Sin anestesia, la primera pregunta de Gerardo Rozín (44) fue si ya había dejado de llorar, como un juego por el hit de Karina La Princesita (31). "Estoy muy bien. Estoy perfecta", fue la respuesta de la cantante, que decidió romper el silencio y hablar de su presente sentimental en "Morfi, todos a la mesa".

Ya sin tantos rodeos, el conductor indagó sobre el final del noviazgo con el Kun: "¿Qué querés contar sobre tu separación?". Karina expresó: "Desde un principio yo nunca conté muchas cosas. No conté nada, en realidad, y me siento muy bien de haberlo hecho así. Hoy tampoco tengo ganas de contar nada".

Tras una pausa, continuó: "Me doy cuenta de que la gente quizá espera que yo me siente a hablar mal, a tirar alguna indirecta con mis canciones. Es una magia que piensen que yo canto lo que me pasa, y en realidad no es así. En cuanto a él, tengo mucho respeto. No voy a tocar el tema, ni acá ni en ningún lado, porque me siento con derecho, porque siempre cuidé la relación. Además, no tengo absolutamente nada malo para decir, ni algún rencor o algo como para aprovechar y salir… La gente por ahí piensa que estoy enojada, y no lo estoy".

La Princesita enfatizó: "Me parece que hay que tener respeto por las personas que uno quiere. Por eso yo lo tengo por él. No voy a decir nada. Tampoco me estoy guardando algo, no tengo nada para decir de él. Podría estar simulando acá que estoy bien, y en casa estar enojada".

Sobre su presente sentimental Karina confesó, un poco con humor: "Así esté bien o mal, toda la gente que trabaja conmigo sabe que soy como una señora, vieja anticuada. No salgo de la habitación del hotel en las giras. En mi vida, estando sola o acompañada, no soy una persona de ir a bailar, salir. Me encanta estar sola, soy aburrida, así que mejor que nadie venga".

Y cerró con una ironía: "Creo que mi número no lo debe de tener nadie, porque no me escribió nadie. Mi mamá, nada más. No estoy pensando en volver a las pistas, estoy bien y tranquila. Me encanta estar así".

LEA MÁS