Las escuchas y el guión de mentiras de los estafadores gitanos que le robaron $50 millones de pesos a ancianos

La banda operó en Rosario durante cuatro meses: se le atribuyen más de 40 hechos donde engañaron a jubilados para llevarse efectivo y alhajas. Entre sus guiones, aseguraban ser parte de la producción del programa de Susana Giménez. Hay once detenidos. Dos de ellos están prófugos

Escucha a banda gitana de estafadores de Rosario


-¡Hola, tía! ¿Cómo andás?

-Bien, mi amor.

-Ayer te estuve llamando, ¿no estabas?

-Estoy en la cama todavía.

-¿Sabés quién te habla?

-¡Eduardo!

-Ah, ¡menos mal que te acordaste!.

El falso sobrino entonces comienza el cuento. Le pregunta a su tía, una mujer de un suburbio de Rosario, de más de 80 años de edad, luego de un poco de charla superficial, si recibió alguna carta en estos días, una carta “del Banco de la Nación”. “Uy, ¡qué cagada! ¡No estás enterada de nada, entonces!”, le asegura. Entonces, el falso sobrino hace el anuncio oficial: un nuevo corralito. “A partir de la tarde de hoy, la plata que circula por la calle no circula más, pierde el valor. Mañana hay que cambarlos por billetes nuevos, pero a la gente le van a descontar un 50 por ciento”, dice. La tía cae de a poco. Entonces, el sobrino Eduardo lanza la trampa: un falso trámite, la solución para que no pierda su dinero.

La familiaridad parece total. Eduardo incluso dice que los “dólares” dejaban de circular también. Le preguntó a la mujer qué billetes tenía. Eduardo, ansioso, comenzó a preguntar, le reiteró el escenario apocalíptico, aprovechó cada desliz de información de la mujer para continuar su cuento. La tía no sabe. Eduardo se pone ansioso.

-Billetes de cien dólares, ¿tenés?

-Veinte tendré.

La tía desconfía, dice que “hay mucha gente robándole a los viejos”. El falso sobrino se ufana: “¿Pensás que yo te voy a cagar? Por lo que más quieras, soy Eduardo”.

La tía corta. Tuvo suerte. Eduardo, que no era Eduardo, luego fue detenido. Esta semana, el hombre, miembro de la comunidad gitana, compareció ante un juez de Rosario en su audiencia imputativa a cargo del Ministerio Público de la Acusación.

Los acusaban, precisamente, del delito de integrar una asociación ilícita dedicada a cometer estafas y extorsiones, cuentos del tío y secuestros virtuales.

Allanamiento a banda de gitanos en Santa Fe


Los fiscales Mariano Artacho y Carlos Covani de la Unidad de Investigación y Juicio los habían investigado durante tres meses con la Brigada N°4 de la Agencia de Investigación Criminal de la provincia. Los secuestros virtuales y cuentos del tío no son nada nuevo, que los cometan miembros de la comunidad gitana tampoco. Hace tiempo que los ladrones y delincuentes comenzaron a atacar por teléfono en vez de en plena calle: un engaño de este tipo implica un botín en efectivo con mínimo esfuerzo y sin disparar un solo tiro, sin sangre derramada, lo que se traduce en una pena más baja en tribunales ante una eventual caída, con una pena a veces en suspenso en vez de cárcel efectiva. Según datos de la Procuración bonaerense, los ardides de este tipo crecieron un 50% en los últimos años en territorio provincial.

En el Código Penal, el engaño duele menos que el asalto, pero en la caja del crimen, rinde mucho más: dólares en mano en vez de un celular manchado con sangre y pólvora. La banda de Rosario, por su parte, llevó el engaño a una industria o un arte. Fuentes del caso aseguraron a Infobae que el cruce de datos reveló la participación de la banda en 42 hechos consumados o intentados, 34 estafas, 8 secuestros virtuales, todos cometidos entre el 28 de febrero y el 21 de junio de este año. En 20 de esos hechos, aseguran investigadores, tuvieron éxito.

La tía tenía razón, de que “hay mucha gente robándole a los viejos”. En esos cuatro meses, la recaudación total de la banda, según la Justicia fue de $50 millones, entre dólares y moneda argentina, además de gran cantidad de alhajas. En ese mismo período, 158 hechos en total fueron denunciados en todo Rosario a las autoridades.

Tenían sus guiones, algunos comunes y repetidos en el auge del cuento del tío durante la pandemia. La historia del falso corralito, o la “llorona” en un secuestro extorsivo inventado. Tenían una variante original, el cuento del contador que pasaría a buscar los billetes, atado al engaño del falso familiar.

Mesa de dinero: parte de lo incautado a la banda en Rosario.
Mesa de dinero: parte de lo incautado a la banda en Rosario.

Tenían su forma favorita de blanquear la plata, la compra de autos de alta gama. También tenían su casting interno, su división de roles. Florencia Sofía T. simulaba ser familiar de las víctimas. Matías H. se encargaba de retirar el botín, se presentaba como el supuesto contador. Diego Roberto T., Lucía del Valle T., Vanesa Paola T., y Vanesa Aldana M. simulaban ser familiares de la víctima.

El primer golpe que se les atribuye fue, literalmente, de oro. Una mujer de 81 años en la calle 3 de Febrero, zona de San Lorenzo, les entregó 400 gramos de alhajas y 35 mil pesos. 9 días más tardes, despojaron a otra mujer de 84 años de 2 mil dólares, 40 mil pesos, relojes, alhajas varias y un medallón de la Virgen de Luján. Ese mismo día, tres horas después, volvieron a la zona de San Lorenzo para atacar a otra jubilada de 84 años: se llevaron 80 mil pesos, sus ahorros. Esperaron unos días y regresaron al ruedo: en el Boulevard Oroño se llevaron otros 70 mil dólares, otra vez una jubilada, su botín más grande en un solo golpe.

Hubo rachas de casi 70 mil dólares en una semana. Esparcían su radio a zonas residenciales como Funes, cobraron en euros. Su tasa de éxito fue elevada, considerando que estos ataques son a mansalva, aleatorios: de 42 hechos, en 22 recolectaron su dinero.

Así, quedaron detenidos. No toda la banda fue encerrada: dos sospechosos están prófugos.

Seguí leyendo:

$50 millones robados en cuatro meses: la fortuna de los “reyes gitanos” que estafaban a ancianos en Rosario

El insólito “cuento del nieto con coronavirus” de un estafador para robarle casi $900 mil a una jubilada de Neuquén

Las estafas aumentaron más de 50%: cuáles son los nuevos “cuentos del tío” de los que se roban los ahorros de la clase media



MAS NOTICIAS

Te Recomendamos