La emoción de Matilda Blanco y Anita Martínez al recordar a Elsa Serrano: “Fue una pérdida muy triste”

Este miércoles, el desafío para los participantes de Corte y Confección Famosos consistió en recrear célebres modelos de la icónica diseñadora, fallecida en septiembre pasado tras un incendio en su departamento

La emoción de Matilda Blanco ante el recuerdo de Elsa Serrano (Video: "Corte y Confección Famosos", El Trece)

El 16 de septiembre de 2020 fue un día trágico para la moda: Elsa Serrano, una de las más célebres diseñadoras de la comunidad artística argentina, falleció luego de que se incendiaria su departamento ubicado en el barrio porteño de Retiro. A poco más de cinco meses de la tragedia, su recuerdo permanece imborrable en sus familiares y amigos más queridos.

Este miércoles en Corte y Confección Famosos (El Trece) se le rindió un tributo a quien fuera jurado de la tercera temporada del reality de moda producido por LaFlia. Los famosos tenían la misión de emular algunos de los modelos más célebres creados por Serrano. Por eso, este programa estuvo teñida de emoción.

Matilda Blanco, la jefa del taller, dejó a un lado su carácter duro y expuso su costado más sensible al recordar a Elsa Serrano: la voz le temblaba al presentarle el desafío a los participantes, pero notó que a algunos de ellos les estaba pasando lo mismo.

Anita, a usted la veo emocionada”, le apuntó Matilda a la comediante Anita Martínez. “Sí, me resultó muy fuerte todo. Me parece que fue una pérdida muy triste, muy pronta y en un contexto del país muy doloroso. Estábamos todos como en pausa y esa noticia fue un puñal”, respondió Anita, también muy conmovida.

“Todavía no me recupero, me cuesta hacerlo, me cuesta este desafío", dijo Anita Martínez
“Todavía no me recupero, me cuesta hacerlo, me cuesta este desafío", dijo Anita Martínez

“Todavía no me recupero, me cuesta hacerlo. Me cuesta este desafío, me parece muy emotivo, creo que es difícil escaparle a esa parte”, dijo también Martínez. Sobre la muerta de Serrano, Martínez consideró: “No tenía que ser así, es difícil reconciliarse con eso. Por más de que el artista viva en su obra, todavía es muy pronto para mí, siento eso”.

“No, y te entiendo...”, le devolvió Matilda, pero no pudo continuar la oración. Las lágrimas se volvieron llanto y desbordó de angustia. “Todavía me parece verla llegar, con su alegría, con su buena onda, con sus regalos, con sus consejos”, dijo, quebrada.

Pese a las lágrimas por el recuerdo de su amiga, Blanco intentó inyectarle buen ánimo a la situación: “Así que eso es lo que quiero, chicos: que le hagamos un homenaje maravilloso porque realmente se lo merece, necesito que el taller le ponga el corazón, que le ponga vida”.

"Quiero que le hagamos un homenaje maravilloso porque realmente se lo merece, necesito que el taller le ponga el corazón", le dijo Matilda Blanco a los participantes de Corte y Confección Famosos
"Quiero que le hagamos un homenaje maravilloso porque realmente se lo merece, necesito que el taller le ponga el corazón", le dijo Matilda Blanco a los participantes de Corte y Confección Famosos

Anita Martínez acusó recibo de la arenga y se plegó a eso: “¡Vamos, acá estamos, vamos!”, le dijo tanto a Matilda como al resto de los participantes, que se sumaron al aplauso.

En este punto, Blanco aprovechó para revelar su propio homenaje a Serrano: “Espero lo mejor de ustedes. No les conté, pero este mono que tengo puesto es de Elsa. Me lo quería poner en el día de hoy porque era el momento. Lo mejor, chicos, mucha pasión, vamos con todo, eh. Espero lo mejor”, finalizó Matilda con mucha emoción y dándole pie al inicio del desafío de la jornada.

“Siempre me encantó la moda y como mi primer marido viajaba mucho, para que yo no me aburriera compramos un local en Belgrano y abro mi primera boutique. Traíamos toda ropa importada. Después de 10 años de matrimonio me separo y conozco a Serrano, un textil que me vendía tela”, le contó Elsa Serrano a Infobae, en una entrevista de 2018, sobre sus inicios en la moda.

“Nos casamos en 1975. Cuando volvemos de luna de miel le dije: ‘¿No me dejás ir al taller para ver cómo lo hacen?’. Y fui. Justamente tenía en ese momento un género increíblemente lindo para mí, a lunares Entonces lo usé para hacer un vestido. Él en ese momento él vendía muchísimo al interior y llamó a los vendedores para que lo vieran. Y los vendedores dijeron: ‘No, señora Serrano, esto es un vestido para mucama’. Usaban esa palabra que es horrible. Pero lo llevamos igual. Se llamaba 1015 el artículo. ¡Lo llevaron todos los vendedores y fue un éxito rotundo! Tenía cuello blanco con una camelia colorada. Creo que con el gusto sigo teniendo ese ojo”, recordó.

SEGUÍ LEYENDO