(Video: La Mona Jiménez – "Por lo que yo te quiero")

Es uno de los cantantes más populares de nuestro país y sinónimo de alegría en cualquier lugar que se presente. Sin embargo, estas horas no son precisamente las más felices para Carlos La Mona Jiménez, ya que la causa por plagio que le iniciara el español José María Chema Purón fue elevada a juicio oral.

El artista español realizó la demanda años atrás porque, según su parecer, la histórica canción "Por lo que yo te quiero" -un clásico del cuarteto, que fue entonado no solo por la Mona sino también por Rodrigo Bueno y Walter Olmos– es una réplica de su tema "Con lo que yo te quiero", compuesta en 1983 y grabada por el grupo ibérico Mocedades en 1986.

Sin embargo, unos años después, durante una visita a la Argentina, se dio cuenta de que su canción se había vuelto un éxito en su versión cuarteto.

"Resuelvo declarar clausurada la instrucción respecto de Juan Carlos Jiménez Rufino, Juana Margarita Del Carmen Delseri y Daniel Alberto Franco y elevarlo en consecuencia al Tribunal Oral que por sorteo corresponda", fue la sentencia de la jueza Paula Petazzi en torno a una polémica que comenzó en la década del '80, pero que recién hace unos años llegó a los tribunales.

(Video Chema Purón – "Con lo que yo te quiero")

Según Purón, cuando quiso cobrar las regalías se vio sorprendido al enterarse de que la canción había sido registrada en la Argentina con el nombre "Por lo que yo te quiero" por el músico cordobés, su mujer Juana Delseri y uno de sus músicos, Daniel Franco.

La única diferencia que radica entre el tema de Mocedades y el inscripto por el músico cordobés es el empleo de la palabra "por" en lugar de "con", puesto que la letra y la melodía son idénticas. Fue eso lo que lo movilizó a llevar el caso a la Justicia.

Hace dos años, el artista cordobés recibió una citación a declarar. En aquel momento aseguró que él no había incurrido en el delito de plagio. "Yo lo canté, nada más. También lo cantó Rodrigo y el catamarqueño, Walter Olmos", se deslindó de cualquier responsabilidad.

Sin embargo, la causa judicial siguió su curso y al autor de "Quién se ha tomado todo el vino" no le quedará otra que probar su verdad ante un tribunal oral.

SEGUÍ LEYENDO