Este martes a las 22 llega a la pantalla de la Televisión pública Argentina el tercer capítulo de "El Maginal 2", la ficción que sigue dando que hablar por la historia y las buenas actuaciones de sus protagonistas.

En este episodio, Antín (Gerardo Romano) es visitado por un par de policías que saben que en la cárcel funciona el call center. Le piden dinero a cambio de postergar el allanamiento, hasta que el jefe del penal pueda desmantelarlo. Pero El Sapo (Roly Serrano) paga la coima para que los dejen en paz y otra vez se niega a desarmarlo.

Emma (Martina Gusmán) se entrevista con Patricio (Esteban Lamothe), quien le cuenta que el marido de Camila (Paula Cancio) la golpeaba y que iba a matarla si no hacían algo. Le pregunta también si el hijo que Camila espera es de él. Después recibe a "El Cuis" (Diego Cremonesi), que le pide ayuda para librarse del Sapo, porque lo humilla y lo obliga a cantar como si él fuera su radio.

Emma descubre que un guardia tiene sexo con Ana, la prostituta joven, y considera denunciarlo. Ana corta las ruedas del auto de Emma y le dice que no se meta más en su vida, porque por su culpa, ha tenido problemas en el penal. Emma le pide ayuda a Rita (Verónica Llinás) para remolcar su auto, pero esta debe irse rápido porque tiene que transportar las palomas mensajeras del Sapo. Rita tiene deudas de juego y problemas con su madre enferma, y esto la ha llevado a dejarse corromper por los negocios sucios de San Onofre.

El Sapo cancela todas las visitas del día y ambienta la sala de visitas como salón para el cumpleaños de 15 de su hija. Invita a Patricio, su médico, aunque está resentido porque Patricio rechazó su oferta de mudarse a su pabellón. Durante la fiesta, el Sapo obliga al Cuis a grabar un denigrante videoclip con su hija. Y los presos de la cocina sirven empanadas.

Antín y Borges comienzan su sociedad para destronar al Sapo. A pedido de Antín, los guardias despejan el camino y la banda de Borges destruye el call center. Uno de los presos del call center irrumpe en la fiesta de 15 y le cuenta al Sapo lo que ocurrió. El Sapo descarga su ira en Patricio y lo amenaza de muerte, porque asume que los culpables fueron sus amigos del patio.

SEGUÍ LEYENDO