Violencia en el Conurbano: un efectivo de la Policía de la Ciudad fue baleado en una mano al resistirse de un robo

El hecho ocurrió en la madrugada del miércoles en San Justo. El oficial sufrió una fractura expuesta en una de sus manos a causa del disparo. Los otros casos que tuvieron a policías fuera de servicio como víctimas

La calle donde se produjo el forcejeo en el que resultó herido el policía
La calle donde se produjo el forcejeo en el que resultó herido el policía

Un policía de la fuerza de la Ciudad de Buenos Aires fue baleado en una mano y sufrió una fractura en uno de sus dedos después de intentar resistirse a un robo en su vivienda de la localidad bonaerense de San Justo.

El hecho ocurrió durante la madrugada del miércoles en la calle Guatemala al 4900 cuando, el efectivo, con rango de mayor, se preparaba para salir de su casa en dirección a la Comisaría Vecinal 10B del barrio porteño de Versalles.

Justo cuando estaba por ingresar a su vehículo particular, fue sorprendido por un delincuente que se supone actuaba solo, sin un cómplice a la vista. El ladrón le exigió al efectivo que le entregara todas sus pertenencias y en ese preciso momento se inició un forcejeo.

Durante la pelea cuerpo a cuerpo, el ladrón efectuó un disparo con el arma que portaba para cometer el delito y el proyectil impactó de lleno en la mano del policía. El agente herido quedó tendido en el piso, mientras que el delincuente salió de la escena corriendo. Se llevó su arma consigo.

A raíz del disparo, el mayor sufrió una fractura expuesta del dedo índice de la primera y segunda falange del dedo índice de su mano derecha, por lo que tuvo que ser trasladado a un hospital de San Justo para someterse a una cirugía menor.

Por su lado, el delincuente logró fugarse y por el momento no fue hallado por la Policía Bonaerense. Se estima que en el transcurso del miércoles se revisarán las cámaras de seguridad de la zona para intentar al menos identificarlo por su vestimenta. También se tratará de analizar la dirección en la que se escapó, de cara a potenciales entrevistas a vecinos que lo pudieron haber visto o reconocido durante su fuga.

La causa quedó en manos de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 3 del Departamento Judicial de La Matanza, cuyo titular, Gastón Bianchi, ya ordenó diversas medidas para tratar de hallar al delincuente que efectuó el disparo.

Junio pasado: disparos en Longchamps.


Los episodios entre policías fuera de su servicio y delincuentes que intentan robarles se transformaron en una noticia cada vez más cotidiana en las últimas semanas en la Argentina. El último fin de semana, el sargento de la Policía Federal Claudio David Gutiérrez mató a un ladrón que le quiso robar con su arma delante de su hijo de siete años.

El hecho ocurrió el sábado cerca de las 22.30 en San Francisco Solano. El efectivo había salido de su domicilio con su hijo a bordo de su auto, un VW Gol cuando se le cruzó por delante un auto Chevrolet, del que descendieron cinco delincuentes.

Cuando los ladrones se prestaban a robar el vehículo, el sargento dio la voz de alto. Luego se produzco un feroz tiroteo, que terminó con un delincuente mayor de edad muerto. Se secuestró un arma Bersa Thunder .9 mm.

Pocos días atrás, en el mismo distrito bonaerense ocurrió un hecho similar. Un policía retirado fue abordado por tres delincuentes con fines de robo, cuando se dirigía a su casa. Sin embargo, se resistió a los tiros y logró evitar el robo. Así, la Justicia investiga si un joven que murió en un hospital de la zona, de un balazo en una pierna, era uno de los ladrones que participó en el hecho.

El hecho ocurrió en el cruce de las calles 844 y 886, cuando el ex mayor de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, de 56 años, se dirigía hacia su casa en su bicicleta.

En ese momento, el hombre fue interceptado por tres jóvenes que comenzaron a exigirle que les entregara el rodado y, de acuerdo a lo que relató al radicar la denuncia por robo en la comisaría 4ª de San Francisco Solano, oyó que uno de los delincuentes le dijo a otro “tirale, tirale”.

Ante esa situación, el efectivo retirado con grado de mayor extrajo una pistola Taurus calibre 9 milímetros que llevaba consigo, disparó tres veces hacia los asaltantes para evitar que le robaran y escapó del lugar sin que le llegaran a sustraer ningún elemento.

Con información de Télam

Seguí leyendo:

Horror en Guernica: mataron a una mujer y arrojaron su cuerpo a una zanja dentro de una bolsa

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos