Realizarán controles sorpresivos en colectivos y trenes

Lo anunció la ministra de Seguridad, Sabina Frederic. Sólo pueden utilizar el transporte público los trabajadores esenciales

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

La lluvia incesante y el despliegue de mayores controles en las calles y en los principales puntos de concentración de personas se asociaron para que tanto la Ciudad de Buenos Aires como en gran parte del Conurbano casi no se registraran movimientos en la madrugada de este viernes cuando comenzaron a regir las restricciones adoptadas por el Gobierno Nacional para frenar el alza en los contagios de coronavirus en Argentina. Según fuentes gubernamentales entre las 0 y las 6 en los puntos que supervisan las fuerzas federales la circulación vehicular fue baja y no hubo necesidad de labrar actas de infracción. Si hubo en las cabeceras de las líneas ferroviarias y de subtes, largas filas y demoras por este aumento de los controles para circular.

En las estaciones cabeceras de las diferentes líneas ferroviarias (Roca, San Martín, Mitre, Sarmiento, Belgrano Sur y Urquiza), más allá del incremento lógico en la concentración de público, tampoco se registraron incidentes de relevancia, más allá de las discusiones lógicas con algunas personas que no contaban con el permiso actualizado.

En el único punto de los accesos vehiculares a la Capital en el que hubo demoras en el horario en el que se prohibió la circulación mediante el DNU que firmó el presidente Alberto Fernández fue en la autopista Richieri a la altura del Mercado Central de Buenos Aires, aunque en el Gobierno lo atribuyeron al flujo de tránsito habitual en la zona, luego de las 5 de la mañana.

Se activó en los primeros minutos de este viernes también la prohibición de circular para los trabajadores no esenciales. En los accesos a la Capital Federal, regresaron los controles a los vehículos particulares donde se verificaba que los conductores que estaban transitando tuvieran su autorización como “esencial” en la aplicación CuidAr.

“Estamos en Puente La Noria, Puente Pueyrredón, en Dock Sud, en la Autopista Buenos Aires-La Plata, en la Richieri, en la Panamericana, en la Ruta 8 y 9 y en el Peaje de Ituzaingó del Acceso Oeste”, enumeraron desde el ministerio de Seguridad de la Nación.

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

Tras la primera madrugada con las nuevas restricciones la atención se focalizó en los grandes centros de transbordo donde los pasajeros estuvieron obligados a presentar su certificado para poder abordar trenes, subtes y colectivos. Tanto en Retiro como en Constitución y Plaza Miserere hubo mayor cantidad de personal afectado a solicitar esos permisos obligatorios, lo que ocasionó largas colas y demoras a los pasajeros. Después de atravesar los molinetes, por ejemplo en Constitución, se podía observar a personal del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con chalecos flúo de color amarillo, que le iba pidiendo a la gente que se ordenara en dos o tres filas para que luego efectivos de la Policía Federal les escanearan los códigos QR que certificaban sus permisos por las dos salidas autorizadas que dan a la avenida Brasil.

El ministerio de Transporte de la Nación informó que en la línea Roca operan 48 formaciones y que el traslado diario de pasajeros alcanza a las 600 mil personas, un 50% menos que antes de la pandemia. Hay que remarcar que, principalmente en las estaciones intermedias se registra una importante evasión en el pago de los pasajes, que ronda el 80 por ciento, por lo que esa cifra aumentaría considerablemente.

En la terminal de subte de Constitución, en tanto, no hubo largas filas a la intemperie porque el control se realizó en el sector interno. Allí varios agentes de la Policía de la Ciudad tenían megáfonos en los que se recordaba la necesidad de presentar el permiso correspondiente para circular. También en las dársenas para colectivos se vio mayor presencia de las fuerzas de seguridad para ordenar el tránsito y para supervisar el acceso a los colectivos. Había mayor laxitud para subir al transporte automotor.

En la estación de Plaza Constitución, por la madrugada, se observó muy baja circulación de gente.
En la estación de Plaza Constitución, por la madrugada, se observó muy baja circulación de gente.

Sobre este tema, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, anunció que se implementarán desde hoy “controles aleatorios del transporte público de pasajeros que transitan por esos accesos. Puente La Noria, Pueyrredón, el Acceso Oeste, etcétera”, dijo la funcionaria en diálogo con radio Urbana. Y agregó que “El objetivo no es penalizar sino cuidar a los ciudadanos”.

Al menos este viernes, el Gobierno dispuso de micros para complementar el servicio de la línea Sarmiento. Funcionaron en las estaciones Merlo, Morón y Moreno, entre las 6 y las 10. Por la tarde, también habrá micros para el retorno a la provincia de Buenos Aires entre las 17 y 20 en las estaciones de Once y Liniers.

El uso del transporte público de pasajeros se circunscribe a trabajadores y trabajadoras esenciales o de actividades autorizadas, docentes y estudiantes, sectores expresamente habilitados por el decreto presidencial que regirá hasta el 30 de abril.