Jorge Ávila es empleado de la Dirección de Ciencia y Tecnología de Santiago del Estero
Jorge Ávila es empleado de la Dirección de Ciencia y Tecnología de Santiago del Estero

Un empleado estatal de Santiago del Estero fue detenido este miércoles en el centro de la capital provincial cuando se descubrió que había fingido los síntomas del coronavirus para evitar que le hicieran una multa de tránsito.

Se trata de un hombre que fue identificado como Jorge Ávila, quien es empleado de la Dirección de Ciencia y Tecnología de Santiago del Estero. Con su mentira hizo activar el protocolo de seguridad ante los casos de posibles infectados con el virus, lo que movilizó a agentes de tránsito, personal policial y expertos en salud.

Todo comenzó cuando un hombre se hallaba dentro de un auto mal estacionado frente al Ministerio de Economía y Educación, en pleno centro de la ciudad y en un lugar donde está prohibida la detención de vehículos.

En ese momento, un agente de tránsito se le acercó al conductor y le dijo que debía mover el vehículo porque se hallaba en infracción, pero el hombre sacó una mano por la ventanilla y dijo que no podía salir del auto porque se hallaba en “cuarentena”.

Ante esa situación, se procedió a activar el protocolo para el Covid-19, que incluyó al sistema de salud local, a la policía y a otros agentes de control vehicular, según informó personal de Tránsito de la Municipalidad de Santiago del Estero.

Patrullero de la Policía de la Provincia de Santiago del Estero
Patrullero de la Policía de la Provincia de Santiago del Estero

Al ser retirado de su automóvil, el hombre dijo “haber mentido para quedar estacionado en el lugar” y ante la consulta sobre si había viajado al exterior o si había tenido contacto con alguna persona con sospecha de infección respondió: “No, para nada”.

Tras realizar averiguaciones en Migraciones, los investigadores constataron que Ávila “no había salido del país”, por lo que se ordenó su traslado en calidad de detenido a la comisaría 1ª de la capital provincial.

Al momento del interrogatorio policial, el hombre dijo “sentirse mal, con fiebre y dolor de cabeza”, por lo que el fiscal de turno dispuso su traslado al Hospital Regional, donde el personal médico “verificó” su “perfecto estado de salud”. En consecuencia, al empleado estatal se le aplicarán “duras e inflexibles” sanciones, según adelantaron fuentes del gobierno provincial.

Seguí Leyendo: