El verdadero origen de la pelea de Dalma y Gianinna con las hermanas de Diego Maradona: dinero, recelos y traiciones

Las diferencias entre Ana María, Kity, Cali, Lili y María Rosa se remontan a hace décadas cuando las hijas del Diez aún no habían nacido y tendrían su origen en Claudia Viallafañe

Los hermanos Maradona
Los hermanos Maradona

“Dalma y Gianinna son irrespetuosas y nos tratan mal”, dijeron el domingo por la noche las hermanas mayores de Diego Maradona, Ana Martía, Rita Kity y Claudia Cali invitadas el ciclo Debo decir, a ellas se le suman Elsa Lili y María Rosa, que no estuvieron en el programa. Ellas y las hijas que el astro deportivo tuvo con Claudlia Villafañe llevan años de distancia, y sus conflictos se remontan a la época en la que Diego jugaba en Italia.

Aunque las diferencias entre las hermanas del Diez y su ex cuñada y sus sobrinas se remontaría a décadas, las mujeres recién decidieron abandonar el bajo perfil en el 2018, cuando Kity, Lili y Ana se sentaron en le piso de Intrusos y develaron detalles de la interna familiar. Hasta ese momento habían mantenido el silencio “por respeto” a su hermano pero en aquella oportunidad “explotaron”, según dijeron.

Fue entonces cuando comenzaron a contar anécdotas de cuando Villafañe y Diego vivían en Nápoles: “Nosotros éramos (para ella) la familia pobre, y lo hacía notar. Íbamos a comprar en Italia: ella se compraba todo, y para nosotras nada porque éramos el agregado. Claudia era una persona delante de la gente, y con nosotras era otra. A mí (dice Lili) me hizo las mil y una en Italia. Un día Diego me dio un cheque para que fuera a comprar ropa, pero Claudia vino a las tres de la mañana y me sacó el cheque. Para ella, lo primero es el dinero: Claudia te dona un riñón, pero no dinero. A mí no me trataba bien. Y la plata era de mi hermano, no era de ella”.

Las hermanas de Diego Maradona con Matías Morla
Las hermanas de Diego Maradona con Matías Morla

Sobre aquella época, también habían recordado que ellas no sabían sobre la relación entre Diego y Cristiana Sinagra. “Nunca la traicionaos a Claudia ni tapamos a Diego que andaba con ella. Después nos enteramos, antes del Mundial de 86, que había nacido un chico”, aclararon. Sobre Diego Junior dieron a entender que su hermano no lo reconocía por la influencia de quien era su mujer: “En Navidad él lloraba y no se sabía por qué. Y era por ese hijo, que él extrañaba. Fue ella la que siempre se lo negó a las hijas, y le decía a él que no lo reconociera”.

Además, habían asegurado que la ganadora de Masterchef Celebrity había estafado a su hermano con el apoyo de Cóppola: “Lo escuché detrás de una puerta, ellos no le pagaban al fisco (italiano): se lo repartían entre ellos, y a Diego le decían que le pagaban. Ahora se están enterando los tres, Diego, Claudia y Cóppola, porque esto nunca lo dije”.

En aquella oportunidad, también se quejaron porque ni Claudia ni Dalma ni Gianinna, como lo había expresado Diego dolido varias veces, iban a ver a Doña Tota cuando esta estaba enferma. Es que aunque los conflictos comenzaron con Villafañe cuando las chicas aún no habían nacido, para las hermanas del ídolo, “son iguales a su madre” y explicaron: Están influenciadas y criadas por Claudia, las hizo a su manera. Les importa más la plata que el padre. Gianinna es la que más se parece a Diego, en todo sentido. Ninguna de las dos es cercana a nosotras. Desde que falleció nuestro padre, hace tres años, que no las vimos más. A mi papá sí lo querían, porque decían que era el único que siempre iba a verlas y las llevaba a la plaza”.

Diego y Claudia con Dalma y Gianinna
Diego y Claudia con Dalma y Gianinna

Hace tres años, en diálogo con Jorge Rial las hermanas pidieron que Diego pueda estar reunido con sus cinco hijos, Diego Junior, Dalma, Gianinna, Jana y Dieguito Fernando, deseo que no pudo concretarse.

En ese momento, el conflicto entre las hermanas de Pelusa y las hijas empezó a sonar luego de que él no fuera al casamiento de Dalma, entre otras cosas dolido porque ella no visitaba a su familia paterna. María Rosa (Mary) y Claudia (Cali) habían ido a la boda, aunque no mantenían una relación cotidiana con la mamá de Roma, mientras que el resto de las hermanas decidieron no estar.

Tras la muerte del ídolo el pasado 25 de noviembre, las mujeres se quedaron con el patrocinio de Matías Morla y ocuparon hasta abril la casa de Villa Devoto que pertenecía a Don Diego y que estaba a nombre de Diego, por lo que ahora está en sucesión.

“Nosotros no estamos en contra de ellas (de Dalma y Gianinna), ellas están en contra de nosotras, no sé por qué, que hablen ellas y digan... Ellas no serían nada si no fuera por su padre; si eran hijas de Juan Pérez, ¿quién las iba a tener donde están?”, dijo Ana hace unos meses y aclaró: “Mis hijos y los hijos de mis hermanas no viven de Diego. Él era generoso, nos regalaba algo, nosotros no vivimos de él nunca, jamás”.

Foto 1: Diego y Claudia con Dalma bebé y  Doña Tota - Foto 2: un joven Diego con sus papás y sus hermanos menores - Foto 3: Diego con sus hermanos Lalo y El Turco en Argentinos
Foto 1: Diego y Claudia con Dalma bebé y Doña Tota - Foto 2: un joven Diego con sus papás y sus hermanos menores - Foto 3: Diego con sus hermanos Lalo y El Turco en Argentinos

Gran parte del enojo de ellas contra sus sobrinas radica en que, según aseguran, las chicas no visitaban a su papá cuando estaba mal: “Nosotros solos lo veíamos, preguntale a las hijas a ver cuándo lo vieron… Nunca nos encontramos con ellas. Jana sí estaba y Verónica (Ojeda) iba con su hijo”. Luego, Ana aclaró que en marzo pasado tuvo un encuentro con Diego, pero después solo hablaban por teléfono debido a la pandemia y a que es una persona de riesgo. Antes de su muerte, las hermanas lo vieron cuando estuvo internado en la Clínica Olivos. “Estuvimos todas ahí. La ultima de mis hermanas que lo vio fue Kitty. Nosotros lo vimos en el sanatorio, después de la operación. Hablamos del amor que le teníamos, el cariño, el respeto que le teníamos. Nosotros sí le teníamos respeto”, finalizó.

Luego del paso de Ana Martía, Rita Kity, Claudia Cali por el ciclo de Luis Novaresio Dalma y Gianinna hicieron un vivo en sus redes sociales con su madre para defender su postura. “Cuando una persona forma una familia, sería espectacular que esos ocho hermanos entiendan que esa persona formó su familia. Hay algo que sucede. Son ocho hermanos y van formando familias”, dijeron.

La mamá de Benjamín además compartió capturas de una pelea que tuvo con su tía Cali durante el último cumpleaños de Diego, en el que ella le pedía ayuda ya que no había visto bien a su papá. “Después de irme de La Plata, las llamo contándoles la situación que estaba viviendo mi papá antes de que lo lleven a la cancha de Gimnasia. Les pido por favor que me acompañen y así lo podíamos ayudar. Me dicen que sí”, escribió Gianinna sobre el diálogo que había tenido con su tía por ese entonces. “Y ahí la decisión final de no acompañarme ¡Gracias! No podría imaginarme dejar sola a mi sobrina. Menos referirme a ella como la hija de Dalma ¡Enorme diferencia!”.

SEGUIR LEYENDO: