Cuando compartieron Chiquititas, uno de los grandes éxitos de Cris Morena, Romina Yan era ya una actriz consagrada y Agustina Cherri apenas una niña que soñaba con ser como ella.

Sin embargo, eso no impidió que pudieran forjar una hermosa amistad que traspasó los límites de la pantalla chica. Por eso, Agustina Cherri no podía faltar en este homenaje a la recordada actriz.

"Yo hoy traje una carta para ustedes, dice así", arrancó la artista. "Muchas veces en la vida pasa que los caminos de dos personas se cruzan, pero pocas veces esos caminos, esas personas se conocen y llegan a quererse. Yo tuve la suerte de encontrarte, compartí con vos algunos momentos, hoy puedo decir con mucha seguridad que sos una persona especial", continuó.

"Lo digo verdaderamente desde lo más profundo de mi corazón, sos dulce, tierna, y tenés esa mirada mágica que le roba una sonrisa a cualquiera. No pienses nunca que no te quiero, al contrario, no sólo te quiero sino que te admiro, más allá de tu trabajo y lo buena mina que sos", siguió con la misiva.

"Lo que pasa es que soy tímida y a veces me cuesta demostrar lo que siento, pero te adoro. Ojalá crezcas feliz y que siempre sea así, que puedas hacer lo que te gusta y que después de Chiquititas sigamos siendo amigas y volvamos a trabajar juntas. Te quiero mucho y te deseo lo mejor. Ro", concluyó, en medio de la emoción.

"Gracias Ro,y sí, soy feliz, vivo de lo que me gusta y siempre vas a estar en mi corazón. Gracias Ro, gracias a todos", dijo Agustina al borde de las lágrimas, antes de despedirse de la multitud que colmó las instalaciones del Gran Rex.

SEGUÍ LEYENDO: