Exactamente a las 22:49 hs. llegó Moria Casán en la piel de Brígida Sandoval a 100 días para enamorarse. Y, con ella, la tira de Telefé tocó 15,5 puntos de rating.

Con una cabellera rubia peinada hacia al costado y con un look mucho más formal al que suele usar en su vida cotidiana, la One hizo su ingreso al estudio de abogados del matrimonio interpretado por Carla Peterson y Juan Minujín, dispuesta a resolver un tema de herencia. Y fue el personaje de Jorgelina Aruzzi el encargado de hacerle notar su parecido con la diva. "¡Sos igual a Moria!". "Ella es inigualable, yo soy única", respondió ella en su rol de Brígida.

A partir de ese momento, se sucedieron una serie de guiños en relación a la mujer detrás del personaje. Y la diva habló de sí misma de manera irónica. "Moria me parece muy travesti. Para mi gusto, le falta refinamiento. Se pasa de lista y me da vulgar… Es tan vulgar", dijo Brígida.

Y luego hizo referencia al episodio en el que la One quedó detenida en Paraguay por el supuesto robo de unas joyas. "Creo que choreó, ¿no?", preguntó. Y después agregó: "Yo le veo cara de que es capaz de cualquier cosa. Para mí, fue chorra. Para mí todo eso se tapó porque vieron como son las cosas… Mucho autobombo. No es el tipo de mujer que me guste mucho".

Moria, en “100 días para enamorarse”
Moria, en “100 días para enamorarse”

Eso sí, aún en su personaje, Moria se encargó de tirarle flores a Sofía Gala. "A la hija la admiro. Dice tanto que se cuelgan de ella, pero me parece que la chica nunca se le colgó. Ni siquiera cuando nació, porque creo que no fue buena madre y ni siquiera le dio la teta. ¡Mien lo que les digo!", concluyó Brígida.

De esta manera, la ex jurado del Bailando se puso de la vereda de enfrente. Y, según los números, le fue más que bien.

SEGUÍ LEYENDO