(Video: Argentina, tierra de amor y venganza – El Trece)

Desde que empezó Argentina, tierra de amor y venganza quedó bien definido que, por más que sea la prometida de Torcuato Ferreyra (Benjamín Vicuña), el corazón de Lucía Morel (Delfina Chaves) está con Bruno (Albert Baró).

Sin embargo, el personaje interpretado por el actor chileno está obnubilado con el de la hermana de Paula, y entonces prepara una cena a solas en su casa para impresionarla.

Al llegar, la sorprende regalándole una colección de libros de autoras mujeres y le pide que se siente a la mesa para degustar de un generoso banquete.

En ese momento, luego de chocar las copas y brindar "por ellos", Torcuato advierte que a Lucía le quedó la comisura del labio con un poco de vino y aprovecha para acercarse a ella y besarla.

Todo esto ante la mirada de Bruno, quien se logra filtrar en la casa para ver qué es lo que sucede con la mujer a la que ama.

En ese interín, Alí, uno de sus matones, lo interrumpe porque está Samuel Trauman en la casa, preguntando por él.

Aprovechando que Ferreyra tiene que hablar con Trauman, ella se acerca a la ventana y habla con Bruno, tratando de explicarle la situación.

Al volver Torcuato a la mesa, ella le dice que se siente incómoda y le pide que la lleve a su casa.

Luego, ella regresa a su casa y mantiene una conversación con su padre, en el que vuelve a plantearle sus dudas con respecto al hombre que debe elegir para casarse.

Es entonces que su padre le sugiere que lo acompañe a conocer a Bruno. Sin perder tiempo, al otro día van hasta el conventillo donde vive el personaje interpretado por el actor español.

Mientras tanto, la historia de amor entre Aldo Moretti (Gonzalo Heredia) y Raquel (China Suárez) también empieza a tomar un vuelco a partir de la decisión de La Polaca de aceptar el plan que le propone Madame Ivonne (Andrea Frigerio) para hacerle creer al dueño del burdel que está muerta y así poder ser libre para empezar su relación con Aldo sin ataduras de ningún tipo.

SEGUÍ LEYENDO