Venom es uno de los antagonistas más populares del Universo Marvel, y quizás merecía una película en solitario. Pero sin duda, su paso al cine tenía que ser jugado como el de Deadpool. El filme de Ruben Fleischer (mediocre director con solo una muy buena película en su haber, Zombieland, y varios fracasos fílmicos) se queda a mitad de camino y no llega a ser todo lo oscura y terrorífico que debería.

Eddie Brock (Tom Hardy) es un periodista que descubre como una empresa está ejecutando secretamente experimentos ilegales en seres humanos y realizando pruebas que involucran formas de vida extraterrestres y amorfas conocidas como simbiontes. Durante una visita furtiva a la central, el reportero quedará infectado por un simbionte. Comenzará entonces a experimentar cambios en su cuerpo y escuchará una voz interior, la del simbionte Venom, que le dirá lo que tiene que hacer.

Alejada también de las modernas historias del MCU, el filme parece salido de la década del noventa, con malos efectos digitales, chistes rancios y un guion carente de matices. Hardy luce perdido, y parece difícil que vuelva para una secuela, ya que el filme es un paso atrás en su interesante carrera.

Rowan Atkinson, el mítico Mr. Bean, retoma otro de sus personajes famosos en Johnny English 3.0 que también llega a los cines este jueves.

Esta franquicia intenta parodiar a James Bond (aunque por la manera de moverse del protagonista también hay cierta inspiración en el francés Closeau)

En esta tercera entrega English debe capturar al responsable de un ciberataque que ha desvelado la identidad de todos los espías del país. La duración, 88 minutos de metraje, hacen de esta comedia un pasatiempo que se disfruta de manera ligera. Hay obviamente mucho humor físico (especialidad de Atkinson), una atmósfera british cautivante, cameos de veteranas estrellas del cine inglés y un contrapunto hilarante entre las nuevas tecnologías y los artilugios analógicos del agente secreto. Obviamente el filme es recomendable para aquellos que disfrutan con el histrionismo y plasticidad facial del comediante.

También llegan a las salas del país la película de República Checa El intérprete, la cinta animada rusa Animales en apuros y los filmes nacionales independientes Eterno paraíso, Atrevidas y El tiempo compartido.

SEGUÍ LEYENDO