"¡Arriba remolones!", era la frase con la que cada mañana Débora Pérez Volpin le daba los buenos días a miles de argentinos que prendían la televisión antes o durante el desayuno. Luego de despertar a los espectadores con una sonrisa y un beso, la conductora, junto con su compañero Marcelo Bonelli informaba las noticias más importantes de la mañana.

Arriba Argentinos, el noticiero de El Trece que se emite de 7.00 a 9.00 comenzó el 25 de abril del 2005 y la periodista, fallecida el martes, fue una de sus caras hasta junio del año pasado, cuando decidió jugársela y dejar el periodismo para dedicarse a la política.

Rápidamente el noticiero se convirtió en uno de los más vistos de su franja horaria, pero más allá de la información, el público destacó la calidad humana de la periodista, que les deba los buenos días como si fuera una mamá despertando a sus hijos.

Incluso se hicieron foros en las redes sociales de fanáticos de ella que subían sus videos mañaneros y le agradecían por transmitirles tanta buena onda desde tan temprano.

El resto del equipo de Arriba Argentinos lo componían en su mayoría periodistas especializados en clima y tránsito, ya que la idea era que la gente supiera todo lo necesario para "salir de su casa".

Aunque desde hacía dos décadas era conductora de los principales noticieros de TN y El Trece, siempre que podía Débora volvía a su antigua pasión, hacer notas en la calle. El rol de cronista, recorrer, hablar con la gente, era uno de los que más le gustaba, y también eso era lo que buscaba hacer como legisladora, desde fines del año pasado.

Como conductora, no sólo hizo dupla con Marcelo Bonelli, sino que también acompañó a  José Antonio Gil Vidal, Mario Mazzone, Juan Micelli, Guillermo Lobo, Luis Otero y Santo Biasatti, entre otros colegas.

LEA MÁS: