En 2014, el actor, guionista y productor Esteban Menis creó "Eléctrica", una serie pensada para internet. Con presupuesto de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), llevó adelante su proyecto, donde actúan también la actriz Paula Grinszpan, el actor Iair Said y el dibujante Liniers. La serie tiene dos temporadas y un especial de Navidad. Se puede ver desde un3.tv o YouTube.

A diferencia de muchos youtubers o instagramers que llegan al teatro para presentarse ante sus audiencias, con monólogos, música o performances, en algunas ocasiones más espontáneas, "Eléctrica", luego de varios meses de ensayo, es la primera serie web que llega a calle Corrientes. El trío de actores Menis-Grinszpan-Said se presenta con una obra de una hora de duración en el Metropolitan Sura (av. Corrientes 1343), todos los sábados hasta el 26 de mayo.

Esteban Menis, creador de la serie “Eléctrica”
Esteban Menis, creador de la serie “Eléctrica”

En una charla con Infobae, Menis explica cómo es el proceso para llevar un fenómeno de nicho (o culto) creado para internet a plena calle Corrientes (y a sala llena).

– ¿Cómo nace Eléctrica?

– Eléctrica nace como una idea de una serie web para internet hace unos cuatro años. Se la comento a un amigo mío que es Liniers, el dibujante, y le empezamos a dar forma, y el canal de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, UNTREF, produce lo que es la primera temporada hace 4 años. Ese es más o menos el germen.

– ¿Cómo se convierten en la primera serie web que llega a calle Corrientes?

– A la serie le fue muy bien, a mucha gente le gustó y a medida que pasa el tiempo, un poco como el vino, algunas cosas van mejorando, y se recicla la gente que lo ve. Nosotros teníamos ganas de seguir filmando, pero se presentó la obra de teatro. Nos pareció que podía estar bien si lo hacíamos bien. ¡Y la estamos haciendo bien! Estamos contentos con lo que estamos haciendo.

– ¿Qué particularidades tienen los personajes?

– Son estereotipos a grandes rasgos: el jefe maltratador, yo, déspota. Es Jonathan Mayer, irónico, sarcástico, acumula poder, vaya a saber para qué. Hay una secretaria (Grinszpan), que es una especie de esclava en toda esta especie de ola de poder de Mayer, una esclava sumisa. Por suerte en la obra lo que tratamos de hacer es mostrar cómo se da vuelta y es lo más lindo. Y después está el meritorio (Said), el ayudante que siempre trabaja pensando que algún día va a tener más sueldo. Es un modelo de roles que se puede traspolar a distintos ámbitos.

– ¿Es distinto escribir y actuar para teatro que para internet?

– Es distinto porque son diferentes lenguajes. La idea, al llevarlo al teatro, fue sacar todas las pantallas y no hacer ese juego que a veces hacen algunas obras o programas televisivos exitosos que, cuando están en el teatro, replican lo mismo. Esto es un juego teatral, es importante el vivo, las risas. El timing es otro, la edición no existe. Por eso hay tantos meses de ensayo.

– ¿Cómo es el proceso de creación y desarrollo de una serie web?

– Yo pienso que lo principal, siempre, en cualquier formato, es una buena idea. Creo que lo que falta en general son buenos guiones. Por desidia, no diría por falta de talento, sino por una cuestión cultural de trabajo, de salir a filmar con lo que se tenga. A mí me parece que es mucho mejor trabajar el guión y la idea. En general, los buenos guiones van a tener más sustento y se van a defender mejor en un rodaje, que es lo que pasa.

– En 2014, había más presupuesto para este tipo de contenidos, ¿cómo está la situación hoy?

– Todo aumenta y hay menos presupuesto para las series. Es tremendamente y trágicamente paradójico.  Aun así, hay presupuestos en algunos lados. Hay que ser ingenioso. Yo escribo pensando en cuánta plata tengo. Es el método más realista que mejor me funcionó. Saber cuánto cuesta, cuántas jornadas voy a tener y a partir de ahí puedo escribir un poco más tranquilo. No es el ideal pero es el más pragmático.

– ¿Es posible ver la obra de teatro de "Eléctrica" sin ver la serie?

– Sí, es re posible y de hecho mucha gente lo está haciendo. También es posible, y es más fácil quizás, tomarse 15 minutos, entrar a YouTube, poner "Eléctrica, capítulo 1", verlo  y después ir al teatro. Pero la obra está concebida para los que vieron y los que no vieron.

– Estudió en el Pellegrini, lo siguen muchas personas en las redes sociales. Pasó del Pellegrini a ser algo así como influencer, ¿qué le sucede con eso?

– No aguanto la risa. La palabra influencer es tan complicada… Sí, soy perito mercantil, fui al Pellegrini. Mis amigos son dueños de empresas o gente como súper talentosa para los negocios. Es otro palo, yo fui al colegio porque quería seguir con mis amigos. La verdad es ésa. Cuando terminé y no aprobaba matemática, un profesor me dijo "si nunca te vas a dedicar a esto, te apruebo", y fue así. Lidio con eso. Lo de influencer, no me hago cargo porque realmente siento que no es así. En todo caso cambiaría la palabra por cierta credibilidad on line o cierta reputación on line, como dicen algunos. Si yo te recomiendo a vos una película y ves lo que yo hago, y te gusta, y tenemos buen feeling, vas a pensar que esta película eventualmente te puede gustar.

La serie “Eléctrica” se viralizó en redes a través de memes y ahora llegó a la calle Corrientes
La serie “Eléctrica” se viralizó en redes a través de memes y ahora llegó a la calle Corrientes

– Pero es muy viral…

– La otra vez me mandó un amigo algo que había llegado a México. A mí me gusta el humor. Me parece que es una herramienta para sobrevivir a la catástrofe cotidiana y para reinventarse. Pienso que cuando haces las cosas de la mejor manera, siendo honesto, eso eventualmente se puede replicar. Después tenemos que lidiar con los 6.000 millones de influencers (risas) cuyo contenido es un "no pasa nada". No hay nada nuevo. Está buenísimo también. Es la democratización de las redes. Vos seguís a quien queres y nadie te obliga a nada. Si alguien me dice "no publiques esto, no comentes esto", pasa directamente a un unfollow.

SEGUÍ LEYENDO: