Grace Cosceri. (Foto: Adrián LLamosas)
Grace Cosceri. (Foto: Adrián LLamosas)

Grace Cosceri es una persona muy respetada y querida en el ambiente de la música argentina. Dueña de una hermosa voz, supo trabajar con los más grandes. Enseñarle técnicas de canto a gigantes es ya de por sí algo que llama la atención. ¿Qué se le puede transmitir a un cantante de primer nivel? ¿Se enseña más o se aprende más?

Mirando de afuera uno piensa que no debe ser algo sencillo enfrentarse ante esa situación aunque siempre dependerá de la recepción que haya del otro lado. Por ejemplo, Grace destaca la humildad de Luis Alberto Spinetta y lo caballero que era Luca Prodan, dos próceres de nuestro rock.

En esta entrevista con Infobae, cuenta cómo fueron sus inicios en la música, cómo conoció a Spinetta y a Prodan, cómo fue trabajar con los grandes y también analiza la escena musical actual y habla de sus próximos proyectos.

Lo primero que te quiero consultar es cómo estás de salud. Alguna vez dijiste que la enfermedad te forjó un temperamento artístico diferente. ¿De qué se trata ese temperamento?

De salud estoy muy bien, no tengo nada que comprometa mi estado clínico. La limitación es motriz, muy bien llevada por especialistas en movilidad. Siempre tuve un temperamento fuerte, solo que desde que contraje esta artritis muy severa la dificultad la puse a favor, nunca me he victimizado.

Mi naturaleza es mi conexión con el deseo, la belleza, la delicadeza del sonido, la fuerza de una interpretación sincera

Mi naturaleza es mi conexión con el deseo, la belleza, la delicadeza del sonido, la fuerza de una interpretación sincera. Siempre enfrenté los prejuicios de nuestra sociedad teniendo en cuenta la dificultad que la misma tiene frente a sus propias limitaciones.

¿Cómo incursionaste en la música? ¿Qué cantantes te inspiraron en un comienzo?

Mi padre me armó mi primer equipo de música pasa discos. Él traía música a la casa, me regaló una guitarra criolla a mis ocho años. Con mi primo hermano Eduardo, un par de años mayor que yo, aprendí a sacar canciones que me gustaban.

Mi primo, desde muy chico, estudió música en un conservatorio; y en las cocinas de nuestras casas pasábamos largas tardes tocando felices entre panqueques de dulce de leche que nos hacían nuestras mamás. Lo extraño mucho. Partió hace dos años. Fue un músico y médico genial y absoluto.

A mis 12 años escuché a Aretha Franklin en un vinilo compilado y ahí supe que yo iba a cantar toda mi vida

Respecto a la inspiración, a mis 12 años escuché a Aretha Franklin en un vinilo compilado y ahí supe que yo iba a cantar toda mi vida. También me motivaron The Carpenters, una gloria de buenas canciones que aún me siguen conmoviendo; y Tony Bennett, que mi padre me enseñó a apreciar.

("Tema de Titania")

No todos saben que trabajaste con Luis Alberto Spinetta. ¿Cómo se conocieron? ¿Qué buscaba él en una coach vocal?

Con Luis Alberto Spinetta nos conocimos mientras yo trabajaba con sus hijos en Illya Kuryaki and the Valderramas, que me habían convocado como coach en estudio para su tremendo disco Leche.

Las sesiones eran en La Diosa Salvaje, estudio de Luis, y allí nos conocimos personalmente. En cierto modo Luis estaba interesado en conocerme más que nada por el método de estudio que yo aprendí gracias al Mono Fontana, que siempre está adelantado a su tiempo y pensó en mí para que me lo aprendiera. Le debo una bien grande al Mono, que me llevó hasta el "Poeta del rock".

Luis buscaba mantener su voz fresca, tener herramientas que le facilitara la intensa tarea de tantos años de grabaciones y conciertos en vivo

Luis buscaba mantener su voz fresca, tener herramientas que le facilitara la intensa tarea de tantos años de grabaciones y conciertos en vivo. Creo que funcionamos bien. Se notó claramente en sus cinco horas en Vélez con Las Bandas Eternas.

Un honor gigante e intransferible los nueve años junto al músico más grande de la Argentina, el más amado y respetado.

Grace junto a Luis Alberto Spinetta. (Foto: Seedy González Paz)
Grace junto a Luis Alberto Spinetta. (Foto: Seedy González Paz)

¿Qué aprendiste de Luis? ¿Cómo era en la intimidad?

Con Luis aprendí muchas cosas… ese contrapunto entre la humildad de abrirse a escuchar a sus músicos dándole voz para opinar y sumar, y a la vez tener todo controlado en el sentido de que, rodeado siempre de músicos muy virtuosos, quitar el excedente para dejar un mensaje claro, una canción redonda. Y a darle mucha bola a la intuición, eso te salva del cliché, de los lugares comunes, te pone en otra.

En la intimidad Luis siempre profundo, observador, solidario, generoso hasta las entrañas. ¡Gran cocinero! The best. Amante de la luz, del silencio, además de un tener un humor fabuloso.

Debés tener muchas anécdotas con el "Flaco". ¿Nos contarías alguna que siempre recuerdes con cariño?

Algo que ciertamente recuerdo con un particular cariño es cuando aún trabajando con Illya Kuryaki, me pide que cante "Tema de Titania", canción que había compuesto para la obra "Puck sueño de verano", de William Shakespeare.

Llegué a La Diosa, la grabé y sus palabras fueron: "Perdón que no te conocí antes", y me dio un abrazo tan cálido, de esos que uno desea en los peores y mejores momentos de la vida.

Leí en una entrevista que te hicieron hace unos años que vos lo definiste como tu "sanador". ¿Qué significó en tu vida?

Yo no dije exactamente que Luis haya sido mi "sanador". Fue una licencia narrativa de quien me hizo la entrevista. No fueron mis palabras. En sí, he dicho, es un hecho sanador compartir el arte con un ser elevado como Spinetta, en donde se realiza con humildad, con sentido común, con amor real por lo que se hace. Principio, desarrollo y fin cada día. Respeto y el don de estar en los detalles para que te sientas Gardel. Si eso no es sanador… ¿Qué más verdad?

("Nature Boy")

Además de Luis, trabajaste con Luca Prodan, Rickie Lee Jones, Marcela Morelo y Nito Mestre, entre otros. Todos grandes. ¿Qué se les enseña a ellos y qué se rescata de cada uno para tu propia experiencia personal?

Luca Prodan me conoció cantando en un bar de Barrio Norte que se llamaba Blues. Mi imagen en ese tiempo le recordó a su baterista Stephanie y no sé… Quedó deslumbrado de mi actitud en escena, mi voz, no sé. Y me esperó en camarines para proponerme seriamente cantar con él en el tema "Heroina", dedicado a su hermana fallecida por el uso de esa maldita sustancia. Y allí fuimos una tarde a grabarla en el estudio CBS y figura en el álbum Llegando los monos.

Luca (Prodan) era un señor en todo el sentido de la palabra

Luca era un señor en todo el sentido de la palabra. Un aristócrata, culto como nadie, respetuoso y cero ordinario. Por el contrario, de lo más fino que vi en frontmens de acá. Cuando grabé con él yo tenía 24 años. Hasta el día de hoy escucho a personas hablar idioteces y, dentro mío, yo digo: "Hablame de rock".

Rickie Lee Jones es mi cantante referente contemporánea, la siento familiar. Como persona y como cantante, exquisita y súper canchera, adorable.

Nito (Mestre) es lo más, experto en rock, inteligente en como maneja su carrera, loco, elegante. Nuestros encuentros son fantásticos. Un artista que me conecta con mi adolescencia y que hoy, de manera impensada, terminé siendo su profesora de canto. Nada, si lo pienso mucho me vuelvo loca.

Nito (Mestre) es lo más, experto en rock, inteligente en como maneja su carrera, loco, elegante

Morelo es una cantante popular, que hace lo que yo no haría y viceversa. Fui su profesora de canto durante 12 años. Su público es gente muy sencilla, y está bien. En vivo es digna de apreciar sus shows.

Estuviste presentándote en vivo y estás cerca de sacar un nuevo disco. ¿Qué nos podés adelantar? ¿Qué fecha estimás para el lanzamiento?

Estoy presentándome en vivo luego de un par de años largos de decidir guardarme y lo estoy disfrutando mucho. Cantar con Mariano Agustoni al piano es volar a otro planeta, inspira y compromete a subir la vara todo el tiempo.

Ando grabando lentamente mi segundo trabajo, su nombre será Equals. Cuando nos sintamos iguales como especie, el amor prevalecerá entre nosotros y seremos iguales y será lo más normal aceptar al otro como es, por eso el nombre.

Habrá una mezcla de temas entre inglés y español y voy a incluir un par de canciones mías. Espero sacarlo antes de fin de año. Persigo y ansío el mismo resultado que mi disco anterior: simpleza y sofisticación. Lo que esté a mi alcance será.

Estoy presentándome en vivo luego de un par de años largos de decidir guardarme y lo estoy disfrutando mucho

La última pregunta tiene que ver con la escena musical actual. ¿Cómo la ves y qué solista o banda te sorprendió en el último tiempo?

La escena local actual es un fuego. Nuevos músicos muy jóvenes con mucho para decir. Millenials, mucho estudio y mucha capacidad. Será cuestión de tiempo y madurez lograr mayor síntesis, pero bueno, así siempre ha comenzado todo aquí en este rubro.

Tuve el agrado de presenciar un show en vivo de la cantante Sol Liebeskind, argentina residente en Nueva York. Fue aquí en Thelonious. Sobria, canchera, canta increíble y tiene mucho futuro. Y, como siempre, no paro de sorprenderme con Petra Haden y Regina Spektor. Son todo.

Saliendo del jazz y alrededores, Babasónicos están siempre en mi playlist. Yo los entiendo mucho. Y respecto a las bandas que me sorprendieron, están La Cangola Trunca y Salvador Rivera.

*Grace Cosceri se presentará el sábado 8 de septiembre en La Plata. (Espacio Casa Marma: calle 69 1110, entre 17 y 18). Con Mariano Agustoni en teclados y artistas invitados.

SEGUÍ LEYENDO: