(Video: Telenueve, El Nueve)

Este lunes, Natacha Jaitt se presentó en Tribunales para ampliar su denuncia por "abuso sexual agravado por acceso carnal" contra Maximiliano Giusto y Pablo Javier Yotich, a quienes acusó de violación desde las redes durante el último fin de semana. La conductora radial llegó acompañada por su hermano Ulises Jaitt y sus abogados. Apenas pudo subir las escalinatas se descompensó y debió ser asistida por personal médico.

"Necesito que ya estén presos, quiero confiar en la Justicia", dijo una vez que se retiró del recinto judicial. "Lo único que espero es que estén buscándolos. Estoy con terapia psiquiátrica, medicación y contención familiar", agregó.

Este mediodía Jaitt, que había denunciado inicialmente el hecho vía Twitter, en diálogo con la prensa dio más detalles sobre el mal momento que pasó cuando estaba de visita en la casa de su amigo Yotich. "Le llevé milanesas caseras, le cociné, porque me las pidió y lo hice de corazón. Charlamos de laburo, de la vida… Serían las 2 de la mañana, ya me estaba por ir, de repente llamó a un amigo, un tal Gordo… y hablaba con un tono raro. Fui hasta el baño y cuando volví tomé el resto de vino dulce que tenía servido en mi vaso y a los pocos minutos empecé a sentir mareos… Se me apagó el televisor mental, veía todo negro y me quedé dormida".

Luego, Jaitt relató que se despertó y vio que ambos la estaban violando. Tras forcejear con ellos y al cabo de un tiempo, la echaron del domicilio de Yotich. "Como pude me tomé un taxi a mi casa", detalló.

Consultada sobre si recibió algún llamado del Colectivo de Actrices, la conductora comentó: "Nadie me llamó, ese colectivo ya chocó". Entre la angustia y el llanto, pidió: "Los violadores tienen que estar presos porque yo soy la víctima. Espero que la Justicia divina me ayude".

SEGUÍ LEYENDO