Los investigadores del caso, a cargo de la Fiscalía Federal N°12 de Alejandra Mangano y la división Antisecuestros de la Policía Federal con la firma del juez Claudio Bonadio, cuentan con dos datos clave para empezar a analizar qué sucedió entre las 17:30 del martes, cuando la adolescente se subió a un automóvil en la puerta de su secundaria de acuerdo al testimonio de una compañera, y la madrugada de este miércoles, cuando la hallaron sin vida.

La adolescente, quien fue identificada como Xiomara Méndez Morales, fue secuestrada en Carabobo y José Bonifacio, zona de Flores. Allí se encuentra la Escuela Técnica 18 (nocturna) y el liceo N° 5,  al que acudía la joven.

El frente del colegio de Flores (Foto: Maximiliano Luna)
El frente del colegio de Flores (Foto: Maximiliano Luna)

En la intersección de las avenidas Boedo y Chiclana se produjo el pago del rescate. Fuentes policiales indicaron que los captores habían pedido 30 mil pesos.

Varias horas después, en la madrugada del miércoles, fue hallada en Ituzaingó, en la intersección de Acceso Oeste y De la Guitarra, luego de que la familia de la menor pagara el rescate que le habían solicitado. La propia madre de la menor realizó la denuncia en la ex Comisaría N°40, aseguró que la voz de uno de los captores le exigió 30 mil pesos y cocaína.

La policía acordonó la zona de Ituzaingó en la que detuvieron a los delincuentes
La policía acordonó la zona de Ituzaingó en la que detuvieron a los delincuentes

A medida que avanza el caso, una duda se instaló entre los investigadores: ¿la joven conocía a sus secuestradores? De acuerdo a los testimonios de sus compañeras, la adolescente no habría ofrecido resistencia para subir al auto.

El secuestro de la menor, cuyos padres oriundos de Perú tienen un puesto de venta de ropa en una galería sobre la avenida Corrientes y se dedican a la compraventa de autos usados, no es el único en tiempos recientes en Flores que involucra a una joven.

R., hija de Luis Alberto Rosales Sandoval, "El Gordo Papa", un presunto traficante de la zona de  nacionalidad boliviana, fue interceptada por un grupo de hombres en abril último mientras llegaba a su casa y liberada a la mañana siguiente tras pagar un rescate de 297 mil pesos, un caso investigado por los fiscales Carlos Rívolo y Santiago Marquevich. Kevin Ariel Torres, hijo de Andrés, "El Raba", histórico capo de la barra de Platense con presencia fuerte en el Barrio Mitre de Saavedra, fue detenido y encarcelado por el hecho.

Seguí leyendo: