El motivo familiar y de salud por los que Naiara Awada renunció al Bailando en 2017: “Mi papá estaba muy mal”

La hija del actor Alejandro Awada contó por primera vez qué la llevó a bajarse del certamen conducido por Marcelo Tinelli

Naiara Awada contó por qué renunció al Bailando en 2017 (Video: "Vino Para Vos", KZO)

En la edición 2017 del Bailando por un Sueño, el formato estrella de ShowMatch (El Trece) por aquel entonces, Naiara Awada se destacaba por su desfachatez para opinar y sus cruces con el jurado, plagados de comentarios sin filtro. En aquel momento su tía, Juliana Awada, era la primera dama de la Argentina, por lo que cada una de las “previas” de Naiara incluía su mirada sobre la coyuntura y el andar trastabillante del gobierno de Mauricio Macri.

Mi papá Alejandro es cero crítico, todo lo que haga yo está bien. La única vez que me criticó algo fue por mi participación en el Bailando”, dijo Naiara en una entrevista con Tomás Dente en el marco del programa Vino Para Vos (KZO). “Me decía: ‘No hables de política, no hables de la familia’”, recordó.

Si bien el andar de Naiara por el certamen fue irregular, superaba las galas de eliminación. Hasta que, de un momento a otro, decidió renunciar al certamen. “Lamentablemente tuve un pico de estrés motivado por mis exigencias, mis presiones… Esto hizo que tenga que tomar esta decisión. Esta situación me excedió por completo y tuve que priorizar mi salud”, dijo Awada en su cuenta de Twitter tras haber tomado la decisión, en septiembre de 2017.

Naiara Awada y su papá Alejandro Awada
Naiara Awada y su papá Alejandro Awada

Ahora, tres años y monedas después, la actriz decidió revelar los motivos reales que la alejaron del popular concurso protagonizado por famosos. “Desaproveché mucho esa oportunidad, que era LA oportunidad, pero no me la pude bancar. Y lo peor de todo es que Marcelo (Tinelli) y LaFlia nunca supieron el real motivo. Pensaban que yo tenía un pico de estrés y seguro decían: ‘Qué tonta, ¿cómo vas a renunciar por eso?’. Y yo había tenido ataques de pánico, de ansiedad heavy”, graficó.

Fue un hecho aislado de crisis de ansiedad y pánico que me sobrepasó. Y no pude. Y nadie sabía el por qué, porque yo tenía que estar muda”, agregó.

La raíz del ataque de pánico sufrido por Naiara tenía que ver con un momento complicado por el que estaba atravesado su padre, el actor Alejandro Awada: “El estaba muy mal en ese momento y yo no lo podía contar. Porque si yo abría la boca no es “papá Raúl’: era Alejandro Awada, hermano de Juliana Awada y toda la prensa se iba a enterar”, dijo. Y contó cómo eso repercutió en su salud: Cuando uno se guarda las cosas, te explotan en el cuerpo. Yo me guardé meses que mi papá estuviera mal. No quiero dar detalles porque son temas de él, pero estaba mal, mal, con una depresión muy grande”, explicó.

Naiara Awada en el Bailando 2017, junto a su compañero Jorge Moliniers
Naiara Awada en el Bailando 2017, junto a su compañero Jorge Moliniers

Por aquellos días, la rutina de Naiara, según contó, consistía en ensayar, participar del certamen y visitar a su padre en el hospital. Y ese trajín, la desgastó: “Él no estaba bien alimentado por la depresión, entonces se agarró una neumonía por las defensas bajas y terminó en el hospital. Todo esto yo no lo podía contar. Iba a bailar y mi mamá estaba de viaje y mi papá estaba mal y no podía irme a ver al Bailando. Yo estoy segura que si no me hubiera ido a ver. Yo me tenía que bancar que la gente dijera: ‘No la va a ver porque está avergonzado’. Y estaba mal de salud. Y yo lo cuidé y puse la espalda por él. Y no lo conté porque prefería que piensen: ‘Qué tarada, tiene estrés’, a que se supiera algo”, dijo.

Para mí está bueno contarlo hoy, porque pasaron tres años y es liberador”, agregó Naiara. “Y también que si alguna vez Marcelo ve esto, que sepa que estoy eternamente agradecida. Y si el día de mañana si me vuelven a convocar voy a estar feliz de estar”, sumó. Por último, volvió a remarcar que los motivos de su renuncia, lejos estaban de un pedido de la “familia presidencial” de aquellos años: “Dijeron de todo, que no me gustaba el programa, que Juliana me había pedido que me baje. Jamás nadie de mi familia me dijo nada. Me hubiera encantado seguir, pero tenía a mi papá en el hospital con una neumonía severa. Para una nena de 23 años, era imposible sostenerte así”, cerró Naiara.

SEGUIR LEYENDO: