Claudia Villafañe y Diego Maradona
Claudia Villafañe y Diego Maradona

Continúa el escándalo judicial entre Claudia Villafañe y Diego Maradona. En esta oportunidad, la ex mujer del Diez decidió iniciarle una millonaria demanda por calumnias, injurias y violencia de género.

En la presentación que realizó Villafañe, se exige un millón de dólares más doscientos mil pesos al ex jugador y DT de la selección argentina.
"Vengo a promover demanda en contra del Sr. Diego Armando Maradona por los daños y perjuicios generados por las calumnias e injurias que en el capítulo de 'consideraciones fácticas' se detallan publicadas en innumerable cantidad de medios de comunicación masivos por la suma de dólares estadounidenses un millón (us$1.000.000) y la suma de pesos doscientos mil", dice el texto al que tuvo acceso Teleshow.

En el documento, Villafañe explica: "Conocía a un simple muchacho de Villa Fiorito cuando éramos los dos muy jóvenes, nos enamoramos y comenzamos una relación sentimental. A los años de estar de novios, nos casamos públicamente en una ceremonia que fue la más vista de Argentina. Tuvimos dos hermosas hijas y un nieto maravilloso y forjamos un hogar debido a que éramos un equipo".

"Mi dolor se solapaba con las cálidas palabras de quien era mi esposo, que siempre tenía una excusa distinta imputándole su conducta a malas compañías y, como siempre, elegía cuidarlo", relata Claudia.

Y sigue: "Nuestro matrimonio no pudo seguir por distintas cuestiones que exceden este marco y nos separamos en el año 1998. Sin embargo, todo cambió el mismo día que él ve unas fotos publicadas de mi pareja con nuestro nieto Benjamín. Comenzó con una batalla sinfín injustificada, promoviendo una infinidad de expedientes judiciales duplicando jurisdicción, expedientes en Estados Unidos con el mismo objeto que expedientes en Argentina, denuncias penales y una ametralladora de injurias".

Ante esto, Claudia sostiene que "he sido y sigo siendo víctima de una de las peores formas de violencia de género que existen. Una forma de violencia psicológica, emocional y destructiva, que tiene su peor costado en la repetición. Diego eligió el camino de la sistemática humillación a mi persona".

"Humillaciones a cada paso como las que me dispensa ahora calificándome de 'incogible' de manera pública, o tildándome de 'vieja' o que mis órganos 'no valen dos con cincuenta'. Agravios que para una mujer son una vejación", afirma.

"Diego me sigue diciendo ante el mundo que lo quiera oír 'chorra', 'ladrona' y que voy a ir presa. He pasado las mil y una. He llorado en largas noches de desamor y vergüenza desde que Diego comenzó este camino de las denuncias, de las injurias, del acoso permanente. Quiera Dios iluminar a Diego y hacer que se detenga. Que recupere el alma que alguna vez tuvo, que vuelva a tener esa hombría que lo hizo fuerte entre los fuertes", concluye Villafañe.

SEGUÍ LEYENDO