentaron, sin éxito, recuperar su antigua gloria. En 1932 volvió a caer en desgracia cuando un incendio feroz destruyó su mobiliario y debilitó su estructura.

En el siglo XXI, el castillo se erige solitario, testigo de un pasado duro. Por eso, un proyecto creado por una página web llamada Dartagnans -que organiza campañas de crowdfunding para conservar varias piezas de herencia cultural- llegó para salvarlo. Propuso que miles de extraños pudieran ser dueños parciales de este château por medio de una donación. Y el mundo respondió con fervor.

Esta residencia construida en el siglo XIII fue tomada dos veces por los británicos durante la Edad Media, y fue casi destruido durante la Revolución Francesa
Esta residencia construida en el siglo XIII fue tomada dos veces por los británicos durante la Edad Media, y fue casi destruido durante la Revolución Francesa

Hasta el día de hoy, más de 8 mil personas de unas 45 nacionalidades donaron un mínimo de 61 dólares para llegar al objetivo de comprar el castillo. Esta primera meta ya fue alcanzada, y quedan 18 días para seguir donando y reunir más dinero, para poder restaurarlo en su totalidad.

"Se logró, ¡es histórico! El château de la Mothe-Chandeniers ahora pertenece a miles de usuarios de internet. A través de esta compra colectiva, creemos en la preservación y el desarrollo del patrimonio del mañana y demostramos que la fuerza cívica es siempre la más grande", proclaman los organizadores, que todavía no pueden creer la increíble respuesta del público.

La iniciativa que salvó al castillo
La iniciativa que salvó al castillo

La campaña fue lanzada con la tentadora oferta de poder "adoptar un castillo". Obviamente, el hecho de que ahora sean en parte propietarios de esta residencia no significa que vayan a instalarse allí, pero sí serán los primeros que podrán visitarlo en el 2018, y van a poder tomar decisiones en conjunto y de forma democrática sobre cómo la restauración será llevada adelante.

"Tenemos la intención de crear una plataforma dedicada que permita a cada propietario monitorear el progreso de las obras, los eventos, las propuestas de proyectos y crear un proyecto real colaborativo y participativo", aseguraron desde la organización. Cada donante es, entonces, accionista y copropietario del castillo. "Esto es para lograr que sea colectivo y permitir que los amantes se conviertan en guardianes".

De esta manera, se logró otorgarle una segunda vida al Château de la Mothe-Chandeniers, con un proyecto que apunta a conservar su aspecto único, y donde el patrimonio y la naturaleza se mezclarán con sutileza y armonía para crear un final feliz, digno de un cuento de hadas.

LEA MÁS: