Hoy se conocerá la sentencia contra el ex cura Carlos José, acusado de abuso sexual

Tras permanecer tres años y medio en prisión preventiva, el religioso escuchará el fallo de los jueces

Luego de un proceso largo, hoy se conocerá la sentencia contra el ex sacerdote Carlos Eduardo José, acusado “abuso sexual gravemente ultrajante triplemente agravado” contra una alumna del colegio parroquial que dirigía en la localidad bonaerense de Caseros.

Según la investigación, el hombre habría agredido sexualmente a la víctima en varias ocasiones durante un plazo que comprende entre sus 12 y 21 años, por lo que la causa fue elevada a juicio oral y público.

Tras permanecer tres años y medio en prisión preventiva, el religioso escuchará el fallo de los jueces del T.O.C N° 2 de San Martín, Raúl Luchelli Ramos y Mónica María Carreira, en una audiencia que está prevista que comience a las 11:30 de este martes.

El ex cura se encuentra detenido desde julio de 2017 por haber permanecido prófugo una semana, donde se comprobó que estuvo escondido en un seminario, por lo que la Justicia le denegó sucesivos pedidos de excarcelación o arresto domiciliario.

El propio sospechoso se entregó en los Tribunales de San Martín luego de que el juez de instrucción Mariano Porto ordenara su captura y detención a pedido de la fiscal de Delitos Sexuales de ese distrito, Mariana Piwarczuk.

El acusado llegó a juicio por “un hecho que sucedió en un período de tiempo comprendido entre 1999 y 2008”, y la denunciante es una joven que concurrió al establecimiento educativo que José dirigía, el Instituto San José Obrero. Asistió a ese lugar hasta el segundo año de secundaria, cuando decidió cambiarse de colegio pero sin poder perder contacto con el sacerdote, que seguía concurriendo a su casa como amigo de la familia.

Héctor Silveira, uno de los abogados de la víctima, había adelantado antes de los alegatos que iban a pedir como condena para el ex cura “un máximo de 20 años, por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la condición de sacerdote y ser tutor del colegio”.

El Instituto San José Obrero, actualmente llamado San Francisco Javier, donde habrían ocurrido los abusos
El Instituto San José Obrero, actualmente llamado San Francisco Javier, donde habrían ocurrido los abusos

Luego de que se conociera la causa en su contra, el acusado les escribió una carta a la madre de la víctima en la que les aseguró que nunca tuvo “mala intención”, sino que fue “quizás demasiado cariñoso” con la niña, “como ella también era” con él.

“Nunca estuve a solas con ella, en la parroquia siempre estábamos con algún animador o catequistas y otros chicos. Cuando salía con ustedes, vos estabas presente. Quizás pude ser imprudente jugando con ella, pero nunca con mala intención”, sostuvo el religioso.

Para el sospechoso, toda la investigación se debía a que “hay profesionales que escarban y hacen ver abuso donde no lo hay”, y destacó que la menor de edad siempre lo “recibía con alegría” cuando iba a su casa.

“El año pasado, como tantas y tantas veces, cuando hablamos por teléfono me dijo que me quería mucho. Tan malo no debía ser. Siempre fueron ustedes muy especiales para mí. Jamás los lastimaría”, remarcó.

La chica necesitó muchos años de terapia psicológica para asumir lo que había vivido con el entonces cura y animarse a denunciarlo. Incluso, según contó su madre tiempo atrás, tuvo que abandonar la facultad. “Cuando me llevaba a confesar me hacía sentarme en su pierna y ponía su mano en mi zona”, le reveló la joven a la fiscal Piwarczuk.

Su declaración coincide con la de otra ex alumna que también habría sido agredida sexualmente; ambas dicen que muchos de los abusos se daban en la pileta del colegio: “Me acuerdo que él me agarraba con el motivo de enseñarme a nadar y por debajo del agua me manoseaba”, aseguró esta otra denunciante.


SEGUIR LEYENDO:



Últimas Noticias

MAS NOTICIAS