Fernando Moya, de organizar fiestas escolares y los recitales más importantes de Argentina a promocionar talentos del criptoarte

Es uno de los productores de entretenimientos más conocidos. Fue parte de la organización de los shows de Paul McCartney, The Rolling Stones y Madonna además de obras de Broadway. Ahora incursiona en el mundo cripto desde la convocatoria “NFT Music Project Argentina”

Fernando Moya
Fernando Moya

Es el rey del espectáculo en Argentina. Inició su carrera a fines de la década del 80 con unos amigos del secundario y desde entonces fue parte responsable de las visitas internacionales más importantes: Paul McCartney, los Rolling Stones, Madonna, Elton John, Phil Collins, AC/ DC, Metallica y Lady Gaga, entre otros. También trajo a los teatros argentinos las obras más aclamadas de Broadway como Chicago, Cabaret y Los Miserables (en los años noventa).

En 2004, junto al productor Diqui James fundó la compañía Fuerza Bruta con la que exportó shows a 50 ciudades en tres continentes y en 2010 organizó los festejos por el Bicentenario de Argentina. Además, fue productor y manager de los artistas argentinos más importantes: Mercedes Sosa, Charly García, Fito Páez, Andrés Calamaro y Divididos, y también produjo algunos conciertos de Soda Stereo. De su mano llegaron los shows más arriesgados de Cirque du Soleil (Alegría, en 2010, y Varekai, en 2012, o Corteo, en 2014) y produjo artistas de Disney como la que más convoca al público infantil, Violetta.

Fundó su propia productora en 2001: cuando el país entraba en una de las mayores crisis económicas, él comenzaba a brillar en Londres. Entre 2010 y 2016 fue director de Entretenimientos de T4F (Time For Fun), una compañía brasileña enfocada en conciertos, teatro y otros eventos artísticos en Brasil, Argentina y Chile. Ahora, aggiornándose a los tiempo (y tecnologías) que corren lanzó desde Ozono Producciones “NFT Music Project Argentina”, una convocatoria abierta a músicos, performers, diseñadores de moda y artistas digitales que quieran entrar en el mundo cripto y le contó a Infobae de qué se trata.

Fernando Moya posa delante del afiche de unos de los shows de Fuerza Bruta, su compañía más exitosa que lo llevó a recorrer el mundo
Fernando Moya posa delante del afiche de unos de los shows de Fuerza Bruta, su compañía más exitosa que lo llevó a recorrer el mundo

Me parece importante que la gente crea en estas cosas, en estos proyectos nuevos completamente y que aún no terminamos de comprenderse del todo, como pasó hace unos 5 años con los bitcoins. Con el tiempo a la gente le va a interesar más”, asegura el productor que inició su camino organizando fiestas colegiales sin pensar en el mercado, pero sí seguro de que por allí estaría su futuro. No se equivocó.

El arte y el mundo cripto

Un NFT o “Token no fungible” es definido por el diccionario Merriam Webster como “un tipo especial de token criptográfico que representa algo único. Un token es una unidad de valor que una organización crea para gobernar su modelo de negocio y dar más poder a sus usuarios para interactuar con sus productos. Los tókenes no fungibles no son, por tanto, mutuamente intercambiables”. Esto “contrasta con las criptomonedas como el bitcoin y muchos tokenes de red o de utilidad que son fungibles por naturaleza”, según considera Stan Schroeder, editor del sitio Mashable y especialista en criptomoneda.

En ese mundo comienza a navegar Fernando Moya. “Empezamos a interiorizarnos sobre qué era el criptoarte, vimos que ya se movían algunas cosas y nació en el equipo la inquietud de meterse en el tema, de bucear, de investigarlo y lo vimos como una posibilidad más a futuro. Hoy para nosotros está en un proceso de desarrollo, pero en un futuro estará la posibilidad de acercarle al público música, esculturas, pinturas y todo lo que pueda surgir artísticamente, a través del criptoarte, los NFT”, resume sobre la etapa que comienza a desarrollar casi con la misma intriga y seguridad que tuvo al terminar sus estudios, a finales de los años ochentas, cuando decidió dedicarse a producir espectáculos.

"Los NFT (Token no fungible en su sigla en inglés) son un paso más complejo para desarrollar, llevará más tiempo, pero son más directos en la relación entre el artista y el público", explica Moya
"Los NFT (Token no fungible en su sigla en inglés) son un paso más complejo para desarrollar, llevará más tiempo, pero son más directos en la relación entre el artista y el público", explica Moya

El productor, reconocido como uno de los primeros emprendedores por la manera artesanal en la que creó sus compañías, asume que en Argentina “todos estamos en la situación de no terminar de internalizar el critpoarte, pero desde nuestro lugar la intención siempre fue llevar artistas al público y los caminos fueron con shows en vivo, los discos, los CD´s, las plataformas y aplicaciones, y ahora son los NFT. Este es un paso que será más complejo para desarrollar, que llevará más tiempo, pero que su vez es más directo entre el artista y el público; y a su vez logra una situación de pertenencia de parte del público que puede formar parte de esa obra”, explica.

La idea es que los productos artísticos lleguen directamente al usuario (comprador o inversionista) que los adquirirá y pasará a ser dueño, de alguna manera, de aquello que admira aunque no lo sea de manera tangible como lo era comprando un disco o un cuadro físico.

“Actualmente la música digital, por ejemplo, que está en las plataformas o en las apps están más regulada por las compañías discográficas y llega al público. De esta manera, eso estará menos regulado, me parece, y será más una cuestión de oferta y demanda en la cual, seguramente, se irán agregando dueños o inversores sobre los NFT que crezcan en el tiempo”.

El hombre que produjo grandes shows internacionales asociado con Daniel Grinbank sostiene que en el nuevo camino que explora para llevar el arte “hay artistas que ya están dedicando determinados temas, en caso de las canciones, o determinado arte y lo desarrollan directamente como criptoarte y no por los carriles normales. Considero que lo están testeando, es lo que pasa en todo el mundo: se está viendo cómo funciona, cómo caminan y también está la realidad del artista que si quiere exponer en una galería de arte debe llevar 15 o 20 cuadros y acá con uno es suficiente. Esa posibilidad de subir una obra permite otro tipo de esfuerzo para llegar al público. Es muy valioso”.

Una multitud fue testigo de los festejos por el Bicentenario de la Patria, en 2010 (FOTO NA: Mariano Sánchez)
Una multitud fue testigo de los festejos por el Bicentenario de la Patria, en 2010 (FOTO NA: Mariano Sánchez)

Sin especular en números mundiales ni atinar a hacer pronósticos sobre el camino que acaba de emprender, Moya solo dice que “nuestro proyecto está absolutamente en etapa de desarrollo, recién lo estamos empezando a entenderlo” Al mismo tiempo, creyendo en su intuición, dice que tiene la edad suficiente para saber que “si hacés algo bueno, la gente entra” y reitera que “hay que hacer es ser consistente, para que la gente en algún momento lo acepte y lo adopte”.

“Posiblemente -sigue- este sea un camino en 10 años, que se convierta en algo muy común, pero es una buena expresión para mucha gente que estaba ligada a las galerías o lugares de difícil acceso. Volviendo al ejemplo de bitcoin, nos parecía muy raro cuando alguien habla de eso y hoy todo el mundo lo acepta y lo entiende, y hasta cuesta comprender el valor al que llegó, y el NFT va a ir por ese camino. A medida que se encuentren cosas de valor, cosas interesantes para el público y que tomen mucho valor en el tiempo, a la gente le va a interesar más”.

Qué es el NFT Music Project Argentina

Ese es el nombre de la convocatoria que organizó desde su productora y que estuvo abierta a músicos, performers, diseñadores de moda y artistas digitales con el deseo de entrar en el mundo cripto. Él, junto a otros productores de renombre en el área de música y tecnología, harán de jurado. Aquellos que queden seleccionados crearán y lanzarán un NFT y contrato inteligente. Si la pieza es vendida sucesivamente el equipo de creadores argentinos seguirá recibiendo regalías.

Un ejemplo de criptoarte: la artista cubana Alejandra González en su estudio en Madrid el pasado 21 de julio. En el "criptoarte" las piezas se exhiben y subastan en vitrinas digitales, a un clic de distancia (EFE/ Guillermo Azábal)
Un ejemplo de criptoarte: la artista cubana Alejandra González en su estudio en Madrid el pasado 21 de julio. En el "criptoarte" las piezas se exhiben y subastan en vitrinas digitales, a un clic de distancia (EFE/ Guillermo Azábal)

“El objetivo de la iniciativa es ampliar el campo de acción de los artistas ofreciendo visibilidad y expansión dentro de la tecnología blockchain, promoviendo el acceso en Argentina a través del arte y el entretenimiento. Eminem, Snoop Dog, Kings of Leon, Linkin Park, Shawn Mendes, Bjork, Janet Jackson y Pussy Riot son algunos de los nombres que ya se encuentran sumergidos en este nuevo paradigma”, cuentan desde Ozono y aclaran que con esta herramienta “hay una nueva forma para que los fans interactúen directamente con el contenido de sus artistas favoritos y sean parte del proceso de creación”.

Además de Moya, el jurado está compuesto por Joaquín Fernández Speroni, fundador del Festival Buena Vibra. Julieta Schulkin, periodista especializada en nuevas tecnologías. Fiorella Scantamburlo CMO en Defiant Wallet. Impulsora de Mujeres en Blockchain Latinoamérica.

“Yo estaré en la segunda etapa (con fecha a definirse). Empezaremos la convocatoria directa con lo más grande artistas para ver qué cosa podemos subir a NFT, ver qué está liberado de contratos discográficos o sellos editoriales con terceros. A veces esa parte no es la más fácil y la estamos empezando a diagramar”, asegura.

Sobre qué tipo de características tendrá el contenido, agrega: “Lo limitante será el material sin compromisos contractuales con terceros. También tendremos que encontrar gente nueva, gente interesante para poder subirla. Luego, la idea pasará también en ver si subiremos un tema completo, medio tema, en caso de ser una canción; si se sube con video o no... La idea está más allá de la música y es que haya propuestas artísticas más allá del mundo del arte en el que vivimos”.


SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR