Alberto Fernández con Allan Thygesen, presidente de Google para América, Fernando Peirano, de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, y Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos, Pablo Beramendi, director general de Google Argentina, y Eleonora Rabinovich, gerenta de Políticas Públicas y Asuntos Gubernamentales de Google Argentina
Alberto Fernández con Allan Thygesen, presidente de Google para América, Fernando Peirano, de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, y Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos, Pablo Beramendi, director general de Google Argentina, y Eleonora Rabinovich, gerenta de Políticas Públicas y Asuntos Gubernamentales de Google Argentina

El presidente Alberto Fernández se reunió esta mañana en la Casa Rosada con Philipp Schindler, vicepresidente de Ventas Globales de Google. Del encuentro también participaron el economista Fernando Peirano, de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, y Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos; así como Pablo Beramendi, director general de Google Argentina, y Adriana Noreña, vicepresidente de Google para Hispanoamérica.

El mandatario argentino propuso a Schindler que Google se sume al programa que se va a impulsar desde la nueva administración para dirigir la inversión de la pauta publicitaria del Estado en contenidos educativos.

A su vez, Fernández destacó la posibilidad de que en un celular “uno pueda tener toda su biblioteca” y celebró “las iniciativas de Google en temas de políticas de género”, según informaron desde Presidencia.

En la reunión también se habló acerca de todo el trabajo que viene haciendo Google en estos 12 años en el país, así como de los principales proyectos enfocados en habilidades digitales, apoyo a pymes y diversidad e inclusión, según dijo a Infobae un vocero de la compañía.

Hace una semana, en el marco de una conferencia de prensa que ofreció la empresa tras el evento Google for Argentina, Beramendi reconoció que el gigante tecnológico estaba considerando expandir su apuesta a nivel local. “Estamos evaluando cómo participar en la economía del conocimiento, teniendo en cuenta la posibilidad de generar ventajas competitivas. Hoy no tenemos una definición pero sí estamos en etapa de evaluación”, dijo luego de ser consultado por este tema.

Alberto Fernández saludando a Philipp Schindler, vicepresidente de Ventas Globales de Google (Foto: Presidencia)
Alberto Fernández saludando a Philipp Schindler, vicepresidente de Ventas Globales de Google (Foto: Presidencia)

Cabe destacar que la ley de economía del conocimiento (Ley 27.506), reglamentada en octubre de 2019, dispone la creación de un Régimen de Promoción y establece reducciones e incentivos fiscales para empresas de software, informática, biotecnología, servicios profesionales exportables e industrias del entretenimiento y creativas, entre otras.

Según esta norma, las empresas podrán acceder a los beneficios cuando al menos el 70% de la facturación anual se genere en una de las actividades antes mencionadas.

Si bien Google no dio más precisiones sobre lo que se habló en la reunión, ayer trascendió que la participación de la compañía en la economía del conocimiento sería uno de los temas que se hablarían en el encuentro. El hecho de que hayan dialogado de “proyectos enfocados en habilidades digitales” deja entrever que el tema estuvo presente en la charla.

De hecho, Beramendi anticipó en la conferencia de prensa de la semana pasada que Schindler llegaría al país para visitar su filial local y analizar de cerca los servicios que ofrece Google Argentina para otras partes del mundo, como por ejemplo los servicios legales y financieros para otras filiales de América Latina y Canadá, así como soporte para clientes, y trabajos en el área de marketing, comercial y recursos humanos.

La ley de economía del conocimiento busca propiciar el desarrollo del área de la tecnología ofreciendo ventajas competitivas. En este sentido, la norma contempla que las empresas obtengan, por cada uno de sus trabajadores en relación de dependencia, una retracción que abaratará el “costo laboral”.

También se contempla la adición de un bono de crédito fiscal transferible por única vez, equivalente a 1,6 veces el monto de las contribuciones patronales que hubiera correspondido pagar.

Los incentivos impositivos incluyen estabilidad fiscal, reducción y devolución de contribuciones patronales y reducción de la alícuota de impuesto a las Ganancias. En relación a esto último, los beneficiarios quedarán alcanzados en la alícuota reducida del 15%, en la medida en que mantengan su nómina de personal en los términos y condiciones que establezca la reglamentación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: