"Necesito la plata, pero siento que ayudar a una persona me va a llenar muchísimo más que cualquier cantidad de dinero. Yo me siento más rico que nunca ayudando a una persona que lo necesite". Con tal solo 23 años, Braulio Assanelli se consagró ganador de La Voz Argentina y su historia de vida conmovió a todos durante el reality de Telefe.

Vive en el campo a dos kilómetros de San Ramón, un pueblo de siete mil habitantes dentro de Canelones, Uruguay. Allí, domaba caballos junto a su padre Víctor, un militar retirado, y su hermano Juan José, de 14 años. También vivía junto a su madre Ana, que es maestra, y su hermana Marina, de 28.

"Conocí Argentina gracias a La Voz. En realidad, salí de Uruguay por La Voz", contó Braulio a Teleshow destacando que lo hizo en búsqueda del sueño de ser solista y dedicarse a la música.

El domingo pasado cuando Marley anunció que Braulio era el ganador del certamen y que se llevaría 500 mil pesos, el músico que formaba parte del equipo de Ricardo Montaner aseguró que se lo donaría a otro compañero del certamen que no logró ganarlo.

(La presentación de Braulio – video: La Voz Argentina, Telefe)

"La idea era darle una mano a Marito, que tiene una vida muy parecida a la mía. Los dos sabemos lo que es pasar frío y que el calor arde. Viene de una familia muy humilde, tiene 11 hermanos, uno de ellos tiene una discapacidad y necesita una silla de ruedas para una mejor calidad de vida. Él se enteró el domingo, pero yo me prometí a mí mismo que si ganaba, le regalaba el dinero", contó Braulio sobre la relación que forjó con el mendozino Mario Vilurón.

A lo largo del programa que condujo Marley, ambos cautivaron al público con su talento, su voz y también con sus respectivas y emocionantes historias de vida. "Nosotros hemos llorado de frío. Sabemos lo que es no sentir las manos, en el medio del campo, hacer kilómetros en bicicleta en el medio del barro helado", dijo el joven que está soltero.

De esta manera, dejó un mensaje que invita a la reflexión: "Odio el frío más que el calor, porque el calor te genera pesadez y transpiración, pero el frío duele. Y es horrible cuando tenés dolor en el cuerpo todo el día. Con Marito lo hemos pasado: hemos llorado de frío", se sinceró.

"Son cosas que me quedan grabadas y agradezco haberlas vivido para poderlas contar ahora", agregó y recordó: "Cuando tenía 16 años, iba al colegio y trabajaba levantando camas de caballo en una estancia que quedaba a 5 kilómetros de mi casa, que los hacía en bicicleta. Los fríos de invierno que pasé eran muy torturadores".

"En el momento fue vivirlo, pero ahora me doy cuenta que es de las mejores cosas que me pasó", destacó.

Marito ya consiguió la silla de ruedas que necesitaba su hermano y Braulio sueña con triunfar en su carrera como solista, lanzar su primer disco y con el dinero que reciba a cambio, poder ayudar a su familia.

(Braulio cantando con Ricardo Montaner – video: La Voz Argentina, Telefe)

"Tengo muchas ganas de cambiar la economía de mi familia y de mi casa. Si bien nunca pasamos hambre, hay muchas cosas para arreglar y podemos mejorarlas", explicó quien estuvo acompañado por sus padres y hermanos en el recital que brindó el miércoles en el Gran Rex.

También sabe que con su carrera musical no tendrá un lugar fijo en el que residirá, aunque tiene muy presentes sus orígenes y su intención es regresar a su hogar. "Me encantaría volver y vivir en mi casa todos los días, pero entiendo que hay que creer y hay que alejarse de los pagos para volver", recordó una frase que le dijeron en el campo cuando era chico.

El sacrificio detrás de un sueño

Antes de viajar a Buenos Aires en búsqueda de triunfar como solista, había quedado en segundo puesto en un reality uruguayo. Lo que le permitió que su nombre comenzara a sonar en su país natal: "Quiero agradecer el apoyo que me dieron todos en mi pueblo, por eso me encantaría brindar un show gratuito".

Cuando decidió dejar San Ramón, Braulio habló con su padre y su hermano para que ellos continuaran con el cuidado de los caballos de su casa. "En algún momento voy a volver a darles una mano, pero no voy a poder dedicarme cien por ciento a eso, porque voy a estar más enfocado en la música y va a ser mi prioridad", detalló quien se define como cantante: "Voy a seguir este sueño para siempre".

(El día que La Sole anticipó que Braulio sería el ganador – video: La Voz Argentina, Telefe)

Assanelli reconoció que no se veía en la final y también enfrentó las críticas de aquellos que destacaron que la voz argentina haya sido de un uruguayo. "Es un programa multinacional. Participaron artistas de muchos países. De manera tal que se sabía que una de las posibilidades era que ganara un extranjero", explicó quien compartió el certamen junto a otros nueve uruguayos, tres colombianos, cuatro venezolanos, un estaduounidense y un español.

Por otro lado, aseguró que lo que más le gustó de Buenos Aires durante su estadía fue derribar el prejuicio que tenía de los argentinos. "Los uruguayos pensábamos que nos pasan por arriba pero no es tan así y me gusta haberlo vivido para saber que somos muy parecidos. La verdad, me sentí como en casa", concluyó Braulio Assanelli.

SEGUÍ LEYENDO