El Aquadance empezó mal para Jimena Barón, pero terminó muy bien. Durante uno de los ensayos se golpeó la pierna en una arriesgada pirueta, y estuvo en duda su continuidad en el certamen (debió atenderse en la guardia de una clínica). Por suerte se recuperó. Y abrió la gala del lunes del Bailando 2018 con una coreografía que puede que sea la más lograda de este ritmo. O cuanto menos, la más "caliente". Porque así la definió Florencia Peña luego de ver el beso que la cantante se dio con su bailarín, Mauro Caiazza.

Jimena Baron y el beso con su bailarín al terminar la coreo del Aquadance (Foto: LaFlia / Negro Luengo)
Jimena Baron y el beso con su bailarín al terminar la coreo del Aquadance (Foto: LaFlia / Negro Luengo)

"¡Le comió la boca, impresionante! Nos quedamos como sorprendidos", exclamó Marcelo Tinelli en medio de un estudio a pura euforia, y abriendo el juego para que los jurados acercaran sus veredictos. Tras el 7 de Ángel De Brito y el voto secreto de Laurita Fernández (se intuye una nota alta), quien dio la nota fue Peña, la gran protagonista de estos días a raíz de hacer confesado que con su pareja mantiene una relación de poliamor, justo después de que apareciera una amante de Rodrigo Ponce de León.

"¡Me calenté, me calenté! —confesó Flor, entusiasmada por lo que acaba de ver—. Me pareció el primer Aquadance caliente. Ustedes son una pareja… me dan ganas de verlos juntos, o por lo menos un rato. Había algo creativo y también de riesgo. No, riesgo no: fue muy arriesgado lo que hicieron. Entendí, Jime, por qué estabas tan nerviosa. Se los vio muy sexy, muy sensuales, me encante que exploten esa parte, que la tienen a  full. ¡Me encantó!". Y mostró su calificación: 9. Sumado al 7 de Polino, Barón y Caiazza dejaron la pista con auspiciosos 23 puntos.

Pero antes, hubo momento para que la ex novia de Juan Martín del Potro acercara su desconcierto con un show de gestos. Fue con Tinelli la consultó sobre otra ex pareja: nada menos que Daniel Osvaldo, el padre de su hijo, el adorable Momo. "¿Escuchó lo que dijo Osvaldo de Guilermo Barros Schelotto?", le preguntó a Jimena, quien respondió con silencio, aquellos gestos y, al fin, una frase lapidaria: "No lo escucho a él, desde hace tiempo". Y concluyó, lapidaria: "Ya está demodé el roquero baqueta…".

SEGUÍ LEYENDO