Diego Armando Maradona (Foto: REUTERS)
Diego Armando Maradona (Foto: REUTERS)

Esta semana que alcanza a su fin fue de las más turbulentas para Diego Maradona en los últimos tiempos, por un conflicto que viene de larga data. En la mañana de este miércoles se realizó -a pedido de la Justicia- un allanamiento en el departamento de Segurola y Habana, Villa Devoto, buscando los 400 objetos -entre camisetas, trofeos, medallas y demás- cuya devolución El 10 le exige a su ex esposa, Claudia Villafañe.

Pese a su enojo, Maradona nada encontró allí. Por el contrario, lo único que halló fue la profundización del conflicto que mantiene con sus dos hijas mayores, Dalma y Gianinna. Sus gordas -como las llamó cariñosamente durante años, hasta que todo estalló- le dieron la espalda, brindándole su respaldo a Claudia.

Esta misma distancia, aunque por motivos disímiles, lo aleja de otro de sus hijos: Dieguito Fernando Maradona, el menor del clan. El director técnico -distintos rumores lo acercan al banco de Gimnasia de La Plata- no ve al niño de seis años desde hace casi cinco meses, cuando Verónica Ojeda volvió de México tras una discusión entre ellos. Desde principios de año habían intentando la convivencia en Sinaloa -al parecer, además, reconciliados-, pero no resultó.

El audio de Diego Maradona ("El Diario de Mariana", El Trece)

Así fue cómo el 6 de julio, ya en Buenos Aires, Maradona le envió un mensaje de voz a Ojeda con la intención de retomar el contacto con Dieguito. "Hola, Verónica -se lo escucha decir en el audio que pasaron en el programa El Diario de Mariana. Quiero saber cómo está el Gordo que desde abril no lo veo. Y estoy enojado conmigo mismo porque soy un pelotudo. Mañana juega la Selección. Por ahí comemos unas pizzas acá y quiero vivirlo con él. ¿Dale?".

Ayer nomás: Verónica y Maradona, con Dieguito Fernando
Ayer nomás: Verónica y Maradona, con Dieguito Fernando

El partido al que hace referencia es el que disputó el equipo de Lionel Messi por el tercer puesto de la Copa América de Brasil, contra Chile. Pese a su deseo, y su mea culpa por haber perdido el contacto, Maradona vio el triunfo por 2 a 1 sin su hijo sentado al lado.

Según informó la periodista Marina Calabró ("Verónica me autorizó a hablar", explicó), luego de haber recibido ese mensaje Ojeda intentó comunicarse infinidad de veces con el ex futbolista, pero no fue posible. Incluso, habría sido bloqueada en el teléfono de Diego. Y las semana siguen sumándose, profundizando la distancia que existe entre Maradona y Dieguito.

SEGUÍ LEYENDO