Tenía apenas 15 años cuando, en su Ramos Mejía natal, abrazó la vocación por la actuación de la mano de Carlos Moreno, su primer maestro, el mismo que le dio un consejo que le valió para toda su vida.

"Me decía 'vos si te pasa eso no preguntes por qué, seguilo, dejalo que pase', nunca me olvidé de eso y siempre dejo como que suceda", recordó Eugenia Tobal, quien hoy vaya si lo pone en práctica en Campanas en la noche, la tira éxito de Telefe donde interpreta a Griselda Ramos.

"Es un personaje hermoso. Tiene un montón de aristas y todavía va a sorprender más a la gente, sobre todo al final. Tuvo una línea muy interesante para interpretar, eso me atrapó muchísimo, y agradezco a los autores porque cuando tuvimos la reunión lo primero que me dijeron es 'Griselda es hermoso y nos encanta que lo hagas vos'", arrancó con la descripción de esta abogada capaz de hacer cualquier cosa por el amor de Omar Pereyra (la identidad que toma el personaje de Luis Rolón cuando llega del sur a Buenos Aires), el rol interpretado por Federico Amador.

"El personaje me atrapó justamente por eso, me pareció que tenía una línea de crecimiento muy clara para poder trabajar. En la composición yo soy muy de ir dejándome llevar por lo que le pasa al personaje, soy muy visceral cuando trabajo, entonces buscando una línea clara de qué es lo que le pasa a ella, que es que está perdidamente enamorada de este hombre, dejándome llevar por ese sentimiento, y fortaleciendo eso, porque también yo trato de justificar los personajes, fui armando esa construcción del mismo", explicó.

En la tira, la actriz interpreta a Griselda Ramos, una abogada capaz de cualquier cosa por el amor de Omar Pereyra (Federico Amador)
En la tira, la actriz interpreta a Griselda Ramos, una abogada capaz de cualquier cosa por el amor de Omar Pereyra (Federico Amador)

"Este personaje es absolutamente leal, y más allá de todas las cagadas que se está mandando, tiene algo que tiene que ver con el amor hacia este hombre y hacia esa hija que tiene este hombre que no lo quebranta. Más allá de haber tranzado y haberse equivocado, en la composición hago eso, me aferro a ese sentimiento", agregó al respecto.

"El dolor que siente por ese desamor es tremendo. Esa dualidad y esas dos caras de lo que uno puede llegar a hacer por la desesperación de que lo quieran me ayuda a interpretar, porque me tranquilliza a la hora de tener que hacer locuras como las que tiene que hacer", subrayó.

"Lo que sí me interesa es que vean esto, que hay una transformación, porque el personaje arrancó impoluta, tranquila, hermosa, plena, y en el transcurso va como modificando y ahora la vemos más oscura, se bajó de los tacos, sin maquillaje, como que empieza una transformación más hacia la locura que hacia la maldad, porque realmente no es malo el personaje", describió, para luego referirse a la repercusión del personaje en la calle.

"Tengo algo que es muy bueno y es que la gente me quiere a mí, a Eugenia, entonces me pasa que me dicen 'te odio como Griselda, pero a vos te amo', como que se dan cuenta que el personaje genera cierto odio", comentó entre risas.

"Genera mucha empatía también, es amor-odio. Ayer me llegaban mensajes que decían 'ay, la odio porque no sé qué pero la amo porque veo como está sufriendo', hay una cosa que eso está buenísimo, si pasa eso es que está bien, porque en realidad hay una cosa de obsesión y de locura que tiene con Omar, pero a la vez es un corazón roto que le está diciendo no me lastimes más", definió.

"Si eso le repercute en la emoción a la gente para mí ya es un gol. Me conmueve que a la gente le pase lo mismo, porque yo lo miro y me conmuevo también, es como muy loco lo que me pasa", agradeció la respuesta del público la actriz, quien reveló que en su vida personal estuvo lejos de hacer alguna de las locuras que su personaje hace por amor en la tira.

"Locuras tan así no he hecho nunca. En realidad sí uno a veces se queda en lugares o se deja como humillar o maltratar, que no está bien, y es un mensaje que hay que darlo. Si no te quieren no te quieren, hay que con la frente alta darse vuelta y decir 'ok, acepto que no me quiere'", afirmó.

"Cuando yo era chica era todo más naif, estuve cinco años de novia con mi primer novio, ahora los pendejos mandan a la mier… a los dos segundos, me clavaste el visto te mando a cagar (risas). Cuando sos más grande como que uno se engancha en esa cosa medio neurótica, medio psicótica de las relaciones cuando no funcionan, eso es peligroso y me ha pasado obviamente de empecinarme con me tiene que dar bola, pero no, si no va no va, date media vuelta, andate, no te humilles más", profundizó al respecto.

"No he sido muy de locuras. He estado como siempre muy de novia, no he tenido relaciones como muy…Bueno, salvo algunas, cuando me tuve que ir me fui", lanzó entre risas, sin querer hacer nombres.

Entre las tantas escenas con los que conmovió al público desde su rol de Griselda sin dudas una de las que más impacto tuvo es el intento de suicidio, y a eso también se refirió la artista.

"Eso es algo que a mí nunca me pasó. Cuando hice esta escena realmente me di cuenta que eso que hizo Griselda, que tuve que interpretar, fue por la desesperación de que se queden, de que te quieran, de que estén, uno es capaz de hacer una locura semejante", comentó. 

"En ese caso ella además tenía culpa, con lo cual había una doble situación y estaba presionada, pero creo que más que nada me basé en el dolor de lo que le pasaba, porque no sé lo que es hacer semejante barbaridad", aseveró Euge, quien rescató el compañerismo y el apoyo de todo el elenco.

"Con Fede (Federico Amador) fue súper fácil, tuvimos un vínculo muy lindo para laburar, trabajamos muy bien juntos, había situaciones muy difíciles para él también y lo charlábamos, la verdad que fue bárbaro", destacó.

"Con Esteban (Lamothe) trabajé poco, parece que fuese más pero eran más llamadas telefónicas que cara a cara, y con Calu no habíamos trabajado, también me la cruzo poco en la novela, más allá de que estoy todo el tiempo queriéndola cagar (risas)", agregó sobre el resto de los protagonistas de la ficción, para luego volver sobre su personaje, al que ya ubica entre un selecto grupo de los más queridos de su historia actoral.

"Siempre me pasó que son personajes de reparto, como contrafiguras o personajes no protagónicos, pero siempre resulta que terminan siendo maravillosos, por lo menos para mí. Porque yo no lo trabajo como si fuese un personaje secundario, para mí son protagonistas, entonces para mí tienen una fuerza muy particular", destacó.

"Tengo muchos personajes que a mí me encantan, como Mecha de Padre Coraje, Gloria en Sos mi hombre también, pero este particularmente creo que me agarra a mí con una madurez actoral importante. Creo que está dentro del top five. Hoy por hoy le fue ganando a otros, yo tenía cinco como muy entrañables para mí y me parece que éste viene escalando, no te digo que está por llegar al podio pero ahí", se sinceró Tobal, quien en lo personal vive un presente mucho más diáfano en lo personal que el que transita su personaje en la ficción.

La artista junto a su actual pareja, Francisco García Ibar
La artista junto a su actual pareja, Francisco García Ibar

"La verdad que es una relación hermosa que surgió hace ya un año y medio y que a mí me está haciendo muy bien. No sé por qué la gente cree que yo he tenido una vida tan miserable en el amor, y no fue tan así, todos tuvimos momentos complicados y después la vida sigue y uno no es ni una relación ni otra, es lo que es, y es el bagaje de un montón de cosas", expresó sobre su vínculo con Francisco García Ibar.

"Cuando te encontrás con alguien que a lo mejor no esperás las cosas son mejores que cuando estás buscando, y Fran es una persona muy especial, es un ser elevado, el tema de que trabaje con animales y esté en contacto con la naturaleza lo hace especial. Es un complemento y un compañero muy perfecto para mí", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO