Crisis climática: 2011-2020, la década más caliente de la historia

Lo informó la Organización Meteorológica Mundial en su último reporte. Desde 2015, se registraron, a su vez, los seis años más cálidos. Los efectos del calentamiento global en cada continente y la opinión de los expertos

"La temperatura media del planeta en 2020 se prevé que sea de unos 1,2 °C por encima del nivel preindustrial (1850-1900)″, dijo el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas
"La temperatura media del planeta en 2020 se prevé que sea de unos 1,2 °C por encima del nivel preindustrial (1850-1900)″, dijo el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas

El 2020 no será un año que la humanidad pueda olvidar fácilmente. La pandemia de COVID-19, que aún tiene en vilo al planeta, cambió muchas cosas. Sin embargo, no pudo con la crisis climática y con la tendencia del aumento global de la temperatura. Este año va camino a convertirse en uno de los tres más cálidos de los que se tiene constancia. Y, la década 2011-2020, la más caliente registrada en toda la historia, siendo los últimos seis los años más cálidos, según la Organización Meteorológica Mundial.

El calor oceánico se encuentra en niveles récord y más del 80% del océano mundial experimentó una ola de calor marino en algún momento de 2020, con repercusiones generalizadas para los ecosistemas marinos que ya sufren de aguas más ácidas debido a la absorción de dióxido de carbono (CO2), según el informe provisional de la OMM sobre el Estado del Clima Mundial en 2020.

América del Sur, incluida la Argentina, ha sufrido una sequía extrema con pérdidas millonarias por la magnitud de los incendios que la afectaron. El informe, que se basa en las contribuciones de docenas de organizaciones y expertos internacionales, muestra cómo los fenómenos de gran impacto, como el calor extremo, los incendios forestales y las inundaciones, así como la temporada de huracanes del Atlántico, que batió récords, afectaron a millones de personas, agravando las amenazas para la salud y la seguridad humanas y la estabilidad económica que plantea la pandemia COVID-19.

Activistas ambientales en una protesta contra la crisis climática en las calles de Río de Janeiro (EFE)
Activistas ambientales en una protesta contra la crisis climática en las calles de Río de Janeiro (EFE)

A pesar del bloqueo del COVID-19, las concentraciones de gases de efecto invernadero siguieron aumentando, comprometiendo al planeta a un mayor calentamiento para las próximas generaciones debido a la larga vida del CO2 en la atmósfera, según el informe. “La temperatura media del planeta en 2020 se prevé que sea de unos 1,2 °C por encima del nivel preindustrial (1850-1900). Hay al menos una posibilidad entre cinco de que supere temporalmente los 1,5 °C para el 2024″, dijo el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas.

En junio, Inés Camilloni, científica argentina del Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera de la UBA y autora del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), había advertido a Infobae sobre el efecto nulo que la pandemia tendría en la crisis: “El cambio climático es un problema acumulativo. El dióxido de carbono se sigue acumulando en la atmósfera -esto es lo que genera el efecto invernadero-. Entonces si hay menor actividad productiva puede ir más lento o más rápido, pero se sigue acumulando. El efecto de la pandemia va a ser nulo”.

Casi seis meses después, la experta deposita las esperanzas en el nuevo gobierno de los Estados Unidos: “El anuncio de Joe Biden de que va a volver al Acuerdo de París es el mensaje optimista ya que se podrían cumplir los objetivos que se habían planteado. Estados Unidos es el único país que está por fuera y emite casi el 18% de los gases de efecto invernadero del planeta”.

Un estudio determinó que el cambio climático acabó con la megafauna en Australia (EFE)
Un estudio determinó que el cambio climático acabó con la megafauna en Australia (EFE)

Récords

“Los años de calor récord han coincidido generalmente con un fuerte evento de El Niño, como fue el caso en 2016. Ahora estamos experimentando un La Niña, que tiene un efecto de enfriamiento en las temperaturas globales, pero no ha sido suficiente para frenar el calor de este año. A pesar de las condiciones actuales de La Niña, este año ya ha mostrado un calor casi récord comparable al récord anterior de 2016″, dijo Taalas.

“2020 ha sido, desafortunadamente, otro año extraordinario para nuestro clima. Hemos visto nuevas temperaturas extremas en la tierra, el mar y especialmente en el Ártico. Los incendios forestales consumieron vastas áreas en Australia, Siberia, la Costa Oeste de los Estados Unidos y América del Sur, enviando columnas de humo que circunnavegaron el globo. Vimos un número récord de huracanes en el Atlántico, incluyendo huracanes sin precedentes de categoría 4 en América Central en noviembre. Las inundaciones en algunas partes de África y del Asia sudoriental provocaron desplazamientos masivos de población y socavaron la seguridad alimentaria de millones de personas”, dijo el experto.

La temperatura media mundial de enero a octubre de 2020 fue de alrededor de 1,2°C por encima de la línea de base de 1850-1900, utilizada como aproximación a los niveles preindustriales. La evaluación de la OMM se basa en cinco conjuntos de datos sobre la temperatura mundial. Los cinco conjuntos de datos sitúan actualmente el año 2020 como el segundo más cálido del año hasta la fecha, después de 2016 y antes de 2019. Sin embargo, la diferencia entre los tres años más cálidos es pequeña, y la clasificación exacta de cada conjunto de datos podría cambiar una vez que se disponga de datos para todo el año.

Una imagen de julio de 2020 del incendio forestal en el Amazonas de Brasil (Europa Press)
Una imagen de julio de 2020 del incendio forestal en el Amazonas de Brasil (Europa Press)

En América del Sur, una grave sequía afectó varias áreas, siendo las zonas más afectadas la Argentina septentrional, el Paraguay y las zonas fronterizas occidentales del Brasil. Se estima que las pérdidas agrícolas se acercan a los 3.000 millones de dólares sólo en Brasil. Hubo una importante actividad de incendios forestales en toda la región, siendo más grave en los humedales del Pantanal, en el oeste del Brasil.

En los Estados Unidos, los mayores incendios registrados se produjeron a finales del verano y en el otoño. El Valle de la Muerte en California alcanzó los 54,4 °C el 16 de agosto, la temperatura más alta conocida en el mundo en al menos los últimos 80 años. En el Caribe, las principales olas de calor se produjeron en abril y septiembre. Las temperaturas alcanzaron los 39,7 °C en Veguitas el 12 de abril, un récord nacional para Cuba, mientras que La Habana también tuvo su día más caluroso con 38,5 °C.

Australia también rompió los récords de calor a principios de 2020, incluyendo las temperaturas más altas observadas en un área metropolitana australiana, en el oeste de Sydney cuando Penrith alcanzó los 48,9 °C el 4 de enero. En el Mediterráneo oriental, con registros históricos establecidos en Jerusalén (42,7 °C) y Eilat (48,9 °C) el 4 de septiembre, tras una ola de calor de finales de julio en el Oriente Medio en la que el aeropuerto de Kuwait alcanzó los 52,1 °C y Bagdad los 51,8 °C.

El calor más notable se observó en todo el norte de Asia, en particular en el Ártico siberiano, donde las temperaturas fueron más de 5 °C superiores a la media. El calor siberiano culminó a finales de junio, cuando alcanzó los 38,0 °C en Verkhoyansk el día 20, provisionalmente la temperatura más alta conocida en cualquier lugar al norte del Círculo Ártico. Esto alimentó la temporada de incendios forestales más activa en un registro de datos de 18 años de duración, según lo estimado en términos de emisiones de CO2 liberadas por los incendios.

Ciclones y tormentas tropicales

El número de ciclones tropicales en todo el mundo fue superior a la media en 2020, con 96 ciclones al 17 de noviembre en las temporadas de 2020 del hemisferio norte y 2019-2020 del hemisferio sur. La región del Atlántico Norte tuvo una temporada excepcionalmente activa, con 30 ciclones tropicales al 17 de noviembre, más del doble de la media a largo plazo (1981-2010) y rompiendo el récord de una temporada completa, establecido en 2005. En un momento en que la temporada normalmente está terminando, dos huracanes de categoría 4 tocaron tierra en América Central en menos de dos semanas en noviembre, provocando inundaciones devastadoras y muchas víctimas.

Seguí leyendo:

Un 70% de la población cree que el cambio climático es una amenaza igual o mayor que la pandemia

Las fotos más impactantes del cambio climático en la Patagonia

¿Cómo impacta el cambio climático en las distintas regiones de Argentina?