Por las nuevas restricciones, 400 mil usuarios dejaron de usar transporte público en el AMBA pero la caída apenas se sintió en los colectivos

Las cifras surgen de comparar los viajes de pasajeros el 9 de abril con el promedio mensual de marzo. La circulación de pasajeros está a niveles de diciembre de 2020

Unos 400 mil usuarios dejaron de usar transporte público en el AMBA, pero la baja fue poco relevante en los colectivos
Unos 400 mil usuarios dejaron de usar transporte público en el AMBA, pero la baja fue poco relevante en los colectivos

En el primer día de restricciones implementadas por el Gobierno por la segunda ola de coronavirus en el país, unos 400 mil pasajeros dejaron de viajar en el transporte público de pasajeros del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Las medidas para limitar la circulación de las personas empezó a mostrar su eficacia, pero su impacto fue menor en el uso de los colectivos.

La conclusión se desprende de los datos analizados en el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE). Este viernes 9 de abril, circularon 2.030.351 personas por colectivos, trenes y subte en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. En el mes de marzo, el promedio de viajes había sido de 2.422.061. La caída está en sintonía con lo ocurrido en la semana: el miércoles 7 de abril se movilizaron 2.440.134 pasajeros, mientras que el jueves 8 se trasladaron 2.361.924.

El impacto de la desconcentración del transporte es mayor si se compara con el 26 de marzo, el último viernes antes del comienzo de la Semana Santa, donde ya se había profundizado el relajamiento social para circular. En aquella fecha habían circulado 2.502.381 pasajeros en el AMBA. Es decir, fueron 500 mil personas menos utilizando el transporte público en la zona más poblada del país.

De esta manera, el nivel de ocupación del uso del transporte cayó del casi el 60% al 48%, de acuerdo a los datos difundidos por el Ministerio de Transporte de la Nación.

Sin embargo, las medidas tuvieron un impacto insignificante en lo que refiere a los viajes en colectivos. El 9 de abril, el promedio de cantidad de usuarios por unidad fue de 379. Aunque ese valor implica una baja del 35% de pasajeras y pasajeros en colectivo en comparación a un día hábil previo al aislamiento obligatorio, cuando estaba en el orden 582 usuarios por unidad, lo llamativo es que no hubo grandes cambios en relación al jueves 8 -antes de la entrada en vigencia de las restricciones-, cuando se detectaron 377 pasajeros. Es decir, hubo 2 personas menos en promedio.

La disminución de los viajes en colectivo también fue pequeña en relación al miércoles 7, ya que que ese día habían viajado entonces 391 personas por unidad, un número equivalente al promedio registrado en marzo. Por lo tanto, no hubo un efecto “desaliento” en el transporte automotor, ni controles preventivos estrictos que impidieran el ascenso de personas.

La movilidad está en niveles de diciembre de 2020

El Gobierno apuntaló un paquete de medidas para frenar el traslado de personas y evitar aglomeraciones
El Gobierno apuntaló un paquete de medidas para frenar el traslado de personas y evitar aglomeraciones

Ante los récords diarios de casos de COVID-19, el Gobierno apuntaló un paquete de medidas para frenar el traslado de personas y evitar aglomeraciones. El ministerio de Transporte de la Nación, en conjunto con las fuerzas de seguridad del Gobierno de la Ciudad y de Provincia de Buenos Aires, reforzaron los controles de permisos de circulación. Habrá acciones sorpresivas. De esta manera, el transporte público solo podrá ser utilizado únicamente por el personal “esencial” que cuenten con un Certificado Único Habilitante para la Circulación, DNI, número de SUBE vinculado al certificado y tapaboca obligatorio.

En ese marco, volvió el control en el sistema de reservas para viajar en tren. Si bien nunca dejó de funcionar, el dispositivo de prevención se había “relajado”, al igual que el comportamiento de la población.

Si bien no se puede tomar el transporte como única variable en la transmisión del virus, un dato desalentador de las nuevas medidas es que la circulación de personas en el AMBA está a niveles de diciembre de 2020. Fue el contexto en que se detectó el último pico de contagios. En ese momento, el promedio mensual de los pasajeros era de 2.046.103, un valor que no impidió la nueva escalada de casos de coronavirus que generó preocupación entre las autoridades políticas y sanitarias.

Más allá de la particularidad de los encuentros sociales y festejos de fin año de diciembre pasado, tampoco se pudo bloquear una espiralización de casos cuando la circulación en el transporte era sensiblemente en octubre de 2020. Entonces, el promedio mensual de pasajeros en el AMBA era de 1.464.677 y ese mismo mes se alcanzó un récord de víctimas fatales, cuando se superó el umbral de 400 fallecidos por día.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS