(Crédito: Santiago Giardino)
(Crédito: Santiago Giardino)

Agujas e hilo en mano, los participantes ya están listos para la tercera temporada de Corte y Confección. Andrea Politti, también y adelantó a Teleshow algunos detalles de la nueva entrega del reality de diseño y costura que se emite todas las tardes por El Trece. Además, contó los tips de moda que aprendió en un año en el programa y aseguró que “todos pueden vestirse y verse bien, no importan los talles y las edades”.

Para darle inicio a esta tercera temporada, por primera vez se hizo el casting en vivo, lo que le permitió a los postulantes -más allá de que no hayan quedado seleccionados para la competencia- mostrar sus habilidades frente al jurado y al público: “Me parece interesante, para estimular a que la gente participe. Es una ventana enorme para todos los que ven, marcas, diseñadores”, reflexionó la conductora.

(Crédito: Santiago Giardino)
(Crédito: Santiago Giardino)

Este lunes, a las 15.45 los participantes se medirán en un nuevo desafío, con la incorporación de Elsa Serrano como tercer jurado. La modista se sumará a Verónica de la Canal y a Benito Fernández. ¿Cómo será ella con los concursantes? “Ella me encanta. Es una mujer que sabe mucho de costura, tiene experiencia y es una gran diseñadora. No sé si será buena o mala, pero sincera seguro. Tiene la simpleza de decir ‘me gusta’ o ‘no me gusta’ desde un lugar sincero y eso suma”.

Además, habrá jurados y modelos invitados y reportajes. Matilda Blanco será la jefa del taller, en el que los postulantes tendrán 90 minutos para resolver un diseño. Pero este año, el jurado además evaluará otros aspectos, como el maquillaje y el peinado de los modelos, que deberá guardar equilibrio con la indumentaria.

Van a buscar un diseñador integral, se va a complicado cada temporada, la exigencia es cada vez mayor”, agregó Andrea, orgullosa de formar parte de LaFlia y de un programa “que va a la tarde pero tiene novel de prime time”.

—¿Qué cosas relacionadas con la moda aprendiste haciendo este programa?

—Me cambio la mirada. Ahora veo todos los defectos de la prenda, si está bien hecha o no. En cuanto a la moda me doy cuenta de que es una expresión de lo que uno siente y de los estados anímicos, no te vestís de un color por por casualidad.

—¿Y algún tip de moda que te lleves de Corte y Confección?

—Soy militante de que todos podemos vestirnos bien, no importan los talles y edades. Hay un prejuicio social que el que es delgado le queda todo bien, esa mirada tiene que cambiar, a todos nos puede quedar bien, la belleza se mide según el parámetro de moda social y no tendría que ser así, cada uno tiene su encanto. Y en cuanto a la manera de vestir, está bueno poder jugar con la creatividad. Capaz no tenes plata, porque la ropa esta muy cara, pero si tenes cierta habilidad... Con muy poco se puede estar bien. Hay que ponerle onda para sentirse bien uno y darse cuenta que si uno tiene una habilidad, puede tener un oficio también.

—Y de costura, ¿sabés?

—No me siento con habilidad, hice ruedos en la etapa escolar, me daba cuenta que lo podía hacer, pero...

—Más allá del diseño y de la costura, la gente mira el programa por la competencia y el reality, ¿cómo manejás las emociones de los participantes?

—Lo importante es lo que va sucediendo, a veces es la presión que hace que el participante esté vulnerable. Yo trato de medir entre lo que es contención y que a la vez, si se enojo, se enojo, sigamos adelante, es como la vida.

—Y después de un programa diario, ¿queda tiempo para la Andrea actriz?

—Tiempo no hay pero siempre se puede hacer teatro, empezar a trabajar, en general trato de estar conectada, leer y buscar. Esté o no trabajando, la actriz es, vive y respira siempre. Cuando sos actor tenes una mirada distinta, es tu vocación.

—Hace ya casi dos décadas que conducís, ¿te sorprendió esta faceta?

—Descubrí este rol y es una vocación. Es una puerta más que se abrió ante mi propio asombro, porque tenía un prejuicio. Conduzco hace años pero fui cambiando la temática, tengo una personalidad que me gustan los desafíos y aprender.

SEGUÍ LEYENDO