Un estudio aseguró que los Millennials tienen menos relaciones sexuales una vez cumplidos los 18 años que sus antepasados de la Generación X (iStock)
Un estudio aseguró que los Millennials tienen menos relaciones sexuales una vez cumplidos los 18 años que sus antepasados de la Generación X (iStock)

Sin dudas los Millennials son el centro de atención de análisis de muchos profesionales que intentan comprender la psicología y accionar de esta generación en el mundo actual. Se los ha señalado comoe depresivos, con baja autoestima, inteligentes, caprichosos y con ambiciones incalculables. Hoy se le suma a esta generación tan particular y única en décadas, una nueva teoría vinculada a la vida sexual.

Un estudio coordinado por la Universidad de San Diego y publicado en la revista científica Archives of Sexual Behavior aseguró que los Millennials o generación Y (nacidos en las décadas del '80 y '90) tienen menos relaciones sexuales una vez cumplidos los 18 años que sus antepasados de la Generación X .

El 15% de los jóvenes encuestados de entre 20 y 24 años nacidos en la década de los 90, confirmó no haber tenido ninguna pareja sexual desde los 18 en adelante (Shutterstock)
El 15% de los jóvenes encuestados de entre 20 y 24 años nacidos en la década de los 90, confirmó no haber tenido ninguna pareja sexual desde los 18 en adelante (Shutterstock)

Se analizaron detalladamente las respuestas de 26.707 personas encuestadas de origen estadounidense que sorprendieron a gran parte del mundo científico: el 15% de los jóvenes en un rango de edad de entre 20 y 24 años, nacidos en la década de los 90, confirmó no haber tenido ninguna pareja sexual desde los 18 en adelante, mientras que entre los de la Generación X el porcentaje era sólo de el 6% cuando tenían la misma edad. Esta falta de actividad sexual se vio más reflejada en el género femenino que en el masculino.

"En materia de sexualidad adolescente un gran cambio fue la tecnología seguida por la comunicación online, la perdida de límite entre lo privado y lo público, el uso de la intimidad por otros sin tener en cuenta los sentimientos, en especial de adolescentes, quienes se encuentran en una etapa de gran vulnerabilidad emocional. Los cambios rápidos, efímeros, la falta de tiempo para procesar, vincularse, pensar y sentir llevan a una sexualidad desprovista de emociones, aburrida y para experimentarlas empiezan a buscar estímulos que amplifiquen las sensaciones dormidas, que les hagan olvidar las faltas de objetivos, la falta de vínculos, el dolor, la inmediatez", aseguró a Infobae Silvina Valente presidente de la Sociedad Argentina de sexualidad Humana (SASH)

Los cambios rápidos, efímeros, la falta de tiempo para procesar, vincularse, pensar y sentir llevan a una sexualidad desprovista de emociones en esta generación (istock)
Los cambios rápidos, efímeros, la falta de tiempo para procesar, vincularse, pensar y sentir llevan a una sexualidad desprovista de emociones en esta generación (istock)

Pese a la lógica actual de que la exposición sexual es mucho más activa y frecuente en esta generación debido a su estrecho vínculo con las redes sociales, los especialistas de este estudio derriban definitivamente esta teoría. La psicóloga de la Universidad de San Diego, Jean M. Twenge, autora del libro "Generation Me", señaló:

"Aunque aparentemente la tecnología y las aplicaciones para ligar, en teoría, ayudan a los Millenials a encontrar rollos sexuales más fácilmente, puede también tener un efecto contrario y es que los jóvenes pasan tanto tiempo conectados online que interactúan menos en persona y, por consiguiente, no mantienen relaciones verdaderas".

Por otro lado, desarrolla la teoría de que "una proporción mucho mayor de veinteañeros, respecto a la generación X, viven con sus padres, retrasan la edad del matrimonio y pasan más tiempo consumiendo ocio individual".

Una de las posibles causas de estas estadísticas es que una proporción mucho mayor de veinteañeros, respecto a la generación X, viven aun con sus padres (iStock)
Una de las posibles causas de estas estadísticas es que una proporción mucho mayor de veinteañeros, respecto a la generación X, viven aun con sus padres (iStock)

Aunque se pueden desprender varias hipótesis de este estudio, es importante aclarar que las culturas varían según los países analizados. Es cierto que las redes sociales, las principales fuentes de vínculos sexuales entre los más jóvenes varían de país en país:

"Las redes dependen de quien las use y su rol es completamente diferente, inclusive entre niños y adolescentes. No es lo mismo Tinder en Buenos Aires que en Madrid; aquí es una red para contactos sexuales exclusivamente; por el contrario, en España se utiliza para buscar compañía para ratos libres comunes", aseguró la especialista en sexualidad Valente.

Los jóvenes pasan tanto tiempo conectados online que interactúan menos en persona y, por consiguiente, no mantienen relaciones verdaderas (iStock)
Los jóvenes pasan tanto tiempo conectados online que interactúan menos en persona y, por consiguiente, no mantienen relaciones verdaderas (iStock)

Se puede observar una mejora en materia de educación sexual en un porcentaje mayor que en generaciones anteriores. Los más chicos están tomando más conciencia de la salud vinculada al sexo, tanto ocasional como estable.

"Es una buena noticia para la salud sexual y emocional que los jóvenes esperen a tener relaciones sexuales hasta que realmente estén preparados". Pero, por otra parte "si los jóvenes más adultos se olvidan del sexo, pueden estar perdiéndose cosas importantes de una relación adulta romántica", destacó Twenge.

LEA MÁS: