Médicos, artistas y hasta un ex jugador de la B Metro: la angustia de 350 argentinos varados en un país caribeño por la pandemia

Están en un lugar que -consideran- no es prioritario por el momento para las repatriaciones del gobierno nacional. Sin embargo, piden ayuda para poder regresar a la Argentina. “Muchos de nosotros no estábamos de vacaciones, somos exiliados de la grave crisis económica", dicen

Cientos de argentinos varados frente al Consulado en San José de Costa Rica
Cientos de argentinos varados frente al Consulado en San José de Costa Rica

Angie Durán, de 32 años y salteña de nacimiento, recibió el jueves a primera hora un mail de la empresa LATAM y otro del consulado argentino en Costa Rica, en el que le informaban de la posibilidad de tomar un vuelo al día siguiente con destino final a la ciudad de Santiago de Chile desde donde podría ser repatriada en otro vuelo a Buenos Aires. Sólo tenían que esperar la autorización de las autoridades argentinas. Aparentemente la espera había terminado y, luego de semanas de incertidumbre, la joven podía finalmente regresar al país para estar con su familia en medio de la crisis desatada por la pandemia del COVID-19. Sin embargo, cuando ya estaba a punto de viajar, todo se derrumbó.

A sólo horas de que el avión partiera del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría de la ciudad de San José con rumbo a la capital chilena, le llegó una nueva comunicación en la que le indicaron que no podía abordar porque las autoridades argentinas no habían autorizado ningún vuelo de repatriación desde Chile. Angie, con su valijas ya listas, debió quedarse y seguir aguardando. Su caso no fue el único. La joven forma parte del grupo de 136 argentinos que también recibieron el mismo mail de la compañía aérea con la misma propuesta y que vieron frustrado su sueño de regresar al país.

En total somos 350 los argentinos varados en Costa Rica. 136 teníamos vuelo con LATAM. El resto con otras aerolíneas como (la panameña) COPA o (la colombiana) Avianca. El mismo jueves por la noche comenzaron a cancelarnos los vuelos. Hubo gente que viajó desde el interior hasta San José, gastó plata y después le dijeron que no podía volar. Gente que sacó hospedaje, que hizo un esfuerzo y se quedó varada otra vez”, dijo la joven en diálogo con Infobae.

Durán llegó a Costa Rica en diciembre pasado llevada por la crisis económica que atraviesa la Argentina desde hace años. Es comunicadora social y comenzó a trabajar en un hotel, pero luego del estallido sanitario a nivel mundial por el coronavirus, se quedó sin trabajo. Prácticamente todo el turismo, la principal actividad en ese país caribeño, se derrumbó. “Cerró todo y nos echaron a todos. Los vuelos que tenía los fueron cancelando y me quedé varada porque para el Gobierno Costa Rica no es un país prioritario. Pero nosotros también somos argentinos y queremos volver”, agregó la mujer.

Hubo otra situación en los últimos días que contribuyó más a la confusión. Luego de recibir el mail de la compañía aérea chilena, casi de inmediato, recibieron una comunicación desde el consulado argentino en el que les recomendaban tomar ese vuelo debido al problema que hay para viajar. Eso llevó a las decenas de varados a confirmar que tomarían el avión. Pero con la negativa vino la catarata de reclamos contra las autoridades diplomáticas por haberlos instado a aceptar la propuesta de LATAM.

Fuentes consulares explicaron a Infobae que la empresa chilena fue la responsable de jugar con las esperanzas de los varados en Costa Rica al ofrecer un vuelo que no tenía la autorización de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

“La aerolínea se mandó sin consultar nada con el gobierno argentino y eso generó la confusión. Entendemos que ver la posibilidad de un vuelo es como ver de cerca el paraíso, pero la decisión de nuestro país fue la de restringir el cupo de ingreso al país. Por lo pronto nosotros tratamos de darles contención a los que están acá, pero sabemos que es difícil. Tenemos gente con problemas de salud, gente que se va quedando sin dinero en un país como Costa Rica que es muy caro”, indicó a Infobae una fuente consular en ese país.

La angustia de los 350 argentinos es creciente y consideran que las autoridades argentinas los dejaron librados a su suerte (varadosencostarica)
La angustia de los 350 argentinos es creciente y consideran que las autoridades argentinas los dejaron librados a su suerte (varadosencostarica)

Sin embargo, la angustia de los 350 argentinos es creciente y consideran que las autoridades argentinas los dejaron librados a su suerte. Reclaman una respuesta para saber cuándo y cómo van a volver al país. Exigen que se informe el cronograma de qué vuelos son los que irán autorizando. Quieren certezas y dejar de lado la incertidumbre en la que viven por estas horas.

“Acá tenemos de todo. Hay niños, personas de más de 80 años, gente con distintas patologías, hay diabéticos. De hecho yo soy anémica y necesito medicación. Sé que se nos ha tratado de culpar por viajar. Pero acá no está el turista que vive en Nordelta y viaja en enero a esquiar a Europa. Acá hay gente que ahorró dos años para un pasaje y lo compró en esas semanas de promoción que ofrecen las agencias de viajes. Muchos viven con la tarjeta de crédito y a otros se les está acabando el dinero. Es una situación dramática que necesita ser atendida”, señaló Durán.

Costa Rica está en cuarentena. Si bien no es obligatoria, el país está paralizado. La cantidad de contagios ronda los 420 y por el momento sólo hubo dos muertos. Todos los hoteles cerraron y son los hostels los que ofrecen opciones de alojamiento. El valor de la noche es de aproximadamente 15 dólares, a lo que hay que sumarle la comida. “Muchos están en habitaciones 4x4 encerrados cumpliendo la cuarentena. Yo en mi caso tuve suerte ya que conseguí un argentino que vive acá y me pude alojar, pero la situación no es igual para todos”, contó la joven.

Angie sabe de lo que habla y conoce cómo viven el resto de los varados. Junto con otros compatriotas se organizó para formar el grupo de “argentinos en Costa Rica” y saber cómo está cada uno. Ella se encarga de la parte de comunicación, pero hay otras funciones como logística y redes sociales. No es lo único. En Whatsapp Angie integra un grupo compuesto por al menos 32 argentinos ubicados en igual número de países que esperan ser repatriados en cualquier momento. Se mantienen actualizados día a día de la situación desde todos los rincones del mundo y, en cierta forma, se acompañan en medio de la tragedia social que ocasionó el coronavirus. “Acá hay médicos que esperan volver a la Argentina para dar una mano. Hay músicos, trovadores, hay de todo. Es una vergüenza lo que están haciendo”, lamentó la joven.

Dos médicos atrapados y una promesa del fútbol

Lorena Impagliazzo es terapeuta y su marido Marcos Marengo es médico. Viajaron a Costa Rica el 8 de marzo pasado por su luna miel. Son mendocinos y ambos trabajan en el área de terapia intensiva en distintos hospitales. Tienen a su cargo a varios profesionales de la salud. El área en la que se desempeña cada uno es de gran valor en momentos en que el virus amenaza con colapsar el sistema sanitario. Pero están atrapados en un departamento que pudieron alquilar cerca del aeropuerto de San José mientras esperan que a fin de mes un avión de Copa los lleve a Santiago de Chile, aunque desconfían ya que les cancelaron dos vuelos.

“Por ahora vivimos con la tarjetas de crédito y dentro de todo estamos bien. Pero queremos volver para cumplir con la cuarentena y luego ponernos a disposición para hacerle frente al virus porque sabemos que lo van a necesitar. Cada cambio de vuelo nos implicó pagar dinero. Ya hemos tenido que pagar más de 400 dólares. No hemos pedido los reembolsos aún porque tenemos miedo de que eso nos afecte para tomar un avión. En el departamento cocinamos, pero acá todo es muy caro”, dijo Lorena a Infobae.

El matrimonio pasa los días encerrado en el departamento alquilado y dando cursos online a médicos
El matrimonio pasa los días encerrado en el departamento alquilado y dando cursos online a médicos

La médica mendocina se muestra tranquila, aunque sabe que el mal momento se va a extender al menos dos semanas más. A la situación económica que comienza a apremiar hay que sumarle que Lorena sufre de ataques de pánico y necesita medicación psiquiátrica que de a poco se va agotando. “La ayuda por parte del Estado ha sido muy poca. Para recibir ayuda hay demostrar prácticamente que estás en la calle. Que no tenés tarjetas ni ningún medio de subsistencia. No es nuestro caso”, agregó.

Por lo pronto, el matrimonio pasa los días encerrado en el departamento alquilado y dando cursos online a médicos que necesitan capacitación. Es su aporte desde tierras extranjeras al país. “La estamos pasando mal. Sólo hay incertidumbre y queremos volver a ver a nuestras familias, pero sobre todo dar una mano en los hospitales”, expresó.

Los requisitos para acceder a una ayuda del Estado en estas circunstancias son muchos. Para ello hay que completar un formulario en la página web del Consulado que las propias fuentes diplomáticas consultadas por este medio califican como “leonino”. Admiten que no es fácil ayudar a los varados y que el presupuesto es limitado, pero aseguran que tratan de darles contención a todos. Algo en lo que los argentinos consultados por Infobae no están de acuerdo. “Tenemos que dar la cara en este momento difícil. No es fácil decir quién recibe la ayuda y quién no, pero es lo que nos toca”, dijeron desde el Consulado, mientras aclararon que el cupo de ingreso a la Argentina es limitado y hay que tener en cuenta que hay países en el mundo donde el número de argentinos varados es mucho más alto.

Juan Manuel Cormio tiene 19 años, hasta hace poco vivía en la localidad bonaerense de Boulogne y jugaba como defensor central en el club JJ Urquiza de la B Metropolitana. Tras meditarlo con su familia, decidió aplicar para una beca en la West Virgina Tech University de Estados Unidos y, por sus condiciones como futbolista, fue seleccionado para jugar en el equipo. Voló y en enero comenzó a estudiar la carrera de Negocios. Algún tiempo después viajó a Costa Rica para visitar a parte de su familia y a conocer a su sobrino, pero el avance de la pandemia lo atrapó en San José.

Juan en sus días como jugador acá en el país
Juan en sus días como jugador acá en el país

Estoy varado desde hace tres semanas. Cuando yo viajé estaba lo del coronavirus pero nadie imaginaba que esto iba a ser así. Me llamaron de Copa para decirme que mi vuelo había sido reprogramado para el 2 de abril, pero ese vuelo también se canceló. Ahora tengo uno para el 25, que es cuando esa aerolínea va a volver a operar. Estoy varado a la deriva, esperando”, dijo Juan en comunicación con Infobae.

Al joven futbolista le preocupa ser una carga para su familia en Costa Rica. Quiere volver a la Argentina cuanto antes, ya que se suspendieron todas las actividades educativas en el estado donde estuvo viviendo hasta hace poco. “Ahora acá tienen una boca más para alimentar en momentos de crisis y cuando la temporada de turismo no existe por todo este tema del virus –se lamenta el joven jugador–. Lo peor es que pedimos ayuda al Consulado y no hemos recibido respuesta de nadie. Parece que nadie está dispuesto a ayudarnos. No sabemos qué hacer. Menos mal que este es un país donde no circula el virus de manera tan fuerte, pero es una tristeza que el gobierno argentino nos haya dado la espalda”.

Seguí leyendo