En su cumpleaños
En su cumpleaños

Fanática de las aceitunas más que de las golosinas, hija única y "mimada de la casa", siempre se sintió más grande, y desde muy chica supo que quería ser artista: "En las reuniones familiares siempre hacía shows".

Nombre completo: Florencia Tesouro.

Fecha de nacimiento: 4 de abril de 1985.

Floppy, feliz con su pequeña Moorea en brazos
Floppy, feliz con su pequeña Moorea en brazos

Floppy Tesouro nació en Lomas de Zamora, pero siempre vivió en Lanús Oeste. La única hija de Mónica y Ricardo, por eso se define como la "mimada", compartió con Teleshow once fotos de su infancia y recordó anécdotas de aquellos años.

"Mi comida favorita siempre fue el pollo al horno con papas. Mami siempre cocinó muy rico, así que siempre comíamos caserito", contó la modelo, y al ser consultada sobre sus golosinas favoritas, sorprendió al no elegir chocolates, caramelos ni alfajores: "En su lugar, comía aceitunas, era fanática, me llevaba aceitunas al jardín".

Floppy en unas vacaciones familiares
Floppy en unas vacaciones familiares
Floppy en un acto escolar
Floppy en un acto escolar

Uno de sus juegos preferidos de niña era "a la maestra", tanto que cuando estaba en salita de cinco una vez se escapó de su aula para ir a la de los nenes de tres a leerles un cuento: "Me buscaban las maestras por todo el colegio, siempre me sentí más grande de lo que era, y hoy mi hija es igual, ¡lo que es la genética!".

A pesar de aquella "rata", Floppy asegura que nunca fue rebelde en el colegio: "Al contrario, siempre fui obediente, esa fue mi excepción". La actriz hizo la primaria en la Escuela número 4, y sus compañeros le pusieron un particular apodo: "Me decían 'araña pollito', porque siempre tuve mucha cola".

Floppy y Mónica, su mamá
Floppy y Mónica, su mamá
 
Floppy con Mónica, su mamá, y Ricardo, su papá
Floppy con Mónica, su mamá, y Ricardo, su papá
Floppy con Ricardo, su papá
Floppy con Ricardo, su papá

La secundaria la hizo en el colegio Santa Teresa y, al igual que en los años anteriores, le iba muy bien: "Me encantaba ir a la escuela". Salvo por matemática que, confiesa, siempre le costó.

Además de pasear y viajar con sus papás, otros de sus hobbies eran cantar, bailar y escuchar música, y eso dejó su sello: "Siempre supe que quería ser artista, cuando tenía cuatro años les pedía a mis padres que me grabaran actuando en el comedor de casa, y ellos eran mis grandes espectadores, en la reuniones familiares siempre hacía shows".

"Toda la vida supe que quería trabajar en los medios, pero no solo me conformé con lo que tenía nato, sino que me preparé estudiando locución, periodismo, teatro, baile y canto para poder plantarme en un escenario, más allá de los estético, desde otro lugar", contó sobre cómo sus aficiones le sirvieron para su carrera.

Floppy en uno de sus cumpleaños, con sus amigos, familiares y su mamá disfrazada de payaso
Floppy en uno de sus cumpleaños, con sus amigos, familiares y su mamá disfrazada de payaso
Floppy en otro de sus cumpleaños
Floppy en otro de sus cumpleaños

Cada 4 de abril Floppy celebraba su cumpleaños rodeada de amigos y familiares, y su mamá era la encargada de animar las fiestas. "¡Le encantaba disfrazarse!", dijo la actriz, que entonces deberá ponerse ella también trajes divertidos para alegrar a su pequeña.

Floppy cuando era apenas una beba
Floppy cuando era apenas una beba
Floppy bromeando con el concurso que ganó de grande
Floppy bromeando con el concurso que ganó de grande
Floppy, lista para bailar
Floppy, lista para bailar

Los mismos valores que sus padres le inculcaron son los que ella intenta pasarle a su pequeña Moorea: "Los cuidados, la generosidad y, por sobre todas las cosas, el amor. Creo que ella es una artista asegurada, tiene mucho artístico. Más allá de que me copia, lo lleva adentro, pero veremos qué decide ser, será lo que quiera ser, y la acompañaremos siempre en su decisión".

Hace un tiempo ella ya había compartido con Teleshow las fotos de su fiesta de quince. "En ese momento era fanática de una novela de Natalia Oreiro y Facundo Arana, Muñeca Brava, y ella se casaba con un hermoso vestido de novia. ¡Yo soñaba con uno así! Entonces, mi tía Angélica, que era modista, me hizo uno igual, pero con la faja de otro color. Fue su regalo", había contado sobre su atuendo para su noche soñada.

SEGUÍ LEYENDO