Ana Garibaldi, en la ex cárcel de Caseros, en donde se graba El Marginal
Ana Garibaldi, en la ex cárcel de Caseros, en donde se graba El Marginal

"Yo vengo del teatro. Había hecho algunas participaciones en televisión, pero lo que está pasando con El Marginal supera todo. Es algo muy masivo. Es como un gran salto impresionante".

Ana Garibaldi se sincera al reconocer que su mayor fuerte como actriz era sobre el escenario, pero desde que debutó en la serie de Underground su perspectiva cambió. Interpreta a Gladys, la mujer de Mario Borges (Claudio Rissi) pero también su cómplice, ya que se encarga de ponerle el cuerpo a los delitos que comete su marido desde el cautiverio.

Está en la ficción desde el lanzamiento de la serie y cuando la volvieron a convocar para que fuera parte de la tercera temporada la actriz de 49 años llegó a la ex cárcel de Caseros, y la primera escena que le tocó hacer fue una de sexo con Rissi. "No llegué a agarrarme ningún rollo que ya estaba grabando. Estuvo bueno sacarme ese peso, y después seguir", explica Ana en una entrevista exclusiva con Teleshow.

"Había tenido una sola experiencia de sexo en televisión, en Tratame bien (con Cecilia Roth y Julio Chávez), y fue mucho más suave y sutil. Sabía que esta vez sería más fuerte, y me parecía lo lógico -sostiene Garibaldi-. Incluso quería que fuera lo más cruda posible, que no se me viera algo que insinuara. Ese tipo de escenas no me gustan, pero sabía que tenía la posibilidad de plantearlo, fue escuchado y muy bien recibido".

La escena de sexo entre Gladys y Mario (Video: "El Marginal", Contar)

"Con Claudio nos llevamos bien en todas las escenas, incluso en esa: fue muy cuidado y muy respetuoso de ambas partes", destaca quien estudió cuatro años en el Conservatorio, pero no rindió las últimas materias: "Así que no puedo decir que me recibí de actriz nacional".

Ana está casada hace nueve años con Faustino, un restaurador de antigüedades y obras de arte. Son padres de Amanda, de casi tres. "Mi vida es bastante feliz, estoy muy contenta con todo lo que tengo", celebra quien realizó un tratamiento para ser madre.

La foto más emotiva: Ana, retratada por su hija Amanda, de casi tres años
La foto más emotiva: Ana, retratada por su hija Amanda, de casi tres años

Si bien pasó mucho tiempo desde que la convocaron para ser parte de El Marginal -cuando todavía era una gran apuesta, y ni siquiera los actores sabían que sería tan exitosa y que habría más temporadas-, Garibaldi recuerda sus primeros pasos por la ex cárcel de Caseros, en donde se montó el penal San Onofre.

"Cuando llegás te recibe un policía real, caminás por el pasillo y…¡uff! La verdad: es fuerte saber todo lo que debe haber pasado ahí adentro. Uno no conoce, pero lo imagina. Y lo que imagina es poco", se sincera la actriz que, con el correr de las jornadas, se acostumbró a lo que sería el nuevo estudio de grabación.

La conmovedora escena de Gladys y Diosito (Video: "El Marginal", TV Pública)

"Al principio me iba con una impresión extraña y no me daba cuenta qué me pasaba. Hasta que hablé con Claudio y notamos eso: una sensación que tuvieron todos al entrar la primera vez. Después de tres temporadas, ya uno quiere ir porque es un lugar querido", concluye quien ha viajado de gira por Europa con proyectos que compartió con Carlos Portaluppi (Morcilla) y Roly Serrano (El Sapo).

SEGUÍ LEYENDO