El Puma se quebró al recordar su trasplante ("Susana Giménez" – Telefe)

El Puma Rodríguez estuvo muy delicado de salud, después de que en el 2000 le diagnosticaran fibrosis pulmonar. El cantante fue operado el 16 de diciembre de 2017 en el Memorial Hospital de Miami y le realizaron un doble trasplante de pulmón.

El domingo pasado visitó el programa de Susana Giménez y se manifestó muy emocionado por el cariño que sintió del público. "Nunca calculé que la gente sintiera tanto aprecio por mí", aseguró ante su gran amiga, a quien le dijo: "Estar contigo es como estar soñando". Además, la tranquilizó, cuando la diva le mostró preocupación por su salud: "Yo de esto no me voy a morir, quédate tranquila".

"Sin la fe es imposible agradar a Dios, imposible transitar en la Tierra. Tus ojos físicos no la ven, pero los espirituales están ahí. Dios utiliza a la persona para crear esos milagros. El mío es un caso único: una persona con trasplante doble que vuelve a cantar", sostuvo el cantante en diálogo con Susana.

La diva le consultó cómo arrancó su enfermedad, y él le contó: "Empieza silenciosa. Me di cuenta en el 2000, sentí que mi voz se fue al foso, pero uno siempre quiere seguir y hacerse el Superman. Con el tiempo fue mermando mi capacidad de respiración".

"Probé de todo. Hasta que un día llegó un amigo con una planta que fabricó, lo tomé y me sentí un poquito más fuerte. No tenía fuerzas ni para cepillarme los dientes, ni calzarme. Por suerte tengo a mi esposa, Carolina, que estuvo conmigo", dijo el Puma.

El artista venezolano se conmovió cuando fue a fondo al hablar de su enfermedad: "El Dr. Brozzi me dijo que no tenía cura. 'Si te quedas así, mueres', me dijo. Es la primera vez que llevaron a un hombre de mi edad a un doble trasplante, gracias a Dios que los médicos se arriesgaron". Y contó cómo fue la espera: "Duermes con el teléfono al lado por si te llaman para hacerte el trasplante. Te haces los exámenes para ver si sos apto para aguantar. Yo fui vegetariano por 30 años, pero ahora tengo que comer proteína animal; ahora como de todo".

El cantante no pudo evitar las lágrimas cuando le contó a Susana la gravedad de su estado de salud durante el período del trasplante: "Pasé mucho pero no me quejo. Yo morí tres veces y me trajeron tres veces. Desde ese momento decidí no quejarme. No vi ninguna luz, pero estaba consciente, escuchaba todo. Cuando me operaron me hicieron una broncoscopia, me pusieron un medicamento al que soy alérgico. En un momento tenía diez médicos en la habitación, estuvieron 45 minutos para regresarme, hasta que escuché que tenían que intubarme. Oré, dije: 'Dios mío, no me sueltes'".

"Dios me trajo de la misma muerte. Prohibido olvidar, ya sé cómo es el proceso de la muerte. El que tiene fe lo va desarrollando, es como un músculo. Uno cree en los milagros. Sentí a Dios en un derramamiento espiritual. Tengo el hoy nada más, ni el ayer ni el mañana", comentó.

Sobre el final de la entrevista, Susana y el cantante hablaron de la situación actual de Venezuela. El cantante les habló directamente a sus compatriotas que viajan a la Argentina para escaparle a la crisis y conseguir trabajo: "Gracias por abrirles las puertas a los venezolanos. Pórtense bien, amen a la gente, sean educados, amables, amorosos y profesionales. Hagan quedar bien a Venezuela. A la de antes, no a la de ahora".

 

SEGUÍ LEYENDO