Mavi Díaz (Facebook)
Mavi Díaz (Facebook)

La formación de Viuda e Hijas de Roque Enroll se dio en un momento histórico de la Argentina: a fines de 1983, cuando el país se preparaba para la vuelta de la democracia. En medio de todo ese fervor, el rock argentino lograba sacar la cabeza de abajo del agua -tras largos años de censura y represión- y se animaba a la diversión y el baile.

Charly García editaba Clics Modernos, un disco que contenía una impronta new wave y un claro tono bailable que iba en sintonía con la fiesta democrática celebrada en la nación. Además, empezaban a aparecer otros grupos que reivindicarían el baile, la ironía y el humor, como por ejemplo Los Twist. Ellos, sumados al ya existe Virus y a Soda Stereo, que iba a irrumpir en la escena en 1984 con su primer disco, mostraban un nuevo panorama para nuestro rock.

("Estoy Tocando Fondo" – Viuda e Hijas de Roque Enroll)

Las Viudas iban a ir en la misma sintonía que esas bandas pero con la particularidad de que sus integrantes eran cuatro mujeres, algo inédito en el rock nacional, espacio reservado para los hombres hasta ese momento. Y allí estaban Mavi Díaz en voz, María Gabriela Epumer en guitarra, Claudia Sinesi en bajo y Claudia Ruffinatti en teclados, para hacer algo diferente y marcar una época.

En diálogo con Infobae, Mavi habló de los años al frente del grupo, contó anécdotas, recordó a María Gabriela Epumer y repasó su extensa carrera, que está lejos de terminar.

¿Cómo surgió la idea de hacer Viuda e Hijas de Roque Enroll?

Las chicas tenían una banda que se llamaba Rouge, tocaban siempre a la vuelta de mi casa y yo las iba a ver. Un día me enteré que una agencia buscaba una banda de chicas para una producción y las convoqué para presentarnos. Yo sólo tenía una canción, que era "Estoy tocando fondo".

Nos juntamos, sacamos el tema, los arreglos vocales y fuimos a la productora. Todas pintadas como puertas y vestidas con ropa de mi mamá. Claramente no éramos lo que estaban buscando y ni nos atendieron.

Volvimos al día siguiente con la guitarra criolla y nos pusimos a tocar en el lobby. No tuvieron más remedio que dejarnos entrar. Un mes más tarde estábamos grabando nuestro primer disco.

Mavi Díaz con Las Viudas (Claudia Sinesi, María Gabriela Epumer y Claudia Ruffinatti). (Foto: José Luis Perotta. Tomada del Facebook de Mavi Díaz).
Mavi Díaz con Las Viudas (Claudia Sinesi, María Gabriela Epumer y Claudia Ruffinatti). (Foto: José Luis Perotta. Tomada del Facebook de Mavi Díaz).

¿Cómo definirías a las Viudas en una oración? ¿Sos consciente que le dieron un nuevo impulso a la música argentina?

Adelantadas a su tiempo. En todo. Musical, lírica y culturalmente. Si te fijás, todas las letras y temáticas de las canciones que escribimos hace más de 30 años siguen vigentes. Hablábamos del divorcio, de la Iglesia, de las cirugías, de la transexualidad… Con sarcasmo y humor. Uno resignifica esas cosas con el paso del tiempo.

Todas las letras y temáticas de las canciones que escribimos hace más de 30 años siguen vigentes

¿Qué recuerdos tenés de los comienzos del grupo y cómo manejaron la popularidad?

No había muchas chicas que tocaran en esa época y mucho menos populares. Al principio mucha gente venía a ver si tocábamos de verdad. Fue fenomenal lo que pasó con el público, teníamos fans de todas las edades, toda la familia, niños y abuelos.

Los pibes nos decían que les encantaban Las Viudas porque en sus casas podían poner a todo volumen nuestros discos y no se los hacían sacar. Sin embargo, la prensa psicobolche de esa época era bastante crítica con nosotras pero creo que era porque no entendían nada. El primer periodista que entendió a las Viudas desde el minuto uno fue Pipo Lernoud.

("Ludovica" – Viuda e Hijas de Roque Enroll)

Debés tener muchas anécdotas con tus compañeras de grupo e incluso con otros músicos. ¿Nos podés contar alguna que siempre recuerdes?

Ufff, miles… De las que recuerdo con mucho cariño fue cuando Luis Alberto Spinetta votó en la encuesta anual del Sí de Clarín a Viudas como "Banda del año" y a nuestro disco Vale 4 como "Disco del año". A partir de ese momento, "todos" amaban a las Viudas (risas).

Al principio mucha gente venía a ver si tocábamos de verdad

Hace poco más de un mes se cumplieron 15 años de la muerte de María Gabriela Epumer. ¿Qué es lo primero que se te viene a la mente cuando se habla de ella? ¿Cómo era en la intimidad?

María Gabriela es un hito en la historia de la música argentina. Hablo en presente porque para mí sigue siendo una inspiración, no sólo por su música, que siempre fue vanguardista y única, sino por la forma en que manejó su vida y su carrera, en la que produjo cada cosa que hizo.

Siempre reinventándose, siempre con enorme calidad y honestidad. En la intimidad era buena amiga, un poco tímida, muy graciosa y muy cocolicha.

María Gabriela (Epumer) es un hito en la historia de la música argentina

No muchos saben que naciste en Bruselas, Bélgica, porque tus padres, también músicos, estaban de gira por Europa. Muchos tampoco conocen que sos sobrina de Domingo Cura. Venir de una familia de músicos me imagino que habrá influenciado para que te dediques a esta profesión…

Si, nací en una cuna privilegiada. Intenté no ser música, estudié muchas carreras, no pude evitarlo. Agradezco haber tenido la familia que tuve y la saga continúa. Mi hijo Dano es un artista tremendo también.

("Si Pudiera" – Mavi Diaz & Las Folkies)

Tras la desintegración de Viudas, formaste parte de Los Twist. ¿Cómo fue esa experiencia?

Siempre admiré a Pipo (Cipolatti), me parece un genio. Los Twist marcaron un antes y un después en el rock y cantar con ellos fue cumplir un sueño. Ni hablar de lo que me he divertido girando con ellos.

Trabajaste con artistas de la talla de Charly García, Fito Páez, Soda Stereo y Andrés Calamaro, entre otros. ¿Qué aprendiste de ellos? ¿Hay un patrón de trabajo en común en todos esos grandes?

Sí, tuve esa suerte y de todos aprendí algo importante, desde luego. Son todos artistas a los que admiro profundamente y trabajar con ellos es una gran responsabilidad, pero siempre fueron experiencias hermosas e inolvidables.

No hay fórmulas, ni con ellos ni con ningún artista. Siempre mi entrega es hacia el trabajo, hacia lo que el artista necesita, que claramente nunca es lo mismo.

Mavi Díaz con Las Folkies. (Martina Ulrich, Silvana Albano y Pampi Torre). (Foto: Facebook Mavi Díaz)
Mavi Díaz con Las Folkies. (Martina Ulrich, Silvana Albano y Pampi Torre). (Foto: Facebook Mavi Díaz)

En 2010 formaste Mavi Díaz & Las Folkies. Contanos qué es lo que más te gusta de este proyecto, con el que incluso ganaste un Premio Carlos Gardel en 2016.

De Las Folkies me gusta todo. Son mis músicas favoritas, mi banda favorita, me hace muy feliz mi banda, me representa completamente. No sólo disfruto enormemente tocando con ellas sino que lo pasamos muy bien juntas, nos divertimos dentro y fuera del escenario, y eso es tan contagioso que la gente lo recibe y lo disfruta tanto como nosotras.

Es mi banda soñada. Hemos tenido la fortuna de viajar mucho y tocar en los rincones más remotos del planeta nuestra música, nuestras canciones, y es increíble ver como las recibe el público aunque no entienda las letras. Las Folkies tienen un power tremendo y una alegría hermosa.

De Las Folkies me gusta todo

En 2014 se dio la vuelta de Viudas. ¿Qué generó en vos el regreso?

Sentimientos encontrados. Sabíamos que era impensable un regreso sin María Gabriela, pero queríamos celebrar los 30 años de nuestro primer disco y de alguna manera hacerle un homenaje a ella. Fue muy bonito encontrarse con el público de siempre y un público nuevo y muy joven, pero hay un espacio imposible de llenar.

¿En qué proyecto estás trabajando y qué nos puedas adelantar?

Estamos preparando el nuevo disco de Las Folkies que esperamos entrar a grabar en octubre. También estamos mezclando el disco de Tándem, un proyecto de canciones que tengo con mi cómplice de composición: Germán Dominicé.

Y siempre produciendo a full en el estudio con mi socio, hermano y maestro Tweety González. También formo parte del Consejo Directivo de AADI (La Asociación Argentina de Intérpretes) e integro la Comisión de Cultura, que organiza talleres y conciertos gratuitos todo el año y formo parte también del Colectivo Músicas Argentinas Activas.

SEGUÍ LEYENDO: