Xiomara Méndez Morales, una adolescente de 15 años que había sido secuestrada ayer en el barrio porteño de Flores, fue hallada muerta en el asiento trasero de un Fiat Duna rojo que fue interceptado por la Policía Bonaerense en Ituzaingó en un control caminero: tenía un cinturón en el cuello, según aseguraron fuentes de la investigación a Infobae.

De acuerdo con la pista que investiga la división Antisecuestros de la Policía Federal y la Fiscalía Federal N°12 a cargo de la doctora Alejandra Mángano, la joven, vecina de la Villa 1-11-14 e hija de una pareja de nacionalidad peruana –su madre tiene un puesto de ropa en una galería y su padre maneja un remis– fue secuestrada a las 17:30 del martes cuando salía de un colegio secundario ubicado en la intersección de las calles José Bonifacio y Carabobo.

El colegio al que asistía la menor (foto: Maximiliano Luna)
El colegio al que asistía la menor (foto: Maximiliano Luna)

De acuerdo con relatos originados en el colegio, la menor se habría subido por su propia voluntad al vehículo de sus captores. Katherine, tía de la víctima, reveló que una de la personas era conocida de la familia. "Es chofer de la remisería Los Rebeldes", dijo la hermana del padre de la adolescente en diálogo con TN.

El padre de la menor en la zona donde detuvieron a los captores
El padre de la menor en la zona donde detuvieron a los captores

Inmediatamente, su mamá realizó la denuncia en la ex Comisaría N°40 y dijo que recibió un llamado telefónico de la menor. Del otro lado de la línea escuchaba a su hija llorar: un hombre le pidió $30 mil y cocaína para liberarla.

Su tía agregó que desde el celular de la menor enviaron mensajes donde pedía una importante suma de dinero para liberarla.

Entonces se promovió una consulta con la Fiscalía Federal N°12 y se dispuso la intervención de la división Antisecuestros de la PFA, que monitoreó el pago del rescate que se realizó durante la noche en el cruce de las Avenidas Chiclana y Boedo, de esta Capital.

El Fiat Duna de los captores, esta mañana en Ituzaingó.
El Fiat Duna de los captores, esta mañana en Ituzaingó.

A partir de allí, la Policía persiguió el Duna del cobrador y detuvo a los dos delincuentes que estaban en su interior en Ituzaingó, ambos son de nacionalidad argentina. Lo particular del caso es que la joven se encontraba en el asiento de atrás, maniatada y sin signos vitales, con el cinturón en el cuello.

Hugo de la Fuente, director del Centro de Atención Primaria Ramón Carrillo de Ituzaingó, explicó que el cuerpo de la adolescente fue trasladado por personal policial y que tras su arribo se constató que no presentaba signos vitales. "La menor entró fallecida; se intentó resucitación con maniobras de reanimación cardiopulmonar, sin resultados satisfactorios", detalló.

El hallazgo contradice la mecánica usual del delito: en los casos de secuestros extorsivos comunes en el Acceso Oeste no es habitual que la víctima sea trasladada al lugar del pago del rescate. 

Investigadores del caso apuntan que se encontraron dentro del Duna un bidón de nafta, una pistola 9 mm, dinero y precintos para maniatar.

El cuerpo de la menor  mientras tanto, fue trasladado a las 5 de la mañana a la Morgue Judicial en la calle Viamonte para que se le practique la autopsia.

Los detenidos en el suelo tras el hallazgo del cadáver.
Los detenidos en el suelo tras el hallazgo del cadáver.
 

Seguí leyendo: